[ad_1]

Que Mallorca es tierra de campeones es un hecho que ha trascendido más allá de nuestras fronteras. La gran cantidad de deportistas de nivel internacional y referentes en sus modalidades causa impacto y a la vez admiración por un fenómeno que sitúa a la Isla como un espacio que derrocha éxitos ilimitados por número de habitantes y kilómetros cuadrados. Con el hándicap, además, de la insularidad, que no parece haber hecho mella en la ambición de los protagonistas de esta brillante historia.

Porque la relevancia social de los deportistas en el día a día y el devenir de Mallorca y sus diferentes poblaciones les ha llevado a ser homenajeados, recordados y reconocidos por sus logros, o simplemente por la huella que han dejado en esta parcela a lo largo de su trayectoria. Desde los pioneros, allá por el ecuador del siglo XX, hasta los más recientes ídolos, muchos de ellos han visto cómo su nombre está vinculado a polideportivos, pabellones, campos de fútbol, piscinas, circuitos de motos e incluso velódromos o un recinto de tir de fona.

Imagen de la ‘voltadora’ Francesc Alomar, en Sineu. Foto: F.F.

Es un tributo para la eternidad, como las calles dedicadas por muchos municipios de la Isla, dejando constancia de su importancia como figuras populares y referentes. Porque a lo largo y ancho de Mallorca, desde Palma y hasta pequeños municipios, contar con deportistas destacados ha merecido convertirles también en parte de su patrimonio con instalaciones, la práctica totalidad municipales, que exhiben con orgullo a algunos de sus habitantes más queridos y reconocidos.

Campo Tomeu Serra, en las instalaciones de Son Bibiloni. Foto: F.F.

Sin duda, por volumen de instalaciones y población, Palma es la que marca la referencia. Campos de fútbol como el Miquel Nadal o el Toni ‘Tatxa’, junto a la Ciudad Deportiva Antonio Asensio -donde está el campo Tomeu Serra-, son la muestra, de la misma manera que piscinas como las municipales a las que dan nombre Marga Crespí o Xavi Torres; sin dejar de lado la piscina Antònia Real, sede del Club Natación Palma en s’Escorxador, o la que recuerda a Carme Guàrdia, primera campeona de España mallorquina, en Sant Ferran.

Acceso al Circuito Luis Salom, en el polígono de Son Oms. Foto: F.F.

A ellas se unen polideportivos también inspirados en nadadores de leyenda como los hermanos Escalas (Rafael y Juan Enrique), los baloncestistas Rudy Fernández y Toni Servera, el ciclista David Muntaner, el tirador olímpico Joan Seguí, el pescador Josep Amengual o, más recientemente, el Toni Pizà de sa Indioteria. Colegios como Sant Josep o el Cide han dedicado sus pabellones de figuras importantes en su devenir académico o deportivo como Tomeu Ferragut o María Almendro, respectivamente. Singular es el caso del Circuito Luis Salom, ubicado en Son Oms y que recuerda al carismático piloto de motociclismo palmesano.

Campo de tir de fona Jaume Oliver Sastre, ubicado en Sóller. Foto: Joan Oliver

Mirando al Ponent, destaca el polideportivo Melisa Nicolau de s’Arracó, el primero que se dedicó a una futbolista en la Isla; de la misma manera que el polideportivo de Calvià (pueblo), que lleva el nombre de la nadadora internacional Melani Costa. Curioso, adentrándonos en la Serra de Tramuntana, es el caso de Sóller, donde el Camp d’Esports Jaume Oliver Sastre se dedica al tir de fona, modalidad que esta figura -distinción Cornelius Atticus- promovió en su día.

El acceso al polideportivo Alba Torrens, en Binissalem. Foto: F.F.

Un caso singular es el de Binissalem, cuyo complejo polideportivo lleva el nombre de la baloncestista Alba Torrens, dando a la vez cobijo al campo de fútbol Miquel Pons y al polideportivo Antoni Ladaria; en el pueblo vecino, en Consell, la jugadora de voleibol Cati Pol es la protagonista, contando con un pabellón a su nombre. Y kilómetros antes, el ciclista Antoni Gelabert es quien preside la entrada al polideportivo de Santa María.

Entrada al campo de fútbol Son Caulelles-Cata Coll Lluch. Foto: F.F.

Sin irnos muy lejos, el campo de fútbol de Bunyola reconoce la trayectoria el ex presidente de la FFIB, Miquel Bestard, además de contar con Joan Pericàs Riera en el encabezamiento del polideportivo; al igual que en Sencelles, pasa con la atleta local Sebastiana Llabrés y, en Marratxí, con la portera internacional y jugadora actualmente del Barcelona Cata Coll, que recibió un tributo en Son Caulelles.

Polideportivo Joan Llaneras, en Porreres. Foto: F.F.

Rumbo al Pla, en Algaida encontramos el Velódromo Andreu Oliver, de titularidad privada, además del polideportivo Andreu Trobat, legendario ciclista; como lo son Miquel Gual, Gabriel Company y Toni Karmany, ‘Los Tres de Sant Joan’, que comparten la leyenda en el polideportivo de la población. Sin dejar la bicicleta, el siete veces campeón del mundo y doble campeón olímpico, Joan Llaneras, es la imagen del recinto de referencia en su localidad natal, Porreres.

Exteriores del polideportivo Guillem Timoner, en Felanitx. Foto: Gori Vicens

Al sur de Mallorca, Santanyí fue de los últimos en bautizar una instalación aprovechando los éxitos de un ilustre como el piragüista Marcus Cooper Walz, que ‘tiene’ una piscina en Cala d’Or. Un municipio vecino, Felanitx, bautizó su polideportivo como tributo al legendario ciclista Guillem Timoner, además de hacer lo propio en Portocolom con el maratoniano olímpico Toni Peña, y más recientemente, renombrando el campo de fútbol de es Torrentó de la mano de la futbolista internacional Mariona Caldentey.

Fachada del Rafa Nadal Sports Centre, junto a la Academia.

Manacor cuenta con grandes figuras mundiales, de diferentes etapas, aunque Rafael Nadal lo copa todo. El tenista cuenta con su propia Academia (Rafa Nadal Academy by Movistar y Rafa Nadal Sports Centre) en la capital del Llevant. Muy cerca, además, su tío Miquel Àngel Nadal, ex futbolista del Barça, el Real Mallorca y la selección española, da nombre a un polideportivo con historia. Como el de Porto Cristo, que recuerda al primer mallorquín campeón del mundo de pesca submarina, Joan Gomis.

Polideportivo Virginia Torrecilla de Son Servera. Foto: F.F.

Marga Fullana, cinco veces campeona del mundo de bicicleta de montaña y bronce olímpico, fue agasajada por su pueblo, quedando su nombre ligado al polideportivo de Sant Llorenç des Cardassar, de la misma forma que el de Son Servera permitó que la futbolista Virginia Torrecilla formara para siempre parte de la historia del municipio.

Imagen de los exteriores de la piscina Catalina Corró, en Inca. Foto: F.F.

Otras dos referencias al ciclismo nos trasladan hasta Santa Margalida, donde la fachada del polideportivo cuenta con una imagen gigante de Toni Tauler, mientras que en Sineu, la conocida ‘voltadora’ lleva el nombre de Francesc Alomar, recordado corredor natural de la población. Rumbo a Sa Pobla, el carismático atleta Miquel Capó observa su nombre en el polideportivo, al igual que Mateu Cañellas en su Inca natal, ciudad que quiso brindar su cariño a la nadadora Catalina Corró, que con letras plateadas da la bienvenida a las piscinas de la capital de es Raiguer.

[ad_2]

Source link