MADRID, 1 Feb. (EUROPA PRESS) –

La economía española, particularmente golpeada por la Covid-19 por su estructura empresarial y laboral, así como por el peso del sector servicios, cuenta con la oportunidad de obtener un dividendo para su recuperación a través de la solidaridad de la Unión Europea, como uno de los principales beneficiarios del fondo europeo de recuperación (‘Next Generation EU’), según ha señalado Ángel Gurría, secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

“España tiene ahora la oportunidad de utilizar estos recursos para llevar a cabo una modernización de la economía como la que tuvo lugar a mediados de los 80 al incorporarse a la CE. Es un momento muy muy importante, porque la solidaridad europea está produciendo un dividendo crucial para la recuperación no solo de Europa, sino de España”, ha afirmado el mexicano durante su intervención en un evento telemático organizado por Nueva Economía Fórum.

Gurría ha anunciado que la OCDE dará a conocer el próximo mes de marzo su evaluación de la economía española y ha explicado que, en este momento, la organización está en lo que se conoce como “segunda misión”, en la que mantiene contactos con los responsables de las políticas en el país y ofrece recomendaciones sobre las políticas públicas, subrayando que las prioridades inmediatas y urgentes deben ser superar la pandemia y planear cómo será la recuperación, para lo que serán importantes los fondos europeos y no perder de vista la preservación del planeta.

En este sentido, el máximo responsable del ‘think tank’ de los países más desarrollados ha destacado que las medidas del ‘Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia de la Economía española’ “van en la buena dirección” en su apuesta por la transición ecológica y la transformación digital, que será crucial para las pymes, centrales en la economía española.

Asimismo, ha destacado que la OCDE está trabajando, a propuesta de España, en una iniciativa proyecto para propiciar una movilidad segura que permita homogeneizar a nivel internacional los controles y las pruebas, dado que actualmente cada país adopta las medidas que considera oportunas. “Estamos trabajando para que el próximo verano sea mejor”, ha indicado.

Por otro lado, Gurría ha destacado el grave problema del desempleo en España, que el país venía arrastrando tradicionalmente, a pesar de que en los años previos a la pandemia había mejorado sustancialmente a la par que la economía española crecía más que la media europea, por lo que ha advertido de que “uno de los grandes peligros de la pandemia es que no puedan completarse los ciclos”, en referencia a la sucesión de formación académica y entrada en el mercado laboral, lo que afecta especialmente a jóvenes y mujeres, así como a los trabajadores con destrezas más bajas.

NO RETIRAR LOS APOYOS ANTES DE TIEMPO.

A nivel global, el secretario general de la OCDE ha lamentado que el impacto de la pandemia se haya “llevado por delante” todo el empleo creado en la última década en los países que forman parte de la organización, además de provocar un aumento de la pobreza y de la pobreza extrema, aunque ha destacado que actualmente hay signos positivos, con la gran esperanza de las vacunas.

En este sentido, parafraseando a Ana Botín, presidenta del Santander, Gurría ha afirmado que la mejor politica económica en la actualidad es la vacunación, ya que las perspectivas de recuperación dependerán de la rapidez de las campañas de inmunización a la Covid-19.

“Nuestro escenario central es una recuperación mundial gradual, pero desigual a lo largo de los próximos 2 años”, ha apuntado el mexicano. “Nuestras perspectivas prevén un crecimiento de 2021 y 2022 alrededor del 4%, pero muchos países no van a poder recuperar el nivel de 2019 hasta 2022”, ha añadido.

A este respecto, Gurría considera que el actual entorno de bajos tipos de interés sugiere que es un momento en el que se debe combatir la crisis con la política monetaria y también con la política fiscal, que debe dar apoyo a los bancos centrales y aprovechar el espacio creado para no tener preocupaciones con la deuda.

De este modo, ha subrayado que “las medidas de apoyo deben continuar hasta superar la situación”, advirtiendo de que en la anterior crisis se retiraron las ayudas demasiado pronto, porque en caso de repetirlo se produciría un aumento del desempleo y de las insolvencias que comprometerían la recuperación y generarían desigualdad.

No obstante, Gurría ha señalado que estas medidas de apoyo deben ser “flexibles y adaptarse a la realidad” y, conforme vaya consolidándose la recuperación, “tendrán que afinarse” con el objetivo de centrarse en los más vulnerables y los trabajadores, rescatando empresas viables, y reasignando el empleo y el capital a sectores mas productivos que mejoren la resiliencia de la economía y así abordar la siguiente crisis que es la del clima.

De este modo, mientras el mundo lucha contra la pandemia, al mismo tiempo debe planear la recuperación sin olvidar su obligacion más importante a nivel intergeneracional que es proteger el planeta.

“El virus no nos debe distraer de esta obligación”, ha afirmado.



Source link