e. c.

Los dos casos se han registrado en la misma granja avícola donde hace dos meses hubo que sacrificar a 600.000 gallinas

J.M.L. Guadalajara

La Organización Mundial de la Salud (OMS) confirmó este viernes el segundo caso de gripe aviar en humanos en España. Este segundo caso se corresponde con un trabajador de 27 años de una granja avícola de Fontanar (Guadalajara) donde el pasado mes de septiembre se detectó el primer caso, también en un empleado de la granja de 19 años de edad.

En ninguno de los dos casos los afectados presentaban síntomas de padecer esta enfermedad a pesar de haber estado en contacto con aves afectadas por el brote de gripe aviar. De hecho, las 600.000 gallinas de la explotación avícola tuvieron que ser sacrificadas. Fue la propia granja la que informó a las autoridades sanitarias de este brote ante la alta tasa de mortalidad de los animales y fue entonces cuando se activó el protocolo inmovilizando la explotación para evitar que ni animales ni huevos salieran de la misma.

La gripe aviar en humanos

La gripe de las aves o «gripe aviar» es una enfermedad infecciosa originada por el virus de la gripe tipo A. Esta enfermedad fue identificada por primera vez en Italia hace cien años y suele aparecer en aves domésticas por su contacto con aves migratorias.

El virus puede transmitirse del animal al ser humano y, por ello, el Ministerio de Sanidad recomienda a los empleados de aves de corral extremar las medidas de precaución y aislar las granjas para evitar el contacto de los animales con aves silvestres. Sanidad también recomienda que las aves de corral no entren en las casas y desaconseja que los niños jueguen con ellas.

En caso de haber estado en contacto con aves se aconseja el lavado frecuente de manos y dejar los zapatos y utensilios del corral fuera de casa. Sanidad también puntualiza que la transmisión del virus de la gripe aviar de las aves a los seres humanos se ha producido hasta ahora en casos muy excepcionales ya que esta transmisión es muy difícil y requiere un contacto muy directo y continuado con aves enfermas. Además, según la OMS, hasta el momento no hay evidencia científica de que estos brotes se transmitan de forma eficaz de persona a persona.

Sin vacuna

Hasta ahora sólo ha podido desarrollarse una vacuna para las aves pero no para los humanos pues para ello es necesario que el virus mute y sea transmisible de persona a persona, de ahí la importancia de adoptar medidas de precaución.

El tratamiento en humanos se basa en antivirales que impiden la difusión del virus en el organismo y reducen la agresividad de los síntomas y las posibles complicaciones. Los síntomas más habituales en los humanos son fiebre de más de 38 grados, dificultad para respirar, tos y malestar general. Además, la mayoría de los pacientes presenta una disminución de linfocitos significativa y alteraciones de las enzimas hepáticas. En cuanto al tiempo que transcurre entre la exposición al virus y el comienzo de la enfermedad oscila entre dos y ocho días.



Source link