• Feijóo califica de “pésima noticia” el cese del director del Instituto Nacional de Estadística


  • Gamarra alerta de una “escalada” en el “asalto” a las instituciones por parte de un Gobierno “en descomposición”


  • La izquierda responde a las acusaciones de amaño electoral de los populares y los comparan con Donald Trump

El Partido Popular lleva 48 horas denunciando el “asalto salvaje” a las instituciones por parte del Gobierno de Pedro Sánchez mientras insiste en poner en duda el recuento electoral tras la dimisión en cadena de siete consejeros independientes de Indra en cuatro días. Indra es la multinacional española participada por la SEPI responsable del sistema informático que comunica los resultados en muchas noches electorales, pero que en ningún caso cuenta los votos porque esa labor la llevan a cabo los miembros de las mesas electorales.

La dimisión del director del Instituto Nacional de Estadística (INE) comunicada con nocturnidad este lunes en medio de acusaciones veladas de injerencia política del Gobierno al no estar conforme con sus cálculos del crecimiento económico o la inflación, los movimientos en Indra en los que los populares quieren ver un intento de Moncloa por controlar la tecnológica, un CIS desprestigiado y hasta el cese de la directora del CNI tras el episodio de espionaje de Pegasus o el intento de nombrar a dos magistrados del Constitucional de forma unilateral. Génova ha cogido todos estos elementos, los ha agitado en la coctelera de la bronca política y se ha lanzado a la yugular del Gobierno.

El CIS hace las encuestas electorales, el INE el censo, Indra cuenta los votos. Confiamos en los profesionales pero no en la voluntad de Sánchez cuando busca controlar las instituciones en España (Esteban González Pons)

Esteban González Pons, uno de los hombres más próximos a Alberto Núñez Feijóo, arrancaba la semana política afirmando que “no se fiaba” de un Ejecutivo que “muestra tanto interés” en controlar todas las instituciones después de perder las andaluzas. “En cuatro días de furia, da la impresión que Sánchez ha decidido controlar a los españoles para asegurarse que no vuelven a equivocarse al votar. El CIS hace las encuestas electorales, el INE el censo, Indra cuenta los votos. Confiamos en los profesionales pero no en la voluntad de Sánchez cuando busca controlar las instituciones en España”, aseguraba González Pons deslizando la idea de amaño electoral de cara a futuros comicios. ¿Se pasó de frenada el responsable del área institucional del PP? No parece.

Feijóo denuncia una “acción concertada” para controlar Indra

La número dos del PP, Cuca Gamarra, insistía al día siguiente en esparcir idénticas sospechas y denunciaba una “escalada” en el “asalto a las instituciones” de un Gobierno en “descomposición”. Cuando a Gamarra se le ha hecho notar que Indra no cuenta votos, la secretaria general del PP no ha dado marcha atrás en sus acusaciones veladas. “Sabemos perfectamente el papel que tiene cada uno e Indra también tiene un papel”, machacaba la dirigente popular.

El presidente del PP, Alberto Núñez Feijóo, prefería no pisar ese barro muy resbaladizo pero sí denunciaba “una acción concertada” para controlar Indra a través de la SEPI. Eso sí se ha cuidado de no ir más allá en las denuncias de amaño electoral como otros compañeros de partido como González Pons y Cuca Gamarra. “Algo se está moviendo en Indra y algo debe preocupar a los españoles de buena fe sobre lo que está haciendo el Gobierno en esta empresa”, aseguraba Feijóo. Justo antes, en un foro con empresarios y autónomos, había calificado de “pésima noticia” la dimisión del presidente del INE porque según él afecta a la credibilidad de España.

A este coro de voces populares se ha unido el presidente de los empresarios Antonio Garamendi que ayer compartía acto con Feijóo. Garamendi reclamaba organismos independientes tras la salida del director del INE y subrayaba su apoyo explícito, y en cierto modo preventivo, a los presidentes del Banco de España y de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal de España (AIReF) que en las últimas semanas han chocado en sus previsiones económicas con el Gobierno de Pedro Sánchez.

La izquierda tacha al PP de ‘trumpista’

Las denuncias veladas del PP han servido a los socialistas para poner en cuestión el ADN “moderado” de Feijóo que vende Génova desde su llegada a la presidencia del Partido Popular y que les ha valido para colonizar el espacio de centro para enorme preocupación del PSOE. “El ladrón piensa que todos son de su condición. Es alarmante, los equilibrios que hace Feijóo entre su intento de proyectar moderación y su constante agresión a las instituciones”, devolvía su portavoz en el Congreso, Héctor Gómez.

De paso el PSOE y sus socios de investidura han aprovechado para seguir machacando con el mantra de la renovación del Poder Judicial como ejemplo de “deterioro institucional”. Eso, y comparar al PP de Feijóo con Donald Trump. El líder de Más País, Íñigo Errejón, ha rememorado que el último que siguió esa senda fue el expresidente de Estados Unidos Donald Trump y luego acabó en el «asalto al Capitolio».





Source link