La pérdida de audición afecta a millones de personas en todo el mundo y es un problema de salud que tiende a promover la depresión, el aislamiento social y el deterioro de la salud mental. Encontrar factores protectores frente a la pérdida de audición es primordial, ya que los tratamientos existentes en la actualidad tienen una eficacia limitada.

 

En esta línea, un estudio reciente indica que la adherencia a estilos de vida saludables disminuye el riesgo de pérdida de audición en las personas adultas.

 

El estudio lo han realizado investigadores de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM), el Centro de Investigación Biomédica en Red de Epidemiología y Salud Pública (CIBERESP), y el Instituto IMDEA de Alimentación, en España todas estas entidades.

 

Los autores de esta investigación analizaron datos de más de 61.000 participantes en el estudio UK Biobank, con el objetivo de determinar el efecto que los estilos de vida saludables tienen sobre el sistema auditivo de los adultos. Este estudio es el primer trabajo en el mundo que examina el efecto conjunto de algunos estilos de vida saludables (no haber fumado nunca, consumo de alcohol moderado, altos niveles de actividad física, alta calidad de dieta y sueño óptimo) frente a la pérdida de audición, que fue evaluada en todos los participantes.

 

Los resultados muestran una clara asociación entre un incremento en la adherencia a estilos de vida saludable y la disminución del riesgo de pérdida de audición, tal y como lo destaca el doctor Humberto Yévenes Briones, coautor del estudio e investigador postdoctoral del Departamento de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad Autónoma de Madrid.

 

[Img #66532]

Los resultados del estudio indican que mantener conductas propias de un estilo de vida saludable, como por ejemplo la realización de suficiente ejercicio físico, protege en la tercera edad frente a la pérdida de audición. (Foto: Amanda Mills / CDC)

 

Según explica el doctor Francisco Félix Caballero, profesor del mismo departamento y coautor del estudio, adherirse al menos a cuatro conductas propias de un estilo de vida saludable podría reducir en un 20% el riesgo de desarrollar una pérdida de audición clínicamente relevante.

 

La doctora Esther López García, coautora del estudio y profesora del Departamento de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad Autónoma de Madrid, agrega: “Estimamos que el porcentaje de riesgo atribuible poblacional por no adherirse a ninguno de los cinco comportamientos de estilo de vida saludable es superior al 15%”

 

Aunque se necesitan estudios longitudinales con un seguimiento más prolongado y mediciones repetidas de los estilos de vida para conocer a fondo la exposición acumulativa a lo largo del tiempo, este estudio contribuye sustancialmente a la prevención de la pérdida de audición en los adultos.

 

El estudio se titula “Association of lifestyle behaviors with hearing loss: The UK Biobank Cohort Study”. Y se ha publicado en la revista académica Mayo Clinic Proceedings. (Fuente: UAM)

 

 



Source link