Álex Lequio, hijo de Ana Obregón fallecía el pasado mes de mayo como consecuencia de un cáncer. En el mundo dejaba a un padre y a una madre destrozados que, poco a poco, siguen tratando de sobrellevar el día a día con la mayor tranquilidad posible y alejados de los focos.

Ahora, a punto de cumplirse el primer aniversario de su muerte, Ana Obregón ha realizado una entrevista exclusiva para la revista Vanity Fair en la que ha hablado sobre cómo vivió las últimas 48 horas de vida de su hijo y los momentos posteriores a su muerte, en su relato más desgarrador hasta la fecha.

Su relato más desgarrador

La actriz ha explicado que los dos últimos días de vida de Álex tuvo que «hacerse la idea». Más después de recibir una llamada del padre de su hijo con la peor de las noticias posibles.

«Me había ido al apartamento a duchar y me quería echar una hora, pero le acababan de hacer un TAC y Alessandro me llamó», comenzaba explicando.

«Ana, ven. Ya no hay tiempo«, le dijo. Desde entonces afirma que «estuvimos 48 horas cogiéndole la mano los dos. Y así se fue».

Cuando todo pasó ha contado que se quedó «abrazada a él bastantes horas», antes de que procedieran a llevárselo. Marcando el final y el principio de todo.

¿Cómo se encuentra Ana Obregón en la actualidad?

En la actualidad, Ana Obregón confiesa que se encuentra muy vulnerable pero con la esperanza de poder superar poco a poco su dolor sin olvidar jamás al «hombre de su vida». «Me morí el día en el que se fue mi hijo, pero voy a renacer», ha explicado a la revista esperanzada.



Source link