MADRID, 20 Ene. (EUROPA PRESS) –

   Varios historiadores han coincidido en calificar de «locura y desafortunadas» las palabras del vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, en las que afirmaba que la situación del expresidente de la Generalitat catalana Carlos Puigdemont podía asemejarse al exilio republicano español.

   Así, para el último Premio Nacional de Historia por su obra ‘Retaguardia Roja’, Fernando del Rey, la comparación se trata de «una barbaridad», algo «absolutamente desafortunado» y una «mezcla de dos fenómenos completamente distintos«.

   «El exilio republicano se produce tras una Guerra Civil y como consecuencias del establecimiento de una dictadura. Mientras que el de Puigdemont es el protagonizado por alguien que ha vulnerado las reglas del juego de una democracia«, ha señalado en declaraciones a Europa Press el historiador.

   De hecho, Rey ha reiterado que la comparación, a su entender, es «una locura» y le «parece mentira que Pablo Iglesias sea politólogo«. «Debería de tener claro este marco conceptual, pero igual hay una intencionalidad distinta: no es de extrañar ese tipo de declaraciones con un líder político que irrumpió con un claro discurso de ataque a lo que él llamaba ‘Régimen del 78′», ha añadido.

   Otro Premio Nacional de Historia y autor de una biografía de Franco, Enrique Moradiellos, ha lamentado la comparación «muy poco pertinente». «No hay elementos suficientes para poner en contacto ambas situaciones. Una cosa es el resultado del destierro hasta febrero de 1939 de poco más de medio millón de personas y otra el llamado exilio que no llega a diez personajes públicos, dirigentes civiles y procedentes todos del mismo territorio«, ha señalado.

   Para Moradiellos, el exilio de los republicanos –con cerca de 200.000 soldados replegados y el resto población civil– fue el de «una masa doliente en condiciones muy difíciles en el mes de enero, con temperaturas parecidas a las de estos días y con condiciones muy penosas».

   «Eran de todas las regiones y de todas las condiciones sociales y perfiles políticos, algo que se diferencia bastante de los dirigentes políticos secesionistas catalanistas. Y, además, en el caso de los republicanos exiliados se produce con la victoria de un bando que era una extrema derecha liderada por militares insurgentes», ha añadido.

   El historiador ha recordado que la salida de Puigdemont se produce para «escapar de la justicia con un régimen democrático». «No procede la comparación, porque si solo utilizamos la acepción de exiliados para aquellos que cambian de territorio, entonces también lo sería cualquiera que se evade de la justicia del país. Roldán, por ejemplo, a quien se perseguía por corrupción», ha añadido.

GILES TREMLETT: «SE PASÓ, PERO NO TANTO»

    Por su parte, para el historiador Giles Tremlett –autor de ‘Las brigadas internacionales’–, cree que Pablo Iglesias «se pasó» con esa afirmación, «pero no tanto», al recordar que España es de los pocos países europeos con líderes políticos fuera del país en la misma situación que Puigdemont.

   «Está claro que los republicanos tenían mucho más que temer en el caso de volver a España –como el político fusilado Companys– y que no habían quebrantado la ley. Ahora bien, también es cierto que España es casi el único país de Europa con lideres políticos viviendo fuera por delitos que los demás países de la Unión no aceptan como extraditables», ha añadido.



Source link