Varias personas heridas tras el tiroteo. / REUTERS | Vídeo: EP

El agresor lanzó un bote de humo y comenzó a disparar a los viajeros, sin motivo conocido, antes de huir

Una intensa operación policial buscaba anoche -hora española- a un sospechoso del tiroteo registrado en un vagón de metro en el barrio neoyorquino de Brooklyn. Huyó armado y vestido con un chaleco similar a los utilizados por los trabajadores de la construcción y una máscara antigás. Previamente arrojó un bote de humo en el tren para distraer a la multitud antes de abrir fuego a bocajarro contra los pasajeros de la estación de la calle 36. Al menos 29 personas resultaron heridas, una decena de ellas de bala, y cinco ingresaron en estado crítico.

Un desgarrador vídeo de un testigo -luego difundido por ‘The New York Times’- capturó el momento de caos en el que una avalancha de pasajeros aterrorizados abandonaba precipitadamente un vagón lleno de humo, seguidos de otros sangrando. Aunque existía una preocupación inicial sobre la posibilidad de que existieran artefactos explosivos, la Policía descartó con rapidez este riesgo, como confirmó su portavoz, Keechant Sewell, que no supo especificar qué arma utilizó el agresor en el ataque ni cuántos disparos se realizaron.

El Cuerpo urgió la colaboración de los testigos mientras sus agentes intensificaban la operación de captura calificada como ‘situación de tirador activo’. Al parecer el sospechoso es un hombre negro de constitución pesada. Bajo el chaleco vestía una sudadera con capucha gris y portaba una mochila.

La Policía encontró varios artefactos dentro de la estación, aunque luego comprobó que carecían de explosivos

Los acontecimientos se precipitaron cuando un equipo de bomberos respondía a las ocho y media de la mañana -primera hora de la tarde en España- a una alerta por la salida de varias columnas de humo en la estación de la calle 36 en el vecindario de Sunset Park de Brooklyn. Las primeras unidades de Policía que se personaron encontraron a varias personas heridas, así como varios dispositivos sin detonar, aunque ninguno con explosivos activos. El departamento de Armas de Fuego y Explosivos, así como otros grupos estatales y federales, se unieron a la investigación para brindar asistencia a la Policía de Nueva York. Los trenes de la mañana sufrieron retrasos importantes durante la hora punta, dejando sin servicio a miles de usuarios de camino a sus trabajos.

El alcalde de la ciudad de Nueva York, Eric Adams, señaló enfáticamente que no tolerará que sus vecinos sean aterrorizados por la violencia, aunque se trate de un solo individuo. Adams, que siguió la investigación desde su residencia, donde se encuentra confinado tras dar positivo del Covid-19 el domingo, habló en directo en varios programas de televisión matutinos para asegurar a los ciudadanos que la situación estaba bajo control en el metro tras el despliegue de medidas de seguridad policial.

Repunte de la violencia

Los tiroteos han aumentado en Nueva York desde principios de este año a pesar de que una tendencia a la baja de la violencia armada alcanzara mínimos históricos en 2018 y 2019. Aun así, los neoyorquinos emergieron de los dos años de confinamiento de la pandemia a una ciudad más peligrosa.

Adams, que fue miembro de la Policía, ha convertido en una prioridad de su Administración la lucha contra los delitos con armas de fuego, especialmente tras la reciente racha de ataques violentos en el metro, en aumento en el último año. Por ello, el alcalde ha incrementado los programas de vigilancia de trenes y estaciones, algo que los directivos del sistema de tránsito metropolitano habían estado pidiendo con urgencia durante meses antes de su mandato. En los últimos tiempos el regidor neoyorquino ha ordenado también el despliegue de siete nuevas unidades antiarmas para patrullar las calles neoyorquinas.

Asimismo, el mes pasado el Departamento de Policía puso en marcha un nuevo programa calificado como ‘calidad de vida’, que intenta ampliar la vigilancia más estricta de los delitos de bajo nivel en un esfuerzo por prevenir delitos más graves.



Source link