[ad_1]

«Tuve que aprender a ayudar a personas en estados de desesperación completamente diferentes». En el corazón de San Petersburgo, Sof, una voluntaria del Centro-T, se ve inundada por una avalancha de peticiones desesperadas de ayuda.

[ad_2]

Source link