• Los acuerdos firmados suman un importe de 415 millones de dólares y buscan expandir la presencia comercial en la órbita baja terrestre


  • El objetivo de la NASA es convertirse en un cliente más de estas empresas y centrarse en la exploración de la Luna y Marte


  • Los tres proyectos previstos darán servicio como laboratorios pero también están pensados para el turismo espacial

La NASA ha firmado acuerdos con tres empresas estadounidenses por valor de 415,6 millones de dólares para planificar el diseño de estaciones espaciales y otros destinos comerciales en el espacio. Según ha informado la agencia espacial estadounidense en un comunicado estos acuerdos son parte de sus esfuerzos para permitir una economía comercial sólida liderada por Estados Unidos en la órbita terrestre baja.

El objetivo de la NASA con la firma de estos acuerdos es «mantener una presencia estadounidense ininterrumpida en la órbita terrestre baja mediante la transición de la Estación Espacial Internacional a otras plataformas«, mientras la agencia se centra en sus programas de vuelta a la Luna y la futura exploración de Marte.

Según informa la Agencia Espacial, con esta estrategia se «estimulará el desarrollo del sector privado estadounidense de estaciones espaciales comerciales independientes que estarán disponibles tanto para el gobierno como para los clientes del sector privado.

El administrador de la NASA, Bill Nelson, ha declarado que esta iniciativa se pone en marcha sobre la base de las cooperaciones privadas ya existentes para llevar carga y astronautas a la Estación Espacial Internacional con empresas como SpaceX de Elon Musk. «Nos estamos asociando con empresas estadounidenses para desarrollar los destinos espaciales donde las personas pueden visitar, vivir y trabajar, lo que permite a la NASA seguir forjando un camino en el espacio en beneficio de la humanidad al mismo tiempo que se fomenta la actividad comercial en el espacio «, ha asegurado el administrador de la NASA.

Un parque empresarial de Jeff Bezos en el espacio

La Blue Origin de Jeff Bezos se ha asociado con Sierra Space para desarrollar la estación espacial ‘Orbital Reef‘ que se construirá en la órbita baja de la Tierra. Los compañeros de equipo de Orbital Reef incluyen a Boeing, Redwire Space, Genesis Engineering y la Universidad Estatal de Arizona. La estación está diseñada para ser un «parque empresarial espacial de uso mixto» que proporcione la infraestructura esencial necesaria para respaldar todo tipo de actividad de vuelos espaciales tripulados en órbita terrestre baja y que se pueda escalar para atender nuevos mercados.

El proyecto de estación espacial 'Orbital Reef' de Blue Origin

El proyecto de estación espacial ‘Orbital Reef’ de Blue OriginBlue Origin

‘Starlab’: un laboratorio en el espacio

El proyecto de compañía espacial Nanoracks, en colaboración con Voyager Space y Lockheed Martin, se llama «Starlab» y está previsto que se lance en 2027 en un solo vuelo como una estación espacial comercial con tripulación continua dedicada a realizar investigaciones avanzadas, fomentar la actividad industrial comercial y garantizar la presencia y el liderazgo continuos de EE. UU. En la órbita terrestre baja. Starlab está diseñado para cuatro astronautas y tendrá potencia, volumen y una capacidad de carga equivalente a la de la Estación Espacial Internacional.

Albergará el Parque Científico George Washington Carver con cuatro departamentos operativos principales: un laboratorio de biología, uno de botánica, uno de investigación de materiales y ciencia física y un área de trabajo abierta para satisfacer las necesidades de los investigadores y clientes para las actividades espaciales comerciales. 

La estación se construirá con la idea de que pueda ir creciendo en el futuro a medida que surjan nuevas fuentes de demanda y nuevos mercados.

Proyecto de la base espacial Starlab, de Nanoracks

Proyecto de la base espacial Starlab, de NanoracksNanoracks

Una base modular para la ciencia y el turismo de Northrop Grumman

El diseño de Northrop Grumman, una empresa veterana en contratos gubernamentales en asuntos de de exploración espacial y programas de defensa en Estados Unidos, pretende crear una estación modular que sirva de base para operaciones turísticas y de investigación científica e industrial.

El proyecto incluye múltiples puertos de acoplamiento que permitirán una expansión futura para admitir hábitats analógicos de la tripulación, laboratorios, esclusas de aire para la tripulación e instalaciones capaces de gravedad artificial

La Luna y Marte en el horizonte de la NASA

La agencia espacial estadounidense afirma que el desarrollo de estos destinos comerciales es parte de sus esfuerzos «para construir una economía robusta en órbita terrestre baja, incluido el apoyo a la actividad comercial y la habilitación de la primera misión privada de astronautas a la estación espacial».

Según la NASA, al hacer la transición a un modelo en el que la industria comercial posea y opere los activos en órbita terrestre baja, donde la propia agencia será un cliente más, se podrá ahorrar en costes y podrán enfocarse en impulsar la exploración de la Luna y Marte a través de las misiones Artemis de la NASA.



Source link