SEVILLA, 23 May. (EUROPA PRESS) –

La dirección de IU Andalucía que lidera Toni Valero apuesta por la construcción de la «unidad popular» como «algo más profundo que la mera coalición de IULV-CA y Podemos» que fundamenta Unidas Podemos por Andalucía, «la base más sólida con la que contamos para avanzar» hacia dicha meta y por cuya regulación apuesta «para ganar en efectividad, participación y potencialidad de crecimiento».

Así se recoge en el documento político planteado por la dirección de Toni Valero para el debate en la Asamblea de Izquierda Unida Los Verdes Convocatoria por Andalucía (IULV-CA) convocada para el 11 de julio, consultado por Europa Press, que se titula ‘Re-construir la alternativa democrática para Andalucía desde la izquierda’, y donde se plantean las «líneas estratégicas para la acción política de la organización en el próximo ciclo político».

La construcción de la «unidad popular» ocupa un espacio propio en este documento, que se abordó en la última reunión de la Coordinadora andaluza de IU, y en el que se apuesta por que IULV-CA avance «desde su espíritu fundacional a la construcción de espacios unitarios de lucha, tanto en la calle como en las instituciones con el objetivo de construir un espacio transformador para Andalucía».

De esta manera, el documento considera «importante que desde IULV-CA» se siga «tejiendo una base sólida, unitaria y popular en la calle, y a su vez proponer al espacio de Unidas Podemos (UP) por Andalucía una serie de medidas participativas del espacio que permitan al mismo ensanchar su base y tener una conexión aún mayor con los movimientos unitarios en la calle».

El documento alude a la experiencia de Adelante Andalucía, que «se construyó como el germen de un espacio unitario de la izquierda andaluza vertebrada por sus fuerzas mayoritarias, IULV-CA y Podemos», y sostiene que, «una vez usurpada la marca por la escisión producida en Podemos por el sector de anticapitalistas debemos de seguir profundizando en el fortalecimiento de un bloque político y social transformador en Andalucía».

«Nuestro principal objetivo debe de ser seguir apostando por un sujeto político vertebrado por la participación del pueblo andaluz, de ahí la importancia estratégica de tener una planificación para construir esa alternativa en Andalucía», según indica el documento, que apuesta por «impulsar un llamamiento al fortalecimiento de dicho espacio unitario electoral a través de una convocatoria social y política que nos permita junto a otros actores sociales y políticos definir un programa político alternativo para Andalucía».

«Superar las lógicas de mera coalición electoral requiere regular el funcionamiento de UP por Andalucía para ganar en efectividad, participación y potencialidad de crecimiento», sostiene la dirección regional de IU, que considera así que dicha confluencia «debe arraigarse bien al territorio para erigir una alternativa política ligada a los retos específicos de Andalucía y con vocación de gobierno».

Para ello se apuesta por centrarse en una serie de «criterios estratégicos» como la elaboración de un programa político que sea «el nexo de unión de todos los actores del proceso», para lo que se apuesta por un proceso «lo más participativo posible logrando conectar el espacio de Unidas Podemos por Andalucía con los movimientos sociales, sindicales, económicos alternativos».

UN «CONTRAPODER DESDE ABAJO»

Asimismo, se reivindica la «movilización social» y «la capacidad de construir un verdadero contrapoder desde abajo que sea capaz de organizarse en cada barrio, centro de estudios, centro de trabajo», así como la «vertebración institucional en el territorio», de forma que IU y Podemos Andalucía pongan «al servicio del espacio unitario y de forma estratégica toda la representación institucional obtenida en el ciclo electoral».

«Fortalecer la organización de Unidas Podemos por Andalucía» es otro criterio estratégico que se marca la dirección de Valero con «mecanismos efectivos de participación democrática, deliberación y toma de decisiones», y con consenso como «elemento fundamental en el establecimiento de acuerdos». En esa línea, reivindica «la apertura de espacios de trabajo de coordinación comunes entre Podemos-Andalucía e Izquierda Unida en Andalucía para el desarrollo y organización del trabajo político».

Asimismo, la dirección de Valero aboga por centrarse en algo «importante y básico» como es «reforzar Izquierda Unida» para que «seamos más y, sobre todo, para ser más útiles a nuestra clase». Se trata de avanzar «hacia una estructura ágil y capaz de dar respuestas a la demanda del conflicto social», para lo que «es necesario adecuar y reforzar la herramienta organizativamente».

Por otro lado, el documento parte de un «diagnóstico» de la situación de Andalucía en el escenario generado por la crisis generada por la pandemia del Covid-19, que «ha mostrado la fragilidad del turismo como factor de desarrollo» y «la necesidad imperiosa de contar con servicios públicos de calidad, bien dotados y financiados capaz de sostener a la población más vulnerable», y ha hecho «más evidente si cabe la necesidad de avanzar hacia un nuevo modelo productivo que propicie un desarrollo endógeno, justo y sostenible».

Sostiene este documento que «la evolución de la crisis ha estrechado el margen de maniobra de la izquierda transformadora, estableciendo límites y presiones para nuestro espacio político», además de que ha generado un escenario más propicio para la ‘antipolítica’ reaccionaria».

En esa línea, señala que «evitar un cierre oligárquico por arriba en cualquiera de sus formas y reforzar el espacio propio y autónomo de la izquierda transformadora andaluza» son «dos de las tareas estratégicas de IULV-CA en el actual momento político», según este documento, que reivindica también la «apuesta republicana» de la coalición como «la síntesis de nuestra propuesta de ruptura democrática», y que augura que «la República no llegará; se construirá desde la cotidianeidad de la clase trabajadora y los sectores populares y la sociedad civil».

«FEMINIZAR» IU

La dirección de Toni Valero se marca también como objetivo «feminizar la organización» y «facilitar la incorporación de nuevas personas a IU, con especial atención a las mujeres», ya que «la participación femenina sigue siendo notablemente inferior a la masculina».

Con vistas a esos objetivos se plantean iniciativas como la puesta en marcha de «un Plan de igualdad en IULV-CA que permita identificar prácticas que obstaculizan la participación de las mujeres y medidas adecuadas que contribuyan a una organización más feminizada y feminista», así como «incorporar formas de organización y desarrollo de las reuniones internas que faciliten la participación y la conciliación de la militancia con la vida».

Entre esas propuestas figuran las de procurar «que las reuniones no se alarguen más de dos horas», con turnos de palabra «cerrados» y los tiempo de cada intervención «contabilizados», así como que los días y horarios de reunión se hagan «de forma rotativa en los órganos amplios, para que todos y todas tengan oportunidad de asistir», y garantizar «una ludoteca en las reuniones presenciales, a ser posible llevada de forma paritaria, de modo que no recaiga en las compañeras nuevamente este trabajo».

Asimismo, «se procurará un uso inclusivo y no sexista del lenguaje; las campañas de comunicación de IU visibilizarán a las mujeres» y se garantizará «la paridad en la composición de los órganos políticos y ejecutivos de IU».

De otro modo, el documento defiende que IU sea considerada «como un movimiento político y social», que «significa que no sólo somos un partido clásico que acompaña a los conflictos y luchas de la sociedad civil, para darles apoyo y representatividad a sus luchas en las instituciones», sino que «somos también sociedad civil que puede generar movilización por sí misma».



Source link