Este indicador se sitúa en los 1.158 casos, 67 menos que el martes, mientras Sanidad notifica 400 fallecidos más

Álvaro Soto

Un mes después, la séptima ola de la covid-19 rompe su tendencia al alza y parece que comienza a remitir. Según el informe del Ministerio de Sanidad publicado este viernes, la incidencia acumulada en los mayores de 60 años, la única que se mide en la actual fase de ‘gripalización’ de la pandemia, cayó 67 puntos hasta situarse en los 1.158,64 casos por cada 100.000 habitantes a 14 días. También ofrece motivos para el optimismo la incidencia a siete días, que está en 477, es decir, bastante menos que la mitad de la de 14, aunque el aumento de los contactos durante las vacaciones invita a mantener la cautela.

De cualquier forma, no se producía una caída en la incidencia desde el 14 de junio, cuando se marcaron 578 casos. Concluía entonces una pequeña ‘olita’ que había comenzado precisamente a principios de abril, coincidiendo con el inicio de la ‘gripalización’ y el fin de las restricciones, y que alcanzó su máximo con 856 puntos el 13 de mayo.

Ahora empieza a ceder una séptima ola que ha llegado antes de lo esperado y que se ha cebado en los más vulnerables, a falta de datos en todas las edades (Sanidad ya no contabiliza los contagios en los menores de 60 años). Con la información disponible, por grupos de edad, son los mayores de 80 años los que continúan registrando la incidencia más alta, con 1.622 casos a 14 días; entre 70 y 79 años la cifra se reduce hasta los 1.223 y entre 60 y 69, a 869.

Por territorios, La Rioja marca el máximo nacional, con 2.316 casos entre los mayores de 60 años, por delante de Ceuta (2.016) y Cantabria (1.935). Por el lado contrario sobresale Andalucía, que en toda esta ola ha mantenido niveles muy bajos (473 ayer), Baleares (902) y Cataluña (1.065)

En el último mes, el aumento de infecciones había vuelto a presionar a los servicios asistenciales, eso sí, de menor modo que en olas anteriores. De hecho, la ocupación de camas totales en los hospitales por pacientes covid se ubicó este viernes, de nuevo, en el riesgo medio (9,70%), después de que el martes superara el umbral del 10% que marca el riesgo alto. En los centros sanitarios están ingresados 11.713 enfermos de coronavirus, de los que 513 se encuentran en cuidados intensivos. Ahí, en las UCI, los pacientes covid representan el 5,88% de los ingresados, ligeramente por encima del 5,72% notificado el martes.

Sin embargo, el aumento de los contagios de las últimas semanas se está traduciendo ahora en un incremento de fallecimientos. El departamento de Carolina Darias notificó este viernes 400 fallecidos por covid desde el martes, lo que eleva el total de decesos desde el inicio de la pandemia, con prueba positiva, a 109.348. En esta nueva embestida del virus, desde el 14 de junio, Sanidad ha contabilizado 2.109 fallecimientos

La séptima ola de la covid-19 se ha explicado, principalmente, por dos factores. El primero de ellos, la irrupción de las subvariantes de ómicron, más contagiosas y con mayor escape vacunal, pero que no provocan una enfermedad más grave que su predecesora, la BA.2, principalmente. Según el último informe de variantes, los linajes BA.4 y BA.5 ya son los prevalentes en España, y causan entre el 59,8% y el 91,3% de las infecciones, según las comunidades.

Pero los expertos inciden en otro motivo: una parte de la población no tenía inoculada la dosis de refuerzo y por tanto, ha estado menos protegida. Solo el 54% de los españoles ha recibido el tercer pinchazo, frente al 92,7% que tiene los dos primeros. Ante la posibilidad de una nueva ola de contagios en otoño, Darias adelantó el jueves en Rac1 que plantea la segunda quincena de septiembre como el momento indicador para una segunda dosis de refuerzo, es decir, el cuarto pinchazo, pero en principio, solo para los mayores de 80 años.



Source link