MADRID, 16 May. (EUROPA PRESS) –

La Fundación de la Santa Cruz del Valle de los Caídos, como titular del conjunto del Valle de los Caídos y administradora de los bienes vinculados al mismo, será la encargada de ejecutar las obras necesarias para poder garantizar el acceso a las criptas y proceder a las exhumaciones que sea posible, pero lo hará bajo la vigilancia de la Dirección General de Memoria Democrática, dependiente del Ministerio de Presidencia.

Así se lo ha aclarado del Gobierno al diputado de Compromís, Joan Baldoví, que le había pedido explicaciones por haber concedido una subvención directa de 665.000 euros a una fundación que «tiene prevista su extinción con la aprobación de la ley de Memoria Democrática, y es considerado un organismo opaco y de origen franquista».

En su respuesta, a la que ha tenido acceso Europa Press, el Gobierno justifica la subvención destinada a financiar el proyecto de habilitación de los accesos a las criptas con el objetivo de poder «dignificar» los osarios que contienen y la exhumación e identificación de los restos de víctimas de la Guerra Civil y la dictadura franquista, reclamados por sus familiares.

Según explica el Ejecutivo, se ha optado por la vía de la subvención directa por el «interés público» de las obras y «como forma más eficaz de garantizar la más pronta satisfacción del derecho de los familiares de las víctimas allí enterradas a la recuperación de sus restos».

En este contexto, Moncloa recuerda a Baldoví que la Fundación de la Santa Cruz del Valle de los Caídos, entidad con personalidad jurídica propia, es actualmente titular del conjunto del Valle de los Caídos y ostenta la administración de los bienes vinculados al mismo, por lo que le corresponde la ejecución de las referidas obras.

PATRIMONIO NACIONAL

Asimismo, el Gobierno detalla al diputado de Compromís que las funciones del Patronato de la Fundación corresponden al Consejo de Administración del Patrimonio Nacional, que depende orgánicamente de la Presidencia del Gobierno, a través del Ministerio que dirige Carmen Calvo.

En todo caso, añade, la Fundación estará sujeta a las obligaciones fijadas en el decreto por el que regula la concesión directa de la subvención para la financiación de estas actuaciones, «así como las que se concreten en la resolución de concesión sobre el modo en que se les dará cumplimiento».

En este sentido, se establece expresamente que la Dirección General de Memoria Democrática, como representante del Ministerio de la Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria Democrática, «será la encargada de realizar el seguimiento de las actividades objeto de la subvención».

FORENSES DESIGNADOS POR JUSTICIA

El Ejecutivo recuerda, asimismo, que en los últimos años se ha venido evaluando el estado del cerramiento y los interiores de las criptas mediante la realización de análisis estructurales y trabajos técnicos.

Durante la ejecución de las tareas arquitectónicas, se prevé, la intervención de especialistas forenses o antropólogos, que determinarán la forma y medios para «proceder a la retirada de los restos con las debidas garantías», así como la supervisión de las obras con los adecuados criterios científicos y técnicos «que garanticen dejar los osarios en las adecuadas condiciones de dignidad propias de un lugar de descanso de restos humanos».

En este contexto, el Gobierno especifica que será la Secretaría de Estado de Memoria Democrática «el órgano encargado de la dirección y coordinación de estas actuaciones, a través de la participación de los expertos designados por el Consejo Médico Forense del Ministerio de Justicia para la mencionada supervisión de los trabajos y asesoría en materia médico forense».



Source link