Joaquín Sorolla es, tal vez, el artista valenciano más internacional de todos los tiempos. Buena cuenta de ello dan las subastas de obras del maestro de la luz, que en pocas ocasiones quedan desiertas y suelen alcanzar importantes precios de remate. Uno de los mercados en los que el pintor más triunfó en vida fue en EE UU. Allí cuenta con grandes coleccionistas y museos en los que sus obras tienen un gran peso. Este es el caso del Meadows Museum de Dallas, que se suma al Año Sorolla con la exposición ‘Luz de España: Sorolla y los coleccionistas americanos’, comisariada por Blanca Pons-Sorolla.

La muestra -que se podrá visitar en la institución estadounidense entre el 17 de septiembre y el 7 de enero de 2024– contará, al menos, con dos docenas de obras prestadas, con la posible incorporación de obras de la colección permanente del Meadows como parte de una exposición paralela, explica a Levante-EMV, del grupo Prensa Ibérica, Amanda Dotseth, conservadora y directora en funciones del museo. No obstante, «aún estamos ultimando la lista» definitiva de piezas.

Lo que sí está claro es la línea de la muestra: «Representar la amplitud de Sorolla como pintor de figuras, paisajes y, sobre todo, de la luz». En concreto, Dotseth explica que «la exposición se centra en obras de Sorolla raramente expuestas que se encuentran en colecciones privadas de Estados Unidos. Pone de relieve su popularidad, pero también ofrece un estudio sobre el coleccionismo, la historia del coleccionismo y del gusto y la relación especial entre Sorolla y sus mecenas y admiradores estadounidenses».

Obras poco vistas

Las obras de la muestra proceden todas de colecciones privadas estadounidenses, por lo que no suelen estar a la vista del público. «En conjunto, son un testimonio de la popularidad del artista en América, en particular entre coleccionistas privados, que comenzó en vida del artista y continuó a lo largo del siglo siguiente a su muerte, que esta exposición, por supuesto, conmemora». Sorolla es uno de los artistas españoles que más interés genera en EE UU. «Sorolla ha causado revuelo entre el público estadounidense desde hace mucho tiempo. Por ejemplo, su primera exposición en 1909 en la Hispanic Society of America de Nueva York hizo que los visitantes hicieran cola para verla y que otras ciudades reclamaran sus propias instalaciones de Sorolla. En la década siguiente, Sorolla pintó a algunas de las personalidades más destacadas del país, como el presidente Taft. Su obra fue adquirida tanto por coleccionistas privados como por museos. En otras palabras, Sorolla gozó de gran popularidad entre el público estadounidense de principios del siglo XX. El legado de ese prestigio perdura en las excelentes pinturas del artista que permanecen en colecciones americanas, tanto públicas como privadas», dice la directora del Meadows Museum

«A mediados del siglo XX -añade- Sorolla resultaba menos familiar para el público estadounidense que los impresionistas franceses o incluso los expresionistas abstractos norteamericanos. Sin embargo, con importantes exposiciones como Sorolla y América, y ahora en el momento de este centenario con Luz de España, el inicio de Sorolla está de nuevo en alza», explica Dotseth.

La conservadora estadounidense señala que «Sorolla tuvo coleccionistas privados y públicos muy importantes a lo largo de su vida, quizás el más importante fue Archer Huntington y su museo, la Hispanic Society of America de Nueva York. Huntington era un gran amante de Sorolla y no solo acogió su primera exposición en EE UU, sino que también le encargó la gran serie Visión de España. Otro de los primeros coleccionistas y defensores de Sorolla fue Thomas Fortune Ryan. Aunque Huntington y Ryan contribuyeron a dar a conocer a Sorolla al público estadounidense, su popularidad se extendió mucho más allá de esos dos hombres. Como retratista de sociedad, pintó a la élite de la Edad Dorada americana, el presidente Taft, Louis Comfort Tiffany, museos como el St. Louis Museum of Art adquirieron sus cuadros. Algunas de las primeras compras de arte de J. Paul Getty fueron cuadros de Sorolla. El español también dejó su huella en el arte estadounidense. Intercambió ideas con William Merritt Chase o John Singer Sargent».

La huella del pintor en Dallas

El Meadows Museum cuenta con 16 obras del pintor valenciano: cuatro pinturas y doce dibujos. Respecto a su vínculo con España, señala que «nuestro museo no podría llevar a cabo su misión de promover el arte y la cultura española en EE UU sin el apoyo de nuestros colegas en España. Blanca Pons-Sorolla ha sido una colaboradora clave y amiga durante muchos años. Mapfre fue nuestro colaborador para Sorolla y América, al igual que el Centro de Estudios Europa Hispánica. Hemos agradecido las colaboraciones con el Prado, el Thyssen, el Museo Sorolla, el Palacio Real y muchos otros museos madrileños a lo largo de los años. 

Y «aunque no específicamente relacionados con Sorolla, también hemos trabajado con importantes museos de València, como el IVAM, el Museo Nacional de Cerámica y el Museo de Bellas Artes. Es más, tenemos una relación especial con València, ciudad hermana de Dallas, y la visitaremos con un grupo de mecenas para celebrar el centenario de Sorolla en mayo de este año», avanza Amanda Dotseth.



Source link