[ad_1]

Las alergias oculares han experimentado un significativo aumento en nuestro país en los últimos años. Y los especialistas en oftalmología y alergología consideran que gran parte de este incremento se debe al cambio climático y a el aumento de la contaminación ambiental. 

Clásicamente, se estimaba que aproximadamente un 20% de la población española sufría algún tipo de alergia ocular, una tasa que actualmente se sitúa por encima del 30% en nuestro país. 

Y para hacer frente a este problema, la cooperación interdisciplinar de oftalmólogos y alergólogos es clave, como subraya el doctor José Manuel Benítez del Castillo, presidente de la Sociedad Española de Superficie Ocular y Córnea (SESOC):

  • “Es imprescindible para frenar la expansión de las alergias oculares y optimizar su detección y manejo terapéutico”,

Las conjuntivitis alérgicas, a la cabeza

Las alergias oculares son procesos inflamatorios de origen inmunológico de la superficie ocular. Su espectro clínico es muy variado, incluyendo:

  • Conjuntivitis alérgicas (estacionales o perennes)
  • Queratoconjuntivitis vernal
  • Queratoconjuntivitis atópica. 

De todas ellas, como señala el doctor Benítez del Castillo:

  • «Las más habituales son las conjuntivitis alérgicas estacionales que, en la mayor parte de los casos, son leves”, pero no siempre.
  • “Hay hasta un 10% de pacientes con alergias oculares que presentan formas más graves, como la queratoconjuntivitis vernal (una inflamación crónica de la conjuntiva y la córnea de los ojos) o atópica, que pueden provocar graves trastornos y comprometer la visión”.

Síntomas de las alergias oculares

Los síntomas más comunes y frecuentes de las alergias oculares son: 

  • El picor de ojos. 
  • Enrojecimiento.
  • Escozor.
  • Lagrimeo.
  • Sensibilidad a la luz. 

Estas molestias se asocian normalmente con rinitis alérgica y otras manifestaciones clínicas. 

Los hábitos de vida y el cambio climático están detrás de las alergias oculares. FREEPIK


Hábitos de vida y cambio climático detrás de las alergias oculares

El aumento de casos de alergias oculares se debe, fundamentalmente, a una mayor susceptibilidad inmunogenética, mayor exposición alergénica y a una mayor complejidad medioambiental, según apuntan los especialistas. 

  • “Nuestros hábitos de vida actuales, la mayor contaminación ambiental y el predominio de un modo de vida en ‘burbuja’, que evita la exposición habitual a algunos alérgenos, están impulsando las alergias oculares, que son más frecuentes en el entorno urbano y que afectan principalmente a adultos en edad laboral pero que tienen también una repercusión significativa en niños”.

Unas patologías no tan leves

A pesar de la creencia común de que estos trastornos suelen tener un carácter leve, el doctor Pedro Arriola, del Servicio de Oftalmología del Hospital Clínico San Carlos (Madrid) advierte que:

  • «Ante la aparición y persistencia de los síntomas hay que acudir al médico. No se deben banalizar estas manifestaciones clínicas, que deben ser evaluadas y tratadas por un oftalmólogo que, en las formas más graves, se deberá apoyar también en la confirmación diagnóstica y la orientación terapéutica de los alergólogos”.

Además, los especialistas señalan que las alergias oculares suponen una gran afectación para la calidad de vida de los pacientes (e, incluso, de sus familiares, especialmente en el caso de pacientes pediátricos) y tienen un enorme impacto económico

Los estudios de calidad de vida muestran que los pacientes con alergias oculares refieren un peor estado general de salud percibida y una peor función visual. Pero, además, se sabe que estas alergias tienen un impacto negativo en el ámbito económico. 

Como apunta la doctora Margarita Cabanás, del Servicio de Oftalmología del Hospital Universitario Virgen del Rocío, el hecho de que los procesos alérgicos estén incrementándose tiene, entre otras muchas consecuencias:

  1. Un imparable crecimiento del gasto farmacéutico
  2. Una elevación de la comorbilidad (frecuentemente, la presencia de alergia ocular se asocia con otros trastornos, como asma, rinitis, poliposis, ojo seco, alergias alimentarias, otras alergias,…)
  3. Una mayor improductividad (debido, sobre todo, al aumento del absentismo laboral, ya que la mayor parte de los casos de alergia ocular se producen en población en edad laboral)”. 

Todo esto sin tener en cuenta que, según los expertos, está infraestimado el número de casos de alergia ocular, lo que genera una alta tasa de infratratamiento. 

Cuidado con la automedicación

Otro aspecto que señalan los especialistas en oftalmología en relación con este tipo de enfermedades es la alta tasa de autotratamientos no supervisados.

Advierten, por ejemplo, sobre el empleo frecuente de medicamentos que no requieren receta y de remedios no farmacológicos que usan los pacientes para reducir las molestias. 

  • En estos casos la automedicación puede aumentar el riesgo de exacerbaciones y las posibilidades de cronificación de algunas de estas alergias oculares e, incluso, eleva el riesgo de que se produzca afectación corneal y pérdida visual.

Por eso, los expertos reclaman más medios y una mayor atención para facilitar la detección y control de casos de alergia ocular.

«Eso supondría no solo beneficios en términos de salud y calidad de vida, sino también un gran ahorro al sistema sanitario español”, afirma el doctor Benítez del Castillo.

Y eso se traduciría en apostar por medidas tales como:

  • La puesta en marcha de campañas de prevención
  • Llevar a cabo nuevos estudios
  • Consensuar protocolos de abordaje
  • Fomentar la colaboración multidisciplinar.

[ad_2]

Source link