Una investigación revela el inesperado papel que la proteína denominada lactoferrina tiene en la reproducción humana.

 

El equipo del Dr. Sergio Ghersevich, de la Universidad Nacional de Rosario (UNR) en Argentina, comenzó por buscar los factores que pueden afectar a la fertilidad y lo que sucede específicamente en el lugar donde se da la fecundación, la trompa de Falopio. Es importante poner bajo la lupa dicho proceso porque el espermatozoide, a diferencia de lo que se cree comúnmente, permanece varias horas y hasta días en ese espacio. La idea fue analizar en profundidad los efectos que puede generar ese ambiente, donde se encontrarán el espermatozoide y el óvulo, y qué factores participan comúnmente del proceso.

 

En base a este objetivo, los investigadores encontraron que uno de los factores presentes en ese espacio es una proteína denominada lactoferrina que, según explica Sergio Ghersevich, “cumple muchos roles en distintos sistemas, como en el inmunológico o en la regulación del nivel de hierro, entre otros, pero también funciona como un agente antitumoral”. Teniendo en cuenta sus amplias propiedades, la lactoferrina también se utiliza como suplemento de nutrición y se agrega a dietas para aprovechar todos sus beneficios.

 

Estefanía Massa, becaria posdoctoral del CONICET, es uno de los miembros del grupo que investigó a fondo los efectos de la lactoferrina en la fecundación, lo que le valió una distinción y reconocimiento internacional, ya que no existían estudios previos de la influencia de esta proteína en dicho proceso. “Se le conocían muchas propiedades, pero nuestro grupo descubrió un rol dentro de la reproducción humana, específicamente produciendo un efecto sobre el espermatozoide: cuando este llega al tracto femenino no está listo para fecundar al óvulo sino que tiene que pasar por distintos eventos que lo preparan para recién poder penetrarlo, fusionarse y generar el nuevo individuo. Todas las etapas suceden dentro del sitio de fecundación y es en ese lugar donde está el espermatozoide en contacto con la lactoferrina”.

 

[Img #65247]

Estefanía Massa, Aldana Gola y Sergio Ghersevich, integrantes del equipo de investigación. (Foto: Camila Casero / UNR)

 

El equipo de investigación llegó a la conclusión de que lactoferrina tiene un papel importante a la hora de que se produzca la unión entre óvulo y espermatozoides: estimula la reacción acrosómica, la capacitación espermática y reduce la interacción entre gametos. “Este último punto es importante ya que podría estar participando en una regulación para que no se produzca la polispermia, y que cada óvulo sea fecundado por un solo espermatozoide”, argumentó Massa.

 

La lactoferrina está presente en secreciones mucosas, principalmente en la leche materna, aunque también en secreciones como las lágrimas y la saliva. Sin embargo, muchos productos nutricionales tienen como agregado esta proteína ya que ayuda a la retención de hierro, favoreciendo la producción de glóbulos rojos, a tener una flora intestinal sana y también reduce la posibilidad de contraer distintas enfermedades intestinales. “Esta proteína tiene un rol multifacético y una aplicación muy amplia, de hecho hay muchos estudios clínicos que investigan sus propiedades antitumorales en parte por su participación en el sistema inmune”, añadió Ghersevich.

 

Sin embargo, la lactoferrina no es la única proteína que el grupo estudia ya que identificaron otras que también están presentes en el tracto femenino donde se produce la fecundación. “La proteína S100 A9 también participa en el sistema inmune como la lactoferrina y se puede encontrar en las mucosas. A ambas se las estudia muchas veces juntas, como por ejemplo en la enfermedad intestinal inflamatoria”, describió Massa.

 

En los últimos años, ha aumentado el interés científico sobre el tiempo que transcurre durante el encuentro de las gametas y después de la formación del embrión en las trompas de Falopio. Las proteínas y factores presentes en el momento de producirse la fecundación pueden tener una influencia decisiva y determinarán si se va poder llevar a cabo el proceso o no. “Es un ambiente que incide en gran medida en la posible fecundación, ya que los factores presentes allí influyen en dicho proceso. Además, si las células del embrión que se formó ahí están expuestas a un ambiente agresivo, se pueden generar cambios que se podrían manifestar en el nuevo individuo en su vida adulta. Lo que ocurre en esos primeros cinco o seis días podría resultar fundamental para el futuro individuo”, subrayó Ghersevich.

 

“Siempre se les dice a las futuras mamás que se cuiden durante su embarazo, pero estos primeros días son anteriores a la detección del embarazo y como no hay forma todavía de comprobarlo, el riesgo de que ocurra algo en ese período inicial puede llegar a generar cambios que podrían tener consecuencias en la vida adulta del nuevo individuo. Por ende, el cuidado debería comenzar desde el momento de la concepción, teniendo en cuenta esta situación”, comentó el bioquímico.

 

La lactoferrina es tan famosa hoy en día que cuenta con su propio congreso. A comienzos de noviembre de 2019 se desarrolló la “14th International Conference on Lactoferrin Structure, Function and Applications.” en la ciudad de Lima, donde Estefanía Massa realizó una presentación preliminar de los hallazgos de la participación de la proteína lactoferrina en el proceso reproductivo y fue distinguida con el premio “Genevieve Spik”. (Fuente: UNR. CC BY-NC-SA)

 

 



Source link