[Img #66651]

 

Con la llegada del verano, nuestros ojos sufren más que nunca debido a muchas causas, entre las que se encuentra la sequedad del ambiente si vivimos alejados de la costa, aunque no es el único factor que contribuye a que nuestros ojos no pasen por su mejor momento.

 

Por suerte, en el mercado contamos con diferentes aliados como son las gotas oculares, con las cuales notaremos enseguida alivio en los ojos, desapareciendo el picor y el escozor que son tan característicos de estas épocas.

 

Causas de la aparición de los problemas oculares

 

Hay muchos culpables de que nuestros ojos lo pasen mal, pero lo cierto es que los más habituales son los que vamos a ver ahora.

 

El cloro de las piscinas

 

Aunque ya hay tecnologías, del tipo de los cloradores salinos, que consiguen que el cloro sea menos agresivo, en muchas se usa como siempre y tras un buen rato en el agua salimos con los ojos rojos, irritados por el cloro que es lejía como la que empleamos a la hora de fregar el suelo o desinfectar los baños.

 

Los ventiladores y aires acondicionados

 

Prácticamente en ningún punto de España se puede pasar el verano sin el uso de aire acondicionado o ventilador, cuyo caudal de aire a veces incide directamente en los ojos.

 

Debemos de tratar de que no nos dé en la cara, pero en determinadas situaciones no se puede evitar y eso ocasiona molestias oculares leves.

 

La sequedad del aire

 

En el caso de vivir alejados de la costa, lo normal es que la humedad relativa del aire sea muy baja, de alrededor de un 20 % o incluso menos, lo que hace que las mucosas se resequen.

 

Lo mismo les ocurre a los ojos, así que habrá que usar gotas o poner en marcha un humidificador con el fin de aumentar la humedad relativa en el aire.

 

Uso de pantallas

 

A lo largo del verano no dejamos de utilizar pantallas. Algunos trabajamos incluso en la época estival y aquellos que están de vacaciones no levantan la vista del teléfono, lo que, unido a todo lo anterior, hace que los ojos escuezan, se pongan rojos, etc.

 

Ahora hay gotas con ácido hialurónico

 

Las gotas para lubricar y humectar la superficie ocular han evolucionado y ahora las podemos comprar con acido hialurónico, lo que refuerza aún más su efecto.

 

Esto se debe a las propiedades de este ácido, muy empleado en cosmética, pero que hasta ahora no se solía incluir en los colirios destinados a los ojos.

 

Una de sus cualidades fundamentales es la de atraer y retener el agua, por lo que en muy poco tiempo logra humectar el ojo, reduciendo la sensación de sequedad y ayudando a que las molestias desaparezcan.

 

De hecho, es tan eficaz que incluso se incluye en las gotas que se venden para aliviar los síntomas de la conjuntivitis, ayudando a regenerar todo el tejido que se daña cuando se produce esta infección, que si bien no es grave sí que resulta muy molesta y suele requerir de la intervención del médico.



Source link