Noticias relacionadas

El ministro de Asuntos Exteriores y jefe de la diplomacia marroquí, Nasser Bourita, intervino en árabe en la rueda de prensa conjunta tras la reunión con Antony Blinken, secretario de Estado de Estados Unidos, a pesar de dominar la lengua inglesa. Por ello, éste se vio obligado a utilizar el sistema de traducción por cascos.

Sin embargo, al final de la media hora de comparecencia, a una pregunta de una periodista contestó en inglés. Precisamente, para hablar del plan de autonomía marroquí como solución al conflicto del Sáhara Occidental. Puso como ejemplo a España, que recientemente hizo pública su postura a favor de esta propuesta como la «más creíble, seria y realista» en una carta enviada por Pedro Sánchez al rey Mohamed VI.

También mencionó a EEUU. Precisamente, Blinken había enumerado los mismos adjetivos minutos antes. E hizo un llamamiento a Europa para seguir esta «dinámica internacional», que ya han secundado España, EEUU, Alemania y Francia, además de otros países árabes y africanos.

En inglés, igualmente, se refirió a la guerra de Rusia. Y es que Blinken consiguió pactar con Marruecos su posicionamiento en la invasión de Vladimir Putin a Ucrania. Hay que recordar que Marruecos se ausentó de la votación del Consejo de Seguridad en Naciones Unidas para pedir la retirada de las tropas rusas de Ucrania.

Además, los gobiernos marroquí y ruso han mantenido comunicación la última semana. Incluso se espera la celebración de una reunión de alto nivel en Marrakech, donde Rabat no pierde la esperanza de que Moscú reconozca su plan de autonomía para el Sáhara Occidental.

Sin embargo, Bourita condenó públicamente el martes la guerra, argumentando que Marruecos siempre está a favor del principio de integridad territorial. «La postura de Marruecos es muy clara, estamos a favor de la unidad territorial de Ucrania como todos los miembros de Naciones Unidas. Estamos en contra del uso de la fuerza (..), estamos a favor de construir buenas relaciones, estamos a favor del diálogo y de la negociación», dijo Bourita. Aunque es cierto que no nombró directamente al país invasor ni mencionó a Putin.

Precisamente, uno de los objetivos de la visita de Antony Blinken, además de la seguridad regional e intentar calmar las tensiones entre Marruecos y Argelia, es que los países del norte de África y Oriente Próximo se alíen con el posicionamiento de Washington en la guerra.

Antony Blinken con Mohamed bin Zayed Al Nahayan, el príncipe heredero de Abu Dhabi.


Antony Blinken con Mohamed bin Zayed Al Nahayan, el príncipe heredero de Abu Dhabi.

Reuters

De ahí el encuentro de Blinken con Mohamed bin Zayed Al Nahayan, el príncipe heredero de Abu Dhabi y gobernante de facto de Emiratos Árabes Reunidos. Según explicaron fuentes marroquíes a EL ESPAÑOL, en el palacio de Harhoura, una localidad costera cercana a Rabat. Encima de la mesa: la guerra de Yemen, Irán, los mercados energéticos mundiales y el acercamiento de Emiratos al presidente sirio Bashar al-Asad.

Los países del Golfo

Los países del Golfo todavía dudan entre Estados Unidos y Rusia por la importancia de cuestiones como la energía, las finanzas y la seguridad. Emiratos se abstuvo, junto a China e India, en la votación en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas de la resolución para exigir a Rusia que retire sus tropas de Ucrania.

Ese encuentro del secretario de Estado con los dirigentes de los países del Golfo que, por temas de agenda anunciaron en una nota de prensa que no se llevaría a cabo, se efectúa en Rabat; en un intento de recuperar las relaciones con sus aliados de Oriente. De ahí que Blinken pase dos días finalmente en Marruecos. Según pudo saber EL ESPAÑOL, el lunes un avión privado de Arabia Saudí aterrizó en Rabat.

Tanto Emiratos Árabes como Arabia Saudí tienen vínculos energéticos cada vez más importantes con Rusia. Riad lidera junto a Moscú la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP). Además, los intercambios oficiales de ambas naciones con Moscú sobrepasaron los 4.500 millones de euros en 2021, según cifras oficiales.

«Durante el transcurso de su viaje, el secretario enfatizará a todos los líderes extranjeros que conozca que EEUU se solidariza con el gobierno y el pueblo de Ucrania frente a la agresión del Kremlin. Continuaremos trabajando en estrecha colaboración con nuestros aliados y socios para imponer costos adicionales a Putin y sus facilitadores si el presidente ruso no cambia de rumbo», advertía el Departamento de Estado en su primera nota de prensa sobre el viaje de Blinken a Rabat.



Source link