El CineCiutat sale «reforzado» del año del streaming y lo hace «a pesar de la crisis» y con una buena noticia bajo el brazo que llega para alegrar, un poco más, las navidades a la asociación. Javier Pachón y Rafael Goberna anunciaron ayer desde una de sus renovadas salas que el Ministerio del Interior le ha concedido a la Associació Xarxa Cinema la catalogación de Asociación de Utilidad Pública, algo que «llevábamos peleando dos años» y que supone un reconocimiento no solo al esfuerzo, sino también a la labor social que realizan.

Se trata de un «recordatorio de que debemos seguir así», explicó Pachón quien además definió este anuncio como algo «vital» y que esperan que sirva para «consolidar económica y estructuralmente proyectos educativos, sociales y de concienciación medioambiental». Y es que el reconocimiento del Ministerio hace hincapié en la labor «educativa» que se ha desarrollado en los últimos años en los que se ha pasado de la simple actividad lúdica a impartir de temario en el centro. A su vez, también se reconoce la labor social con iniciativas como la «butaca solidaria» por la que «nadie debe quedarse sin acceso a la cultura» o la medioambiental, con proyectos como el Cinema Rodat, que funciona con un vehículo con cero huella de carbono. Sin olvidar que se trata del primer cine de España que funciona enteramente con energía renovable.

Derechos y deberes

El reconocimiento además, incluye una serie de deberes, que «coinciden con los que ya nos autoponíamos nosotros», y también derechos como «desgravaciones fiscales» o «recepción de subvenciones», aunque afirman que «creemos más en un sistema anglosajón consistente en mecenas que en el de que venga mamá estado a salvarnos».

El objetivo ahora es consolidar proyectos y darles «continuidad». Se proponen, entre otras cosas, que el cine no tenga impacto medioambiental. Y no dan la espalda a las instituciones locales, y hasta se abre la puerta incluso a la primera filmoteca balear, «aunque se tienen que dar los primeros pasos» en muchos frentes explican.

«Sobrevivir», aunque un poco más cómodos que hasta ahora, es otra de las consignas que Pachón dio ayer mientras desgranaba las mejoras que el cine ha visto tras las reformas llevadas a cabo con los 80.000 euros de la campaña de micromecenazgo.

La mayor parte del dinero se invirtió en «actualizar instalaciones» con la adquisición de un proyector en Ultra Alta Definición o el retapizado de butacas. Por último, se ha trabajado con la iluminación para que «el hecho de ir al cine sea parte de la experiencia de la película».

Palma cine ciutat foto Miquel A Cañellas Canellas
Las distintas reformas llevadas a cabo, además de actualizar las instalaciones y el material, incluyen una sensible sustitución en las luces para generar un ambiente único al ir a ver una película.



Source link