El Estado Mayor General de las Fuerzas Armadas de Ucrania (AFU) divulgó imágenes del exitoso ataque de un dron a un tanque ruso, que resultó también en la muerte de un grupo de soldados que realizaban un “picnic” con bebidas alcohólicas. “Estaban sentados sobre el tanque”, resaltaron en un posteo de Facebook.

“Para la hazaña, se utilizó un dron kamikaze moderno equipado con un poderoso explosivo para apuntar al tanque, que sufrió daños irreparables”, precisaron para completar. No especificaron el lugar ni momento en el que se desarrolló la ofensiva

Un dron destruyó a un tanque ruso y asesinó a soldados que estaban haciendo un picnic

Las imágenes, que coinciden fielmente con el relato, muestran como en menos de un minuto al vehículo no tripulado se abalanza contra el tanque de las tropas del Kremlin.

Los organizadores de un campamento para refugiados ucranianos en México señalaron que pronto lo cerrarán y desaconsejan a los ucranianos que aún se encuentran en Europa que viajen a México para intentar entrar en Estados Unidos.

Durante el mes que estuvo abierto el campamento en el oriente de la Ciudad de México, llegaron unos 1000 ucranianos. Ahora, solo quedan cerca de 120 y el 98% de ellos ya tienen patrocinadores en Estados Unidos y esperan viajar pronto a ese país, dijo Vlad Fedoryshyn, director de Unidos con Ucrania, una organización no gubernamental que colaboró con el gobierno mexicano para establecer el campamento.

Anastasiya Polo, portavoz de Unidos con Ucrania, señaló que los ucranianos que aún se encuentran en Europa deberían inscribirse en el programa del gobierno de Estados Unidos y no desperdiciar dinero ni esfuerzo en viajar a México. El campamento cerrará el 1 de junio, pero los ucranianos que permanezcan en México seguirán recibiendo ayuda.

Antes de que se creara el campamento en la Ciudad de México, los ucranianos viajaban a Tijuana, en la frontera entre Estados Unidos y México. “Le pedimos a la gente que viene de Europa, a los ucranianos, que usen el programa desde Europa, que no vengan a México porque es mucho más caro para ellos, supone un gran viaje”, dijo Polo.

El programa, llamado Uniting for Ukraine, fue anunciado el 21 de abril por el gobierno de Estados Unidos. Cuatro días después, los ucranianos que se presentaron en la frontera entre Estados Unidos y México dejaron de estar exentos de una norma relacionada con la pandemia de Covid-19 que se ha utilizado en los últimos dos años para expulsar a los migrantes de forma exprés y sin darles oportunidad de solicitar asilo.

Para poder hacer uso del programa, las personas deben haber estado en Ucrania después del 11 de febrero; tener un patrocinador, que puede ser un familiar o una organización; cumplir con los requisitos de salud pública, incluida vacunación; y pasar un control de antecedentes.

Más de 6,5 millones de ucranianos, en su mayoría mujeres y niños, han huido de Ucrania desde que Rusia invadió el país el 24 de febrero, según el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados.

Las fiestas por la nueva edición del Festival de Cannes no se han interrumpido, ni tampoco las alfombras rojas donde desfilan las celebridades del mundo del cine, pero, en medio de este espectáculo, se han comenzado a discutir las ramificaciones de la invasión rusa a Ucrania.

La semana pasada, en la inauguración del festival, el presidente ucraniano Volodymyr Zelensky llamó a los cineastas a continuar el legado de The Great Dictator (“El gran dictador”) de Charlie Chaplin y “demostrar que el cine de nuestra época no está mudo”. Y en los días posteriores, el papel del cine mientras miles están muriendo en Ucrania ha sido un diálogo en desarrollo y Cannes ha sido una plataforma para protestar.

Una mujer irrumpió en la alfombra roja y se quitó la ropa para revelar la bandera ucraniana pintada en su torso, así como sangre pintada en su cuerpo y el mensaje “Dejen de violarnos”. El miércoles los cineastas de la película ucraniana, Butterfly Vision de Maksym Nakonechny, planeaban desfilar por las escalares del Teatro Debussy haciendo sonar sirenas aéreas. “El sonido de la alerta por ataque aéreo le dará a los espectadores la sensación de lo que están pasando los ucranianos cada día y les permitirá compartir esta experiencia”, dijeron los cineastas en un comunicado.

“La guerra se trata de matar gente. Se trata de destruir todo”, dijo Kirill Serebrennikov, un cineasta ruso que escapó de su país después de varios años de arresto domiciliario y prohibiciones para viajar. El arte está siempre contra la guerra” .La mera presencia de este realizador, quien estrenó la película de época Tchaikovsky’s Wife (“La esposa de Tchaikovsky”) en Cannes fue muy debatida ya que el filme fue parcialmente financiado por el oligarca ruso y expropietario del equipo de fútbol Chelsea, Roman Abramovich.

Sergei Loznitsa, uno de los cineastas ucranianos más aclamados, estaba poniendo los toques finales a su documental The Natural History of Destruction (“Historia natural de la destrucción”) cuando Rusia invadió su país en febrero. La película, que se estrenó el lunes en Cannes, usa muchas imágenes de archivo para ilustrar la campaña de bombardeos de los Aliados en Alemania durante la Segunda Guerra Mundial. La interrogante en el centro de la película, inspirada en el libro homónimo de W.G. Sebald de 1999, es sobre la moralidad de atacar a la población civil en tiempos de guerra.

“Quedó claro que las lecciones de hace 80 años no se han aprendido”, dijo el realizador en una entrevista, citada por AP. “Parece posible que a nosotros como humanos nos regresen a hace 80 años al punto en el que todas esas atrocidades y cosas terribles eran posibles. Esto no debería ser aceptable en una sociedad civilizada”.

Para cineastas como Loznitsa, puede ser surrealista estar en uno de los sitios más glamurosos del mundo cuando a unos 1600 kilómetros al noroeste la guerra continúa. “No creo que el papel del cine, del arte, en general haya cambiado. Nuestro deber como cineastas es tratar de comprender qué es lo que está pasando a nuestro alrededor -dijo el director, quien fue expulsado de la Academia Ucraniana de Cine por no apoyar un boicot de cineastas rusos-. Creo que nuestro deber es defender la cultura, toda la cultura. La cultura de cualquier nación, de cualquier pueblo, le pertenece al mundo entero”.

Los soldados del batallón Azov capturados hace cuatro días por las fuerzas rusas tras el asedio de tres meses a la acería de Azovstal, se encuentran recluidos en condiciones “satisfactorias”.

Así lo contó a The Guardian Kateryna Prokopenko, esposa del comandante ucraniano del regimiento que lideró la defensa de Mariúpol, Denys Prokopenko.

“Dijo que estaba bien y me preguntó cómo estaba. He oído de otras fuentes que las condiciones son más o menos satisfactorias -dijo la mujer al medio británico-. Se alimentan, se les da agua. Las condiciones cumplen con los requisitos y no han sufrido violencia en este corto período”, dijo Prokopenko.

La mayoría de los combatientes de Azov heridos están recluidos en una prisión en Olenivka, una aldea en el Donetsk ocupada por Rusia, pero un grupo más pequeño de individuos gravemente heridos está en un hospital en la ciudad de Novoazovsk, también en esa región ocupada por Rusia.



Source link