[ad_1]

Se ha hablado mucho sobre los beneficios que comporta realizar deporte de manea regular, pero también es cierto que el deporte puede dejar de ser beneficioso cuando se realiza en exceso.

Una revisión publicada en 2016 en British Medical Journal sitúa los límites del ejercicio saludable entre 1,7 y 2,3 horas al día de actividad física moderada o alrededor de una hora de actividad física intensa. Pero si superamos estos límites, podemos enfrentarnos a graves problemas, como los siguientes: 

Oxidación y envejecimiento

Cuando una persona ejercita en exceso libera una gran cantidad de radicales libres debido al aumento del consumo de oxígeno, lo cual acelera el envejecimiento celular.

Problemas articulares

La falta de descanso deteriora las articulaciones, desgasta el tejido muscular y favorece la aparición de lesiones. Antes se creía —ahora está en entredicho— que las defensas caían tras hacer ejercicio excesivo.

Un menor rendimiento cognitivo

Una dosis saludable de ejercicio físico diario ayuda a prevenir el deterioro de las funciones cognitivas. Sin embargo, el ejercicio atenuante impide que algunas de estas funciones, como la atención, funcionen bien. 

Por eso es importante hacer ejercicio, pero en la medida adecuada en la que beneficie a nuestro cuerpo y no lo perjudique. 

[ad_2]

Source link