A Manuela Bergerot (Buenos Aires, 45 años), de Más Madrid, Hana Jalloul (Zaragoza, 44 años), del PSOE, y Alejandra Jacinto (Madrid, 32 años), de Unidas Podemos, les sigue compensando formar parte de la política, más de un año después de haber entrado en la Asamblea de Madrid como diputadas. Siguen sintiéndose útiles. Ahora se han unido en un proyecto que pretende alfabetizar a la sociedad en derechos civiles. Para ello, este martes han organizado conjuntamente el acto Abogacía y Justicia comprometida, donde 12 juristas compartirán “formas de ejercer la abogacía para transformar la sociedad desde los juzgados”, en palabras de Jacinto, impulsora del proyecto. Jalloul considera que es importante que “la gente sepa que la abogacía y la judicatura están para servir a la gente”. Bergerot lo ve útil para “visibilizar y apoyar las herramientas legales que luchen contra el retroceso de derechos actual”. Como en la campaña electoral de 2021, se unen, algo poco habitual en política, para una conversación a tres voces con EL PAÍS.

Entonces aseguraron al alimón que, en la región, y en materia de derechos, “estaba todo por hacer”.

—Sobre aquello, ¿seguimos igual, no se ha podido hacer nada?

Manuela Bergerot (M. B.): “Con los mimbres que hay, con unos presupuestos que Isabel Díaz Ayuso pacta con la extrema derecha, si no hubiéramos estado nosotras en la oposición para mostrar, denunciar y ofrecer un horizonte posible en la región… Hay un gran trabajo que no se ve: cómo tejemos con cada asociación, entidad, cada vecina que llevamos a comparecer a la asamblea para dar voz a quienes no la tienen, pero parece que solo hay confrontación.

—¿Tiene la izquierda alguna responsabilidad en la creación del fenómeno Ayuso? En el último barómetro del CIS de junio, y en pregunta abierta, su nombre subía puestos como elección para gobernar España.

Alejandra Jacinto (A.J.): En algunos momentos, contestamos a su última memez cuando queríamos estar hablando de otras cosas, y sí, no debemos entrar al trapo de su última ocurrencia, por calificarlo de forma elegante.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.

Suscríbete

Jacinto es la única que hace algo, no demasiado, de autocrítica. Bergerot aclara que la polarización y confrontación no son reales: “Es falso, aquí solo hay una parte que insulta y que practica el bullying político, nosotras hacemos defensas y propuestas”, en referencia al PP y Vox. Jalloul aporta: “Nosotros nunca hemos calificado de ilegítimo el Gobierno de Ayuso porque han ganado las elecciones, pero ellos sí califican de ilegítimo el Gobierno del Estado”.

Al hablar en primera persona del plural, sus referencias difieren. Bergerot es la más orgánica y lo usa para referirse a su partido, Más Madrid, que asegura “ha tocado la tecla correcta y está tejiendo con cada colectivo, entidad y asociación la alternativa”. Jalloul habla desde un lugar más institucional, en un “nosotros en el Gobierno de España” para reivindicar que, por ejemplo, “gracias a este gobierno nadie va a ir a acosar a mujeres a clínicas abortistas “. Jacinto, por su parte, no se ubica ni en uno ni en otro: “Yo me considero antes abogada y activista que política. Lo demás es coyuntural, en tanto en cuanto considere útil el proyecto político, y ahí estoy.”

—¿Sigue considerándose independiente? [Jacinto participó sin carné de partido ocupando el número cuatro en la lista de Unidas Podemos a la Comunidad de Madrid el pasado año].

A. J.: Claro que puedes tener contradicciones personales, y se pueden gestionar desde la lealtad a los compañeros y compañeras, pero a la vez aportar opinión propia, que entiendo que quieren tener en cuenta si me han invitado.

—Cuéntenme su peor momento.

Hana Jalloul (H.J.): Yo me acuerdo que saqué una proposición no de ley sobre las casas de apuestas en 2019, luego me fui a la Secretaría de Estado y volví, y siguen a cien metros de los colegios. Tenemos familias rotas y niños con ludopatías por la falta de voluntad política. Cuando ves que se hace este trabajazo y no sirve para nada, sí te frustras.

A. J.: Muy recientemente yo volví a plantear que trajéramos a comparecer a una persona de la Plataforma por la Luz de la Cañada Real, y la respuesta de la mesa fue: “¿Otra vez, Alejandra? ¡Qué pesada, qué coñazo, estás todo el santo día con la Cañada Real!”. Me sentó tan mal que al salir me eché a llorar de rabia. Me ayuda dejar el móvil a un lado, que es difícil, y estar con mi hija, sumergirme en su universo, que es también el mío. Sería legítimo desfallecer, pero creo que nuestras convicciones son fuertes.

M. B.: A mí me sostiene lo colectivo. Miro a los lados y pienso que estoy en el sitio correcto. Mi responsabilidad es resistir. Afuera, pues la maternidad, obviamente, que te atraviesa. Además, yo como buena hija de psicoanalista y argentina, voy un día a la semana a terapia y me sirve para desahogarme y corregir el foco. Me acuerdo de un día que llevamos la intervención con las menores tuteladas. Ese día se me caían las lágrimas. Es la única vez en que he perdido el control. Me levanté y me fui.

—¿Qué provocó esa rabia?

M. B.: Ver cómo se quitaban la responsabilidad que tienen sobre niñas que han sido prostituidas que están bajo su responsabilidad. ¡Dijeron que estaban fuera de los centros! Pero, ¿qué me estás diciendo, que cuando mi hijo está fuera de mi casa no es responsabilidad mía?

Hana Jalloul tiene que irse. En la mesa quedan las dos formaciones que aspiran a representar en la región el proyecto estatal de Yolanda Díaz, Sumar, que se hará público en el madrileñísimo Matadero de Madrid este viernes 8 de julio.

—¿Qué va a pasar el año que viene? ¿Qué creen que las y los madrileños esperan?

El ambiente cambia. Las risas siguen, pero ahora son nerviosas.

A. J.: Que seamos capaces de generar un proceso de transformación social, que creo que estamos en ello, no solo los partidos, contando con ellos, evidentemente, pero incorporando toda esa argamasa que sueña otro Madrid posible, y construirlo entre todas para 2023.

—Me está contando el proyecto de Yolanda Díaz.

A. J.: Bueno, es que creo que conecta al 100%.

M. B.: La alternativa que propone Yolanda como modelo de país, en la Comunidad es Más Madrid, en cómo lo está construyendo, la ilusión que está generando y el modelo que propone. No podemos negar la ilusión que está generando.

A. J.: Yo creo que no puede ser solo un partido político lo que representa eso, tiene que ser mucho más.

Y hasta aquí el consenso. En lo relativo a consumo, memoria histórica, migración, vivienda, derecho penal, laboral e internacional, medio ambiente, género, LGTBI y consumo, permanece intacto. Y así lo explicarán junto a 15 colegas en el acto de este martes, que llevará la firma de las tres formaciones políticas.

Suscríbete aquí a nuestra newsletter diaria sobre Madrid.





Source link