MADRID, 1 Jul. (EUROPA PRESS) –

   Dani Martín es una apuesta segura en los festivales. Así lo ha demostrado en la primera jornada del Festival Río Babel en la Caja Mágica de Madrid, de la que se ha convertido en absoluto protagonista al reunir a miles de personas que han abrazado a la nostalgia con los himnos del grupo que llevó a la fama al cantante, El Canto del Loco.

   El festival, que vuelve con paso firme tras el parón de dos años por la pandemia, esta vez no en IFEMA como en sus anteriores ediciones, se ha valido del artista madrileño para el triunfo en su arranque, en el que ha dejado claro que su intención es evitar el colapso de colas que se ha sufrido en otros eventos similares, pues han destacado la buena organización en los accesos y las múltiples barras de bebidas.

   En este marco, Anabel Lee da el pistoletazo de salida al festival aún en la tarde. Da después paso a Chill Chicos y Travis Birds, si bien no es hasta pasadas las 20.00 horas cuando empieza a llegar el grueso de los asistentes. Macaco llena entonces de ritmo el escenario Johnnie Walker, el principal, ante un público no muy extenso ni entregado.

   Coincidiendo con el tramo final de esta actuación, el pequeño escenario ‘Babel comedy’, acoge el inicio de una hora de monólogos de la mano de Pablo Ibarburu, Carolina Iglesias y Eva Soriano. Presentados por Iggy Rubín y Inés Hernand sobre las 21.30, los tres despiertan las risas de un buen público en número, pero es Soriano, que cierra el espectáculo, la que deja mayores carcajadas. Además, en gran parte de su turno el volumen del concierto del escenario más cercano, el de Finetwork, donde toca en paralelo Emlan, ya no impide oír el monólogo a las personas que se agolpan más atrás.

   A las 22.30 horas, la multitud corre al escenario principal para dar la bienvenida a quien la mayoría ha venido a ver, Dani Martín, quien abre este concierto con ‘La suerte de mi vida’, legado de El Canto de El Loco. Continúa con otras del grupo, ‘Volverá’, ‘ Son sueños’ y ‘Puede ser’, coreadas por todo el público. Camino a los 50, el cantante sabe que el fuerte de su apuesta son los clásicos de la banda con la que conquistó el panorama nacional hace dos décadas.

   Llega entonces la primera de su trabajo en solitario, ‘Qué bonita la vida’, tras lo que, emocionado, reconoce que considera «increíble» que después de 22 años las canciones del grupo sigan generando esto: una multitud entregada a las letras, a la música y al sentimiento. Ahora con más nostalgia, sobre todo para aquellos que vivieron la adolescencia cuando El Canto del Loco reinaba. Ese público contrasta con los adolescentes que conocen los himnos de la banda por el proyecto en solitario de Martín.

   «Las canciones de El Canto del Loco forman parte de mi vida, soy parte de ellas y voy a seguir cantándolas», subraya tras cantar otros temas. Es el turno entonces de ‘No, no vuelve’, y el público se vuelca. Sigue el concierto, enmarcado en su gira ‘Qué caro es el tiempo’, con canciones como ‘Portales’ o ‘Peter pan’, que asegura que es la «canción más bonita» que ha escrito.

   Retumban ‘Ya nada volverá a ser como antes’ y ‘Tal como eres’ hasta que toca ‘Una foto en blanco y negro’, retomando la energía perdida por unos momentos. «Madrid es la ciudad más bonita del mundo», reivindica ya en la parte final de su espectáculo. Introduce entonces ‘La mentira’, de su repertorio en solitario.

   ‘Zapatillas’ e ‘Insoportable’ son las elegidas para cerrar, como no podía ser de otra forma, pero Martín marca esta vez la diferencia al subir al escenario a Ginebras para acompañarle en la primera de estas canciones.

A SALTAR CON GINEBRAS Y CAROLINA DURANTE

   «La mejor banda de este país», dice sobre el grupo compuesto por Magüi (guitarra rítmica y voz principal), Sandra (guitarra solita y segundas voces), Raquel (bajo) y Juls (batería). Precisamente, este cuarteto, de los más destacados del pop rock juvenil, es el siguiente en la velada de Río Babel.

   Ya casi a medianoche, en el escenario mediano, Ginebras arranca con ‘Crystal Fighters’. El público que las aplaude es bastante menor que el de Martín, pero es el público de Ginebras, en mayúsculas. «Tocar en Madrid es siempre lo mejor«, confiesan, para hacer saltar a los asistentes con ‘Todas mis ex tienen novio’, ‘Chico pum’ o ‘Alex Turner’, adelanto de su segundo disco.

   En su concierto inmersivo destaca también su versión de ‘Con altura’, de Rosalía y J Balvin, que hicieron un hit viral. Su espectáculo también cercano se convierte en una fiesta de pueblo con ‘Paco y Carmela’, y concluye con ‘La típica canción’, un himno del aún reducido repertorio de la banda.

   Contentos por volver a tocar en casa pero quizá no tanto por las horas –casi las 2.00 horas del viernes–, Carolina Durante corona la noche. Los que quedan frente al escenario principal no son muchos, pero Diego Ibáñez (voz), Mario del Valle (guitarra), Martín Vallhonrat (bajo) y Juan Pedrayes (batería) toman las tablas con una fuerza abrumadora al ritmo de ‘La canción que creo que no te mereces’.

   No se enrollan en palabrería y dan paso a un tema tras otro, envolviendo con su contundente sonido pop punk, reforzado con la presencia de Ibáñez en el escenario. Entre otras, suenan ‘Las canciones de Juanita’, ‘Urbanitas’ o ‘Perdona (Ahora sí que sí)’. Arropados por un público motivado, enfilan la recta final con ‘La noche de los muertos vivientes’, ‘Necromántico’ y el hit ‘Cayetano’, canción que ha superado al grupo.

   Con ‘Famoso en tres calles’ concluyen su concierto, una de las fechas de su tour ‘Moreno de contrabando’, y ponen fin a la primera jornada de Río Babel.

   Tras este inicio, el festival continúa este viernes, con ‘sold out’. Llegará la esperada actuación de C.Tangana, además de los conciertos de Zahara, Parov Stelar, Tu Otra Bonita, Tanxugueiras, Ambkor, Miss Bolivia y Cheti. El cabeza de esta edición, el puertorriqueño Residente, actuará por fin el sábado, una jornada en la que también tocarán Molotov, Zoo, Querbeat, Rayden, Ciudad Jara, Muerdo y Far Freddy’s Drop.



Source link