A los pies del Champaquí, La Constancia es un clásico del turismo en Traslasierra. Su casco data de 1897. Fue fundado por José Arias Moreno y su esposa María de la Plaza (sobrina del expresidente Victorino de la Plaza). Él había nacido en San Javier, pero ejercía su profesión de abogado en Santiago del Estero. De allí llegaron en busca de un sitio con clima seco y aire puro para sanear la frágil salud de él.

La mesa está servida en La Constancia.
La mesa está servida en La Constancia.Sebastián Pani

María de la Plaza fue una verdadera protectora de la villa de San Javier. A su iniciativa y generosidad se debieron el reloj público y la Escuela de Artes, Oficios y Telares. Su tío murió en 1919 y no tuvo hijos. En su testamento legó todos sus bienes a sus sobrinos. Así, ella mandó construir la capilla de La Constancia e hizo traer del Vaticano las imágenes de sus santos favoritos: San José, San Antonio y San Francisco. La primera campanada sonó el 8 de enero de 1938. María también acondicionó el camino que trepa a la Quebrada del Tigre para que se pudiera llegar en auto.

La Constancia
La ConstanciaSebastián Pani

Al morir, ella tampoco tuvo herederos directos. Legó la estancia a la familia Christensen, Juan Carlos Christensen, abuelo de Agustín Dorado, actual anfitrión, compró a sus hermanos el campo. Lo heredó un tío de Agustín que lo tuvo 15 años, hasta que Luis y Alicia –sus padres– lo adquirieron y resolvieron abrir las puertas al turismo, allá por el año 2000. Dejaron Buenos Aires y recuperaron la propiedad del abandono. Eligieron muebles, los restauraron y decoraron hasta conseguir diez habitaciones confortables, distribuidas a lo largo de los distintos sectores del casco. La amplitud de los espacios y la variedad de rincones donde detener la mirada o sentarse a contemplar el paisaje es uno de sus encantos mayores. El gran parque, poblado de añosos tilos, nogales y castaños, tiene bancos y asientos que regalan vistas como cuadros. Uno de los más preciados es que mira al arroyo San Javier, que baja brioso hacia el pueblo. En un tramo es desviado para llenar una olla artificial que oficia de piscina.

El living de La Constancia
El living de La ConstanciaSebastián Pani

La cocina es casera con toques gourmet, y se sirve al aire libre cuando el tiempo lo permite, a la sombra de los grandes árboles.

Hace unos años, Agustín Dorado implementó un sistema de “Experiencia La Constancia” que propone alojarse una semana completa (de sábado a sábado) con todas las comidas y actividades incluidas. El concepto prendió tan bien que surgieron semanas de trekking y algunas “jornadas de reconexión”. Para ello, una figura fundamental es Carlos Aleman, maestro de Taiji (taichí), Qigong (Chikung) y Shaolin kung-fu. Estudió en China y es especialista en Medicina Tradicional de ese país, además de maestro Reiki Usi y terapeuta vibracional.

La Constancia, en San Javier, fue fundada en 1897
La Constancia, en San Javier, fue fundada en 1897Sebastián Pani

La última novedad es la suite Puma, una cabaña para dos personas que está en la ladera sur de la estancia. Se distingue de las demás porque está toda revestida en madera, con grandes ventanales y un baño con bañera con patas con soberbia vista. Es indispensable estar en muy buena forma para reservarla, puesto que hay que subir muchos escalones para acceder a ella.

Nueva Suite Puma, sólo apta para huéspedes en buena forma: hay que trepar varios escalones.
Nueva Suite Puma, sólo apta para huéspedes en buena forma: hay que trepar varios escalones.
La bañera con patas de la nueva suite Puma, en La Constancia.
La bañera con patas de la nueva suite Puma, en La Constancia.

Datos útiles. Quebrada del Tigre, San Javier, Córdoba. T: (+54 9 3544) 30-9716 (Sólo Whatsapp). Del 23 al 30 de abril ofrecen una semana de trekking con paseos hacia la Cascada (un salto de agua espléndido al que se accede atravesando un bosque de tabaquillos, helechos y líquines), al Puesto Ferreyra, a los Bajos de La Constancia, y, el gran momento del viaje: al Champaquí.

Los almuerzos se sirven afuera cuando el clima lo permite.
Los almuerzos se sirven afuera cuando el clima lo permite.Soledad Gil

El ascenso se hace por la Cuesta de las Cabras, un centenario sendero de piedras con imponentes vistas del valle y los cerros. También hay prácticas de orientación en la montaña y una caminata dedicada al reconocimiento de hierbas medicinales. La tarifa por 7 días es de $140.750 por persona en base doble en habitación estándar y $183.250 en la suite Puma. Hay posibilidad de hacer una versión breve, de menos cantidad de días. Por ejemplo, del 23 al 26 de abril, $96.200 y $73.450, respectivamente.




Source link