Autenticación segura

La digitalización ha traído consigo la consolidación del certificado digital como uno de los activos más importantes en la empresa, y con ello, la necesidad de una autenticación mucho más segura y controlada, especialmente, para proteger la identidad digital corporativa.

Sobre ello, Redtrust ha abordado esta relevancia y muestra por qué las empresas necesitan ejercer una autenticación segura por medio del certificado digital. Y es que, entre 2020 y 2022, el 47% de las empresas sufrió, al menos una vez, un ataque de suplantación de identidad.

“Con todo ello, las empresas eligen la autenticación con certificado digital porque encuentran en éste el equilibrio entre: seguridad, al proteger los datos más sensibles mientras se mantiene a salvo la identidad digital; agilidad, al adquirir una mayor inmediatez a la hora de realizar trámites; y accesibilidad”, explica Daniel Rodríguez, Director General de Redtrust.

Autenticación de identidad 

La finalidad más importante que adquiere la autenticación es la comunicación electrónica con la AAPP, siendo el certificado de representante de persona jurídica el más utilizado para tal fin. El DESI sitúa a España como el séptimo país de la UE en cuanto a servicios públicos digitales ofrecidos.

Por su parte, la Agencia Tributaria, el Catastro, la Seguridad Social o el Servicio Público de Empleo Estatal son los organismos con los que se produce una mayor interacción telemática, y, por tanto, un mayor uso del certificado digital.

Autenticación segura y controlada, la base para cualquier organización

Partiendo de la amplia gama de trámites y comunicaciones que pueden realizar las empresas con la Administración, resulta evidente que no todos los empleados necesitan tener los mismos permisos ni acceder a los mismos certificados.

En este sentido es importante asegurar tanto la autenticación, para demostrar la identidad del usuario, como la autorización, para fijar y delimitar los recursos a los que tendrá acceso.

Claves para controlar y asegurar la autenticación

Gracias a una eficiente gestión de la autorización al acceso de los certificados y a la configuración de restricciones, un mayor número de departamentos podrán hacer uso de los certificados de manera segura y controlada, ya sea para autenticarse en plataformas internas y externas, firmar digitalmente o para cifrar información y comunicaciones.

También se evitarán riesgos como la dispersión y pérdida de los certificados, la autenticación descontrolada, la ausencia de registro histórico de usos o la interrupción de la actividad empresarial. Todos ellos ponen en peligro la autenticación y, con ello, la seguridad de la identidad digital.

Para controlar y asegurar la autenticación es importante mitigar los riesgos anteriores mediante cuatro prácticas clave:

  • la custodia de los certificados en un único lugar (centralización)
  • la restricción de permisos y usos para un total control de usos de los certificados
  • la monitorización de acciones, a fin de obtener un seguimiento de usos en tiempo real
  • la correcta gestión del ciclo de vida de los certificados digitales más allá de su renovación: la capacidad de poder emitir nuevos y revocar aquellos en desuso también es prioritario

 



Source link