Cuando el número de personas obesas en el mundo ya supera los mil millones y la cifra sigue aumentando, la Organización Mundial de la Salud ha pedido a todos los países que se esfuercen en revertir esta crisis.

 

Con motivo de la celebración reciente del Día Mundial de la Obesidad, la agencia de la ONU destacó que la clave para prevenirla es actuar de inmediato, a ser posible antes del nacimiento de un niño.

 

El organismo de las Naciones Unidas explicó que una buena nutrición durante el embarazo, seguida de una lactancia materna exclusiva hasta los seis meses y una lactancia continuada hasta los dos años representa la mejor opción para todos los bebés.

 

La obesidad provoca múltiples enfermedades

 

Según los cálculos de la Organización, la obesidad crece sin parar y ya afecta a 650 millones de adultos, 340 millones de adolescentes y 39 millones de niños. Por ello, estima que, en el año 2025, unos 167 millones de personas gozarán de peor salud por motivos de sobrepeso u obesidad.

 

[Img #65890]

Los niños obesos tienen más probabilidad de sufrir diabetes tipo 2, asma, dificultades para respirar, problemas musculares, disfunciones cardiacas, así como problemas psicológicos y aislamiento social. (Foto: Rocío Franco / Noticias ONU)

 

“La obesidad es una enfermedad que afecta a la mayoría de los sistemas corporales. Afecta al corazón, el hígado, los riñones, las articulaciones y el aparato reproductor. Provoca una serie de enfermedades no transmisibles, como la diabetes de tipo 2, las enfermedades cardiovasculares, la hipertensión y los accidentes cerebrovasculares, diversas formas de cáncer, así como problemas de salud mental”, explican desde la agencia.

 

Las personas obesas también presentan el triple de probabilidades de ser hospitalizadas por la COVID-19. (Fuente: Noticias ONU)

 

 



Source link