María Lobo y Lorena Cabrerizo | El pasado 28 de noviembre se celebraba en Polonia el 102 aniversario del derecho al voto de las mujeres, una fecha que cobra especial importancia a tenor del endurecimiento de la ley del aborto y el fallo del Tribunal Constitucional. A pesar de su paralización momentánea, la indignación de la mujeres polacas sigue creciendo y las protestas se multiplican dentro y fuera del país. Retomamos la conversación con Ania Palmowska, una de las mujeres que está organizando el movimiento en Madrid convocando acciones como la que tendrá lugar esta tarde en la plaza de Jacinto Benavente a las 17:00 horas.

Cuéntanos
Ania, ¿cómo sigue la situación en Polonia?

El gobierno ha decidido no publicar el
fallo por ahora, también gracias a la presión de UE. Ahora parece que Polonia y
Hungría han decidido levantar el veto de los fondos europeos pero eso no
significa que esta ley se paralice definitivamente.

Por eso las protestas no paran, porque creemos que no podemos rendirnos. Todavía no hemos ganado la guerra. Además, ahora luchamos también por los derechos para el colectivo LGBTIQ+. El gobierno lleva tiempo intentando salir del Convenio del Consejo de Europa sobre prevención y lucha contra la violencia contra las mujeres y la violencia doméstica del 2011 firmado en Estambul para poder quitar los derechos de las personas LGBTIQ+ y de las mujeres. El parlamento ha vuelto a debatir sobre este tema. Hay que mencionar que en Polonia hay ciudades – zonas libres de LGBTIQ+.

Los hospitales y los médicos por el
miedo se niegan a hacer aborto en casos de malformación. Hay muy pocos médicos
que han decidido seguir ayudando a las mujeres en Polonia. Las organizaciones
feministas como Federa ayudan creando una red internacional para enviar a las
mujeres a otros países y garantizar sus derechos de aborto. Algunos países como
Noruega se han ofrecido hacer las intervenciones a las mujeres polacas de
manera gratuita. En estos países funcionan grupos llamados «Las Titas» (por
ejemplo en República Czecha Auntie Czech to Help Polish Women
Deprived of Abortion Rights | Balkan Insight
) que acogen las mujeres y les dan ayuda allí en un país
desconocido.

La gente en Polonia ya está muy cansada
y también tiene miedo porque la policía hace presiones persiguiendo la gente
incluso por las redes sociales. Había casos de las intervenciones de policía en
casas por compartir noticias de eventos de protestas. Un caso famoso de un
chico de 14 años de un pueblo Krapkowice donde la policía amenazo a Maciek y a
su madre para que el joven no vaya a la protesta. Algunos profesores en
colegios señalan y castigan alumnos que han publicado algo sobre protestas en
sus redes.

En las protestas la policía tiene
ordenes de arriba (hablan de esto abiertamente) para usar toda la fuerza que se
necesite, actuando incluso fuera de la ley. Muchas detenciones de personas al
azar que permanecen horas en comisarías, con abusos e insultos.

Ante esta situación, ¿cómo está
evolucionando el movimiento?

Todo esto ha generado una reacción de
las comunidades polacas de todo el mundo, que empezaron a organizar manifestaciones
de apoyo acumulando las publicaciones en a las redes sociales. Gracias a eso
unas personas de Berlín y Suiza han decidido promover una reunión de las
polacas emigrantes que quieren luchar por los derechos de mujeres en Polonia.
Tengo el placer de participar en esto y me parece increíble. Hemos tenido por
ahora dos reuniones y tenemos muchas ideas. Una de ellas es crear un Consejo de
Mujeres Polacas en Extranjero. Pero todo esto está en proceso de aclararse y
especificar. Por ahora lo que nos une es ilusión y las ganas del cambio real.

La primera acción que estamos
organizando juntas es la manifestación del domingo 13 de diciembre. Su lema es Solidarity
with Polish Women
(enlace ale evento general #SolidarityWithPolishWomen | Wydarzenia | Facebook) El día 13 de diciembre, hace 39 años,
el gobierno de régimen estalinista anunció el comienzo del «estado de guerra».
De esa manera quería justificar las represiones contra los militantes del
sindicato Solidaridad. Ahora la historia se repite. Hoy el aparato estatal
populista del partido Ley y Justicia (PIS) está mandando la policía a pacificar
con la brutalidad las protestas, en mayoría protagonizadas por los jóvenes. Por
mencionar solo como en la última protesta del día 9 de diciembre contra el
cambio climático y mejor futuro para todos, una chica joven ha sido detenida de
manera tan violenta que tiene una rotura de mano en 3 sitios y necesita ser
operada. Los policías se negaron a llamar ambulancia por mucho tiempo
reteniendo la en el coche y escuchando sus gritos de dolor, como se puede
apreciar en este video. Pero nosotras seguiremos luchando y organizándonos para
denunciar esta represión y parar una ley que pretende negar nuestro derecho al
aborto y nos criminaliza por defenderlo.





Source link