El PSOE ha presentado este sábado la hoja de ruta del partido para los próximos cuatro años. En un acto celebrado en Madrid, Adriana Lastra, vicesecretaria del PSOE y coordinadora general del 40º congreso, ha presentado la ponencia marco de este cónclave, que se celebrará en Valencia en octubre. Junto a Lastra, la presidenta del PSOE, Cristina Narbona, y las coordinadoras de la ponencia, la europarlamentaria Lina Gálvez y la portavoz socialista en la Asamblea de Madrid, Hana Jalloul, han desgranado algunas de las propuestas programáticas del partido. Lastra, que ha clausurado el acto, ha criticado la forma de hacer política del líder del PP, Pablo Casado: “Es la nada para este país”.

Cataluña. El PSOE celebra los “logros evidentes” del Estado de las autonomías y su profundización para dar salida a situaciones como la de Cataluña. “El fortalecimiento del proyecto de España se sustenta en la promoción de los idiomas cooficiales, la sensibilidad hacia sentimientos de pertenencia diversos, el fomento del diálogo interterritorial o la cooperación leal entre Administraciones”, defiende el documento de la ponencia. Los socialistas se marcan como “objetivo de primer orden” la mejora de la convivencia en el seno de la sociedad catalana y “el mejor encaje del autogobierno catalán con el resto de España”.

Pensiones. En este ámbito, el PSOE reafirma su compromiso con “una reforma constitucional que incorpore como derechos fundamentales la protección social y la sanidad, el acceso a la educación y a los servicios sociales, y la garantía del poder adquisitivo de las pensiones”. Los socialistas defienden que la salud debe ser el eje de todas las políticas y que la asistencia sanitaria debe garantizarse como “un derecho de primer nivel” que se recoja en el título de derechos fundamentales de la Constitución.

Investidura. El PSOE también quiere reformar la Constitución para cambiar el mecanismo de elección del presidente del Gobierno. Su modelo, mantiene el texto, se asemeja al del País Vasco o Asturias, y permitiría la presentación de varios candidatos al mismo tiempo garantizando la investidura del que logre un mayor apoyo parlamentario.

Regulación de los precios del alquiler. El PSOE defiende “mecanismos de contención y bajada de los precios del alquiler de vivienda”, que pasarían por la definición de zonas de mercado tensionado, definición de grandes tenedores, movilización de viviendas vacías y “atención especial” a las personas que no tengan hogar o puedan perderlo. En su propuesta, el partido apuesta por la “creación de un entorno fiscal favorable” para la reducción de precios”, el incremento de la oferta a “precio asequible”, prórrogas de contratos y congelación de rentas. Los socialistas apelan a un “consenso necesario para impulsar una regulación que recoja las principales experiencias implementadas en los países europeos”.

Reforma laboral. La reforma laboral impulsada por el PSOE, señala el documento, debe priorizar “procedimientos de flexibilidad negociada”, como los ERTE o la reducción de la jornada laboral, para convertir los despidos en la “última opción”. Los socialistas aspiran a potenciar las medidas de conciliación de la vida laboral y personal, y garantizar los derechos de los trabajadores en el teletrabajo, “para evitar que, como ha ocurrido durante la pandemia, el teletrabajo se convierta en una nueva brecha de género”.

Relación con Marruecos. Los socialistas defienden reforzar los lazos con el vecino del sur. “Marruecos es nuestro socio primordial en la ribera sur del Mediterráneo. A los vínculos históricos y culturales se suman los humanos: la comunidad marroquí en España es la segunda por número de habitantes en España, la red consular de España en Marruecos es la segunda más densa de las que tenemos en el mundo y Marruecos es nuestro principal socio comercial en África con diferencia”, afirma la ponencia. Además, continua el texto, Marruecos y España mantienen una “cooperación fructífera” en la lucha contra la delincuencia, el terrorismo o la inmigración irregular. “Debemos seguir reforzando estos vínculos e intereses, que permitan superar las dificultades puntuales”, mantiene el partido, que apuesta por estrechar “la asociación estratégica bilateral” y la defensa en Europa del papel “estratégico” de Rabat.

Protección del colectivo LGTBI. Ante el “incremento de actos de odio”, los socialistas apelan a un compromiso compartido por todas las Administraciones públicas para “garantizar y homogeneizar” protocolos de actuación contra la discriminación y violencia hacia el colectivo. Además, el PSOE se emplaza a impulsar servicios de atención a personas víctimas de la LGTBI fobia y concienciar y sensibilizar para abordar los discursos y delitos de odio en todos los ámbitos contra el colectivo.

Memoria histórica. El partido promete la creación de un censo de víctimas del franquismo, un “elemento reparador” y “una tarea inaplazable” para contar con cifras oficiales de la “represión perpetrada durante la guerra de España y la dictadura franquista”. Los socialistas sitúan a las víctimas de la guerra de 1936-1939 y la dictadura franquista en el centro de la acción pública, definiéndolas conforme a los parámetros internacionales de los derechos humanos. “Es imprescindible que declaremos el carácter injusto de las violaciones de derechos humanos perpetradas por el franquismo, la ilegitimidad de los órganos de represión que las instrumentaron y la nulidad de las resoluciones que dictaron”, mantiene el documento. El PSOE también se reafirma en su intención de sancionar la apología del franquismo y propiciará medidas destinadas a la ilegalización de las fundaciones y asociaciones entre cuyos fines se encuentre la incitación al odio o la violencia contra las víctimas de la guerra y de la dictadura: “La dignidad y el honor de las víctimas y familiares de la dictadura franquista se erige como límite a la libertad de expresión de quienes siguen defendiendo el régimen dictatorial de tortura y muerte”. En este sentido, prometen retirar símbolos y elementos “contrarios a la memoria democrática que aún permanecen en España”, como distinciones, títulos o condecoraciones concedidas a los “protagonistas o impulsores” del golpe de Estado, la Guerra Civil y la dictadura.

Prostitución. El PSOE aboga por abolir la prostitución y erradicar la trata. España, mantiene el documento, es uno de los países donde más mujeres y niñas son prostituidas. Según datos aportados por la ONU, en España un 39% de los hombres ha acudido a la prostitución al menos una vez en su vida, con mucha distancia respecto a los demás países de la UE que se sitúan cerca del 19%, la media europea. “La prostitución es una vulneración de los derechos humanos que está relacionada casi siempre con la violencia, la marginación, la dificultad económica y la cultura sexista y patriarcal”, defienden los socialistas. “Anhelamos una sociedad donde las mujeres y las niñas no sean prostituidas […] y sus cuerpos no sean objetos de consumo”.

Gestación subrogada. El partido, “desde la lógica emancipadora del socialismo feminista”, reafirma su rechazo a los vientres de alquiler. “El deseo de maternidad y/o paternidad nunca puede sustituir o violar los derechos que asisten a las mujeres y a los y las menores. Los cuerpos de las mujeres no son objetos de uso para satisfacer deseos de otras personas”, mantiene el texto de la ponencia.



Source link