Sanitarios atienden a un paciente ingresado por covid en la UCI. / R. C.

La ocupación hospitalaria se sitúa en el 10% y en las UCI llega al 5,77%, mientras los decesos suben a 471 en los últimos tres días

Álvaro Soto

El impacto de la séptima ola de la covid-19, empujada por las nuevas subvariantes de ómicron, ya ha llegado a los hospitales, que ahora no han podido esquivar la subida de contagios, como sí habían hecho en los incrementos de las semanas previas. En apenas un mes el número de ingresados totales por coronavirus en España casi se ha duplicado, lo que también ha repercutido, aunque con menos fuerza, en las unidades de cuidados intensivos.

Según el último informe del Ministerio de Sanidad, en España están ingresadas por covid 12.080 personas, frente a las 6.412 que lo estaban el 10 de junio. Ese día, los enfermos de coronavirus ocupaban el 5,2% de las camas de hospital, mientras que ayer suponían el 9,95%, rozando ya el 10%, que supondría abandonar el ‘riesgo medio’ y entrar en ‘riesgo alto’ de acuerdo al ‘semáforo covid’, acordado por el departamento de Carolina Darias y las comunidades autónomas.

Algo similar ocurre en las UCI, que actualmente albergan a 508 pacientes y se encuentran en el 5,77% de ocupación, cuando el 8 de junio marcaron un mínimo del 3,62%, con 322 internados. Madrid, con el 14,59%, y el País Vasco, con el 13,01%, son las comunidades con más pacientes covid en las UCI.

El aumento de la presión hospitalaria tiene su origen en el crecimiento de contagios. La incidencia acumulada en los mayores de 60 años, la única que se mide en la actual fase de gripalización, se situó ayer en los 1.225,28 casos por cada 100.000 habitantes, 90 más que el martes. El dato más preocupante aparece en los mayores de 80 años, subgrupo con población más vulnerable, donde la incidencia acumulada llega a los 1.641,7 casos.

Por comunidades, La Rioja marca el máximo nacional entre los mayores de 60 años con 2.283 casos, y tras ella se hallan Extremadura (1.678) y el País Vasco (1.460). Todas se encuentran por encima de los 1.000 casos de incidencia acumulada, salvo Andalucía, en una posición mucho más favorable, con 482. Y las perspectivas no apuntan a una mejora en las próximas jornadas: la incidencia a siete días está en los 632,22 contagios, por encima del 50% de la de 14. También se está incrementando el número de contagios en las residencias de mayores, en las que están infectados 5.595 usuarios, 1.100 más que la semana anterior.

«Pero la mejor noticia es que el incremento sobresaliente de los contagios no ha ido acompañado por un aumento de la presión hospitalaria a la misma velocidad», subraya el presidente de la Asociación Española de Vacunología, Amós García Rojas. Sin embargo, este experto pide no caer «en la complacencia». «Si sigue habiendo más infecciones, por una cuestión matemática, habrá más casos graves y más fallecimientos, y eso aumentará la presión no solo en los hospitales, sino en todos los niveles asistenciales, incluida la Atención Primaria», asegura.

El empeoramiento de la covid en España está provocando un notable aumento del número de fallecidos. En los tres últimos días Sanidad ha sumado 471 muertos por covid, la cifra más alta desde que comenzó la gripalización el 1 de abril,y tres veces más que el martes, cuando se reportaron 148. Los muertos por coronavirus desde el inicio de la pandemia, con prueba positiva suben hasta los 108.730.

Posible ralentización

Pese a que la situación es la peor desde mediados de febrero, Carolina Darias se aferra al optimismo al asegurar que la curva de la pandemia podría estar «ralentizándose». Eso sí, la ministra ha pedido a quienes no han recibido el refuerzo de la vacuna que se inoculen esta dosis, la tercera entre quienes han sido inmunizados con Pfizer o Moderna. El 46,2% de los españoles aún no ha recibido la dosis de refuerzo, según la actualización de los datos de vacunación publicada ayer.

«Mucha gente todavía no ha recibido la tercera dosis y hay que saber que ahora, con dos dosis, uno no está bien vacunado», insiste García Rojas. También por esta razón apoya la recomendación de volver a utilizar la mascarilla, «principalmente en lugares cerrados y cuando se está con personas vulnerables».

Un sistema para detectar la enfermedad por la voz

Científicos de la Universidad de Granada (UGR) han diseñado un método basado en inteligencia artificial que permite detectar la covid-19 analizando la voz o las toses de los pacientes y buscando patrones acústicos que puedan ser indicativos de la enfermedad.

Según explican desde la UGR, «se trata de una tecnología no invasiva e instantánea, por lo que podría ser usada a través de una ‘app’ o una llamada telefónica para diagnosticar rápidamente» la covid sin necesidad de que el paciente tenga que desplazarse hasta el centro de salud.



Source link