El Instituto Gogora del Gobierno vasco y el Instituto Navarro de la Memoria han impulsado este martes una iniciativa en torno a las bases de datos que, en el marco autonómico, se dedican al estudio de las víctimas de la Guerra Civil y la represión franquista. El proceso se basó, en primera instancia, en los datos básicos de las víctimas del conflicto armado para, posteriormente, reunir más información en torno a la relación que tenían un nombre con otro, atendiendo a los aspectos que compartían: lugar, fecha de nacimiento o causas de la muerte, entre otras razones. Acto seguido, fue el turno para elaborar las primeras bases de datos, lo que posibilitó la creación de un censo documental y permitió unir cada uno de los nombres de las víctimas con su documentación pertinente.

MÁS INFORMACIÓN

La jornada sobre ‘Censos de víctimas de la Guerra Civil y la represión franquista’, en donde se ha aprobado la elaboración del censo y que tuvo lugar este martes en Bilbao, supone una iniciativa pionera, puesto que se trata del primer encuentro de este tipo en el que participan representantes de diversos proyectos de investigación para poner en común cada una de las iniciativas que se están desarrollando desde las diversas Comunidades Autónomas. José Antonio Rodríguez Ranz, Viceconsejero de Derechos Humanos, Memoria y Cooperación, ha destacado el valor de las labores de memoria histórica: “La memoria no debe tener colores ni banderas. Memoria significa verdad, dignidad y justicia. Estos aspectos no son monopolio de nadie y deben ser patrimonio de todos”.

Por su parte, Lourdes Herrasti, doctora licenciada en Historia y miembro de la sección de Antropología de la Sociedad de Ciencias Aranzadi, ha detallado el número de víctimas que evidenció el conflicto: “En total, son 13.000 personas fallecidas por ataques del bando franquista y 7.000 por el republicano. Tan solo un 5% de las víctimas mortales durante la Guerra Civil eran mujeres”, ha indicado. Durante el transcurso de la mesa redonda, el director de la Secretaría de Estado de Memoria Democrática del Ministerio de Presidencia, Diego Blázquez, ha considerado como “absolutamente esencial y prioritario” la elaboración de un censo estatal, además de la necesidad de establecer mecanismos de colaboración y cooperación: “Actualmente, la Secretaría de Estado trabaja en la creación de un Registro administrativo general de la memoria, de cuyas derivadas será la elaboración del censo de víctimas de la contienda y la dictadura”.

La obtención de la base de datos ha sido posible gracias a la investigación sobre las víctimas mortales de la Guerra Civil y el primer franquismo -que abarca los años 1936 a 1945- en Euskadi, así como de vascos que murieron a consecuencia de la guerra fuera del territorio vasco. El informe, que incluye casi 21.000 fichas, puede consultarse en la página web oficial del Instituto Gogora. De todas ellas, no se ha podido averiguar dónde fueron enterradas alrededor de 7.000 víctimas cuyos datos se encuentran en el informe facilitado.





Source link