[ad_1]

El estudio, realizado en el Hospital Nacional de Parapléjicos de Toledo, se ha publicado en una revista científica y abre nuevas líneas de investigación

J.M.L.

Investigadores del Hospital Nacional de Parapléjicos de Toledo han descubierto nuevas propiedades de una proteína que reduce la muerte de las neuronas después de una lesión traumática en la médula espinal.

En concreto, se trata de la proteína inhibidora de la apoptosis ligada al cromosoma X, conocida como XIAP. Según explica el investigador principal de este trabajo, David Reigada, doctor en Biología, «los traumatismos en la médula espinal desencadenan una ola de muerte celular a través de procesos de muerte programada, llamada apoptosis, que extienden el daño a zonas remotas del sistema nervioso central, lo que contribuye a la pérdida de las funciones sensomotoras y autonómicas por debajo del lugar de la lesión. Así, la reducción de la muerte neuronal es una de las dianas terapéuticas más importantes en el tratamiento de la lesión medular«.

Estos procesos de muerte neuronal que se producen tras el trauma están altamente controlados por una serie de proteínas, siendo una de ellas la conocida como XIAP. En condiciones fisiológicas normales reduce la muerte por apoptosis, pero tras una lesión en el sistema nervioso, incluida la médula espinal, se ha observado una reducción de su cantidad en las neuronas, lo que desencadena una rápida muerte de neuronas.

Líneas de investigación

El trabajo, que se ha publicado en la revista científica ‘International Journal of Molecular Sciences’, abre nuevas líneas de investigación para tratar los efectos de las lesiones medulares. El estudio realizado ha utilizado dos modelos experimentales: uno en ratones con lesión medular por contusión y otro en neuronas humanas. En ambos se introdujo el gen de XIAP para mantener altos niveles de la proteína y se demostró que un aumento de XIAP incrementa la supervivencia neuronal, reduce el daño en el tejido y recupera funciones motoras.

Según el doctor Reigada, los resultados de esta investigación pueden ayudar a preservar y restablecer la función motora de quienes han sufrido una lesión en su médula espinal y a mejorar su calidad de vida.

[ad_2]

Source link