[ad_1]

Cuando lloramos a Berta Cáceres,
aún vimos a la abuela de mayo
arañando el suelo de raíz
y cortando ramas de retama.
 
Aquella tarde, en medio de un abrazo,
la que nunca dejó de llamar
donde nadie abría, preguntó:
 
¿No estaremos deseando caer
en la piedad de unas puertas
que no se nos van a abrir jamás?
 
Y, barre que te barre, amaneció
el día, en el que ya ni el miedo cabe.

(María Ángeles Maeso)



[ad_2]

Source link