[ad_1]

La economía es una ciencia que nace para explicar la escasez. Los recursos son limitados pero no así las necesidades y los deseos de las personas; por ello, y para evitar la pobreza, los agentes han de tomar decisiones. La economía utiliza modelos estadísticos y datos matemáticos a fin de que esas decisiones sean las más adecuadas. Pero no todo siempre es ciencia. Los economistas clásicos como Adam Smith y David Hume y más recientemente John Maynard Keynes se quejaban de que muchas veces las decisiones económicas son irracionales, casi como si estuviésemos poseídos por espíritus animales que nos llevan a actuar al margen de la lógica y los datos.

Un siglo después de que el economista inglés lamentase los impulsos primarios de muchos actores económicos, en España la emoción vence a la razón en la economía. Las interpretaciones gubernamentales de las cifras del PIB, el empleo, la inflación, los tipos de interés, los salarios, las pensiones y los impuestos siempre son las mismas. Da igual lo que diga el dato, el guion es siempre idéntico: «Qué buena situación la de la economía española gracias a la excelente gestión del gobierno».

Cerramos 2022 con una subida del PIB del 5,5% y el titular dictado por el Gobierno es que crecemos más que nadie en Europa, obviando que somos el único país de la eurozona que no ha recuperado el PIB prepandemia. La economía española en febrero de 2023 es más pequeña que en febrero de 2020. Tres años perdidos.

Superamos la cifra de 20 millones de empleados y la euforia se instala en la sala de prensa del Consejo de Ministros sin analizar que las horas trabajadas hoy son menos que las de hace tres años ni que la factura del desempleo es mayor que antes del covid. Perdemos productividad, pero lo celebramos como si España fuese la nueva Suiza cuando seguimos siendo la pareja de baile de Grecia.

SMI que desincentiva

La inflación subyacente se dispara en nuestro país pese a las acciones desesperadas de política económica y los portavoces de los partidos que apoyan al Gobierno repiten el argumento oficial de que somos el oasis europeo de los precios. Poco les importa que en la cola de los supermercados crezca la indignación y que el Banco Central Europeo no entienda de fronteras locales y siga subiendo los tipos de interés para frenar el IPC continental. El discurso triunfalista sobre nuestra supuesta ventaja inflacionaria se derrumba cuando los ciudadanos comprueban en sus cuentas las subidas de la cuota de la hipoteca o la ruina de una cesta de la compra por las nubes.

Solo con muchos emprendedores España podrá generar la suficiente actividad para acabar con la pobreza que ha traído esta crisis

El salario mínimo alcanza en cuatro años una subida del 47% y hay que felicitarse porque somos el país del mundo que más ayuda a los trabajadores con menores ingresos. Quién paga esta decisión del Boletín Oficial del Estado (BOE) es lo de menos. 

Parece muy fácil subir el sueldo por decreto a dos millones de empleados cuando los que pagan las nóminas no trabajan en los ministerios. Pero es muy difícil concluir que cuando suben el precio de un bien (y el salario es el precio del trabajo) estamos provocando que baje la demanda del mismo en el medio plazo. ¿De qué sirve un SMI alto, si lo que se consigue es desincentivar la creación de empleo?

Las pensiones suben con la inflación y celebramos que somos la nación con más dignidad de Occidente con sus personas mayores. Nada en las soflamas del fin de semana de que la presión fiscal en España es ya de las más altas de Europa o que nuestro gasto social está como el de Suecia y Alemania, sin serlo en nuestra capacidad de generar riqueza. 

Aumento de las cotizaciones

Tampoco se encontrará en esos mítines una sola palabra de reconocimiento a los empresarios que han tenido que asumir una brutal subida de las cotizaciones para pagar la indexación de las jubilaciones. En cambio, el hostigamiento a los empresarios se ha convertido en habitual. No hay día que un ministro ataque a la empresa, cuando la razón indica que solo con muchos emprendedores España podrá generar la suficiente actividad que acabe con la pobreza que nos ha traído esta crisis.

Noticias relacionadas

Pedro Sánchez es doctor en Economía, y Nadia Calviño, economista del Estado, por lo que no me cabe duda de que conocen bien la teoría keynesiana. Saben de lo que hablan. No confunden emociones y datos. No están poseídos de ningún espíritu animal. Pero como en la película de ciencia ficción, Matrix -en la que el protagonista vive en una distopía y ha de elegir entre tomar una pastilla azul que le mantendrá en un mundo de plácida fantasía o una pastilla roja para ser consciente de la dolorosa realidad-, ambos han tomado una decisión. 

Los españoles nos merecemos esa pastilla azul, por lo menos este 2023. Así, van a hacer todo lo que esté en su mano para ello y no es poco, con un presupuesto público inflado por los fondos Next Generation y la recaudación no deflactada. Los demás no tendremos más remedio que optar entre vivir tranquilos pero engañados o intranquilos pero informados. No será sencillo pero yo lo tengo claro.

[ad_2]

Source link