Militantes del grupo de base de Anticapitalistas Fuencarral – El Pardo | El pasado sábado 24 de abril la despensa solidaria de la red de Cuidados de Fuencarral ubicada en el Centro Social Autogestionado (CSA) El Barco, sufrió un ataque fascista de un grupo neonazi. Este día el colectivo joven de la red de Cuidados, La Cucaña, organizaba durante toda la jornada un Mundialito antirracista en el barrio. El objetivo, conseguir recursos para apoyar la despensa solidaria. El evento comenzó con una señal que a última hora de la tarde culminaría con los hechos que denunciamos y condenamos junto a los vecinos y vecinas del barrio de Fuencarral apoyando y sumándonos al comunicado que compartimos más abajo. Las pistas donde se iban a realizar los torneos de fútbol, amanecieron llenas de aceite y cristales. Pero el odio de este grupo no pudo detener la auto-organización vecinal. El Mundialito antirracista fue todo un éxito!

A última hora de la tarde, 4 de las vecinas de la red de cuidados se dirigieron al centro social para dejar donaciones de alimentos. Una vez allí 15 neonazis pertenecientes al grupo Bastión Frontal irrumpieron en el local con violencia portando bates de aluminio, porras extensibles y cascos de moto. Destrozaron parte del mobiliario, cestas de comida de la despensa, y amedrentaron a las vecinas llegando a agredirlas.

Comunicado CSA El Barco, Red de Cuidados Fuencarral el Pardo y La Cucaña pincha aquí

La Despensa Solidaria de Fuencarral es una iniciativa de auto-organización vecinal puesta en marcha, al igual que sucedió en la mayoría de barrios y pueblos de la comunidad de Madrid, a raíz del colapso de servicios sociales durante el confinamiento, y a la no asunción por parte de las instituciones de su responsabilidad con nuestros vecinos y vecinas en situación de mayor vulnerabilidad. Situación agudizada por la crisis socioeconómica que arrastramos desde hace más de una década y que se viene profundizando cada vez más con la pandemia, sin respuesta institucional por parte de la comunidad de Madrid, ni mayor inversión en lo público frente a la urgencia.

Condenamos el fascismo que asola nuestros barrios y condenamos el capitalismo que lo origina. Porque de qué sirve una cosa sin la otra? La redes de cuidados y apoyo mutuo son lucha antifascista en sí mismas porque van a la raíz de la lógica capitalista para subertirla y construir la alternativa generado comunidad y solidaridad obrera para dar una solución colectiva y digna a una problematica común en nuestros barrios que son diversos y multiculturales.

El fascismo se vale del miedo para ejercer control, pero en los barrios nos organizamos y no tenemos miedo. No necesitamos eufemismos: llamamos neonazis a los integrantes de Bastión Frontal y fascista a su ideología del odio y de la intolerancia. El antifascismo no es solamente una cuestión que se resuelva en las urnas. Evitar que los neonazis entren en nuestros barrios y el fascismo crezca, sólo será posible autoorganizándonos y construyendo solidaridad de clase, diversa y multicultural.

Por todo ello mostramos todo nuestro apoyo al CSA El Barco, La Cucaña y a todo el tejido vecinal de Fuencarral y los barrios y pueblos de Madrid que están poniendo el cuerpo para sostener las despensas solidarias y las redes de cuidados, y enfrentando a los ultras de extrema derecha.





Source link