[ad_1]

Hace poco más de 10 días la Organización Mundial de la Salud alertaba de la aparición de un brote causado por el virus del Marburgo en una zona remota y fronteriza entre Gabón y Camerún. 

Por el momento se conoce poco tanto en lo referente al número de casos como en la manera en que está evolucionando la enfermedad.

En estos momentos sólo sabemos que hay 16 contactos ingresados en hospitales y 9 personas han muerto. 

A día de hoy no ha habido ningún caso fuera de África.

Sin embargo, ya se han activado todos los protocolos de las autoridades sanitarias para que los centros sanitarios sepan cómo actuar en el caso de que detectaran algún infectado. 

¿Qué es el virus de Marburgo y cómo se transmite?

La doctora Natalia Rodríguez Valero, especialista en medicina interna y medicina tropical del departamento de Salud Internacional y Medicina Tropical del Hospital Clínic, nos lo descubre en 4 pinceladas:

  1. «El virus de Marburgo es un filovirus, muy similar al ébola, que provoca fiebres hemorrágicas que pueden ser graves y en algunos casos causar la muerte del paciente que se infecta».
  2. «Se transmite por el contacto entre personas”. 
  3. “El virus tiene un período de incubación de 28 días».
  4. «Se inicia con unos síntomas que dificultan distinguir de qué enfermedad se trata. Pasados unos días, se producen hemorragias sobre todo gastrointestinales, que son el síntoma más típico del Marburgo”.

Foto: https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Vir001252-f1.gif


¿Qué síntomas tiene esta enfermedad?

Los síntomas de la infección que provoca este virus podrían resumirse en tres fases:

  • En un primer momento el paciente infectado presenta fiebre, un dolor de cabeza intenso, dolores musculares y malestar general. 
  • Pasado tres días de las primeras molestias pueden aparecer otras como diarrea, dolor abdominal, náuseas y vómitos. 
  • Por último, muchos enfermos experimentas graves hemorragias a los 5 o 7 días de la infección. 

Pero los síntomas y la evolución de la enfermedad, tal y como explica la OMS, serían los siguientes:

  • Empieza bruscamente, con fiebre elevada, cefalea intensa y gran malestar, así como con frecuentes dolores musculares.
  • Al tercer día pueden aparecer diarrea acuosa intensa, dolor y cólicos abdominales, náuseas y vómitos.
  • La diarrea puede persistir una semana.
  • En esta fase se ha descrito que los pacientes presentan «aspecto de fantasma» debido al hundimiento de los ojos, la inexpresividad facial y el letargo extremo.
  • En el brote europeo registrado en 1967, la mayoría de los pacientes presentaron una erupción cutánea no pruriginosa de 2 a 7 días después del inicio de los síntomas.
  • Muchos enfermos tienen manifestaciones hemorrágicas graves a los 5 a 7 días.
  • Los casos mortales suelen presentar alguna forma de hemorragia, a menudo en varios órganos.
  • La presencia de sangre fresca en los vómitos y las heces suele acompañarse de hemorragia por la nariz, las encías y la vagina.
  • El sangrado espontáneo en los lugares de venopunción donde se administran líquidos o se extraen muestras de sangre puede ser especialmente problemático.
  • Durante la fase grave de la enfermedad, los pacientes presentan persistentemente fiebre elevada.
  • La afectación del sistema nervioso central puede producir confusión, irritabilidad y agresividad.
  • Se han descrito asimismo casos ocasionales de orquitis (inflamación de uno o ambos testículos) en la fase tardía de la enfermedad (a los 15 días de su inicio).

En los casos mortales, el óbito suele producirse a los 8 o 9 días del inicio de los síntomas y se suele preceder de grandes pérdidas de sangre y de choque.

¿Cómo se trasmite el virus y cuándo lo conocimos?

El huésped natural del virus se cree que es el murciélago de la fruta (Rousettus aegyptiacus, familia Pteropodidae) y de hecho se están estudiando los movimientos migratorios de estos animales para ver hacia dónde podría extenderse la enfermedad.

También pueden transmitir el Marburgo otros animales como el mono verde. 

Para encontrar casos de infección por el virus de Marburgo en Europa hay que remontarse hasta el año 1967 . Estos contagios se produjeron por la experimentación en laboratorio con estos animales. 

El virus se transmite de estos murciélagos al ser humano y se propaga entre estos directamente, ya que, tal y como explica la explica la doctora Rodríguez Valero:

«Una vez infectada una persona y desarrollado síntomas, puede propagar la enfermedad a otras personas mediante el contacto directo de su piel lesionada o las mucosas, así como a través de secreciones como sangre o líquidos corporales”.

Además, al igual que ocurre con el ébola, el virus de Marburgo puede transmitirse por vía sexual “incluso meses después de que la persona infectada se haya curado”. 

Por último, el Marburgo también puede transmitirse por contacto indirecto de superficies y ropa contaminadas como ropa de cama y equipos médicos de personas con síntomas.

Organización Mundial de la Salud.


Una enfermedad sin tratamiento 

Como explica la especialista en enfermedades tropicales del Hospital Clínic, todavía no hay tratamiento para la enfermedad que provoca el virus de Marburgo. Lo que si hay son “vacunas que han sido exitosas en modelos animales y que podrían usarse en humanos en fase experimental”. 

Así que lo único que queda a los sanitarios a la hora de tratar a los contagiados por este virus es tratar los síntomas. 

  • “El mayor problema es la gran pérdida de líquidos que sufre el paciente. En las UCI de los hospitales de los países con renta alta es sencillo ajustar este balance de líquidos, pero en las zonas rurales y de renta baja, que es donde afecta la enfermedad, es mucho más complicado y, por tanto, es más probable que la enfermedad se complique. Hasta ahora se ha demostrado que la rehidratación y tratamiento precoz de los síntomas reducen la mortalidad”.

¿Debemos preocuparnos en Europa por este brote?

El primer caso de Marburgo se detectó en Uganda en 1967 con 24 casos y provocó una mortalidad del 20%. Ese mismo año se registraron casos del virus en Fráncfort (Alemania) y Belgrado (Serbia), asociados a la experimentación en el laboratorio con monos verdes africanos importados de Uganda. 

Más tarde fueron apareciendo brotes más pequeños.

Pero los mayores brotes hasta ahora se produjeron en:

  • La República Democrática del Congo en 1998, con 154 personas infectadas y causando un 83% de mortalidad.
  • Y 7 años más tarde en Angola con 250 pacientes y generando un 90% de mortalidad.

Desde entonces ha habido casos esporádicos.

Se calcula que el primer contagio del brote que está activo ahora mismo “podría haberse dado este enero, pero todos los brotes del Marburgo han sido limitados en comparación con el Ébola, que generó en 2014 el brote más extenso y complejo desde que se descubrió el virus en 1976”, detalla la experta. 

Entonces, ¿pueden producirse contagios en Europa como ocurrió con el coronavirus?

La doctora Rodríguez Valero responde:

  • “Con cualquier virus, para asegurar que no hay casos secundarios deben haber pasado 4 semanas desde que se detecta un caso, y 42 días para declarar el brote controlado. Aún no se conoce bien el número de casos, pero se está actuando rápidamente”. 

Además, la zona en la que se ha desatado este brote también puede influir en su extensión. “Que afecte a una zona rural implica que es una zona aislada y con menos gente, y por tanto es positivo en cuanto al número de contagios. Además, en África se están realizando restricciones de movimiento. Hay más de 4.000 personas en cuarentena, y a una veintena se les está haciendo un seguimiento por ser contacto estrecho con personas infectadas”.

Así que, “hay que esperar a ver cómo evoluciona el virus, pero por ahora no debe ser motivo de alarma; además, la pandemia de la COVID ha dejado un aprendizaje: una mejor capacidad de respuesta y gestión de las situaciones epidémicas presentes y futuras”.

[ad_2]

Source link