[ad_1]

SEVILLA, 17 Feb. (EUROPA PRESS) –

El Ministerio de Consumo ha anunciado este viernes su intención de «abordar directamente el problema» de los cortes de suministro y «precariedad energética» que padecen «miles de familias» en los barrios obreros de Sevilla capital. Así lo ha asegurado la confluencia Podemos-Izquierda Unida en una nota de prensa en la que ha recogido la reunión mantenida por el secretario general de Consumo, Rafael Escudero, con representantes de los vecinos afectados y en la que han participado también la candidata a la Alcaldía de Podemos-Izquierda Unida, Susana Hornillo, y el número dos de la confluencia, Ismael Sánchez.

Según ha explicado la confluencia, Escudero se ha comprometido con entidades como Nosotros también somos Sevilla, Stop Apagones del Polígono Sur, Barrios Hartos y la Asociación Andaluza de Barrios Ignorados a «contactar directamente con la multinacional Endesa para mediar en el conflicto y lograr una solución», al tiempo que ha prometido que «coordinará las acciones necesarias para ello junto al resto de administraciones públicas involucradas».

Por su parte, la candidata a la Alcaldía, Susana Hornillo, ha manifestado que la reunión representa «un paso más en la lucha social de los barrios obreros frente a años de vulneración de sus derechos por parte de la multinacional Endesa». En este sentido, la portavoz municipal de Podemos ha reprochado la actitud «tibia» del alcalde Antonio Muñoz, «incapaz de defender a sus vecinos ante la hostilidad de una empresa millonaria» que pretende «deshumanizar y culpabilizar» a la población «víctima de la falta de inversiones en las redes de distribución».

Asimismo, Hornillo ha reclamado al Gobierno autonómico que «deje de hacerse eco de las explicaciones desesperadas» de Endesa e «intervenga» en el caso realizando inspecciones «masivas» del funcionamiento del sistema eléctrico en los barrios obreros. Según ha apuntado, estos informes sobre las redes resultarán «determinantes» para abrir «posibles causas judiciales» contra los responsables de la «precariedad energética», un problema que, en su opinión, «merma la calidad de vida de la ciudadanía y pone en riesgo la supervivencia de personas vulnerables».

Ismael Sánchez, por su parte, ha afirmado que Endesa «atenta» contra derechos fundamentales de un colectivo «especialmente vulnerable», toda vez que los afectados son familias trabajadoras de barrios obreros que están «pagando por un servicio que no están recibiendo». «Hay efectos negativos directos sobre sus vidas y su salud», ha insistido el número dos de la confluencia, que ha recordado que estas zonas «cuentan con un elevado porcentaje de personas mayores, enfermas y electrodependientes».

[ad_2]

Source link