Nicolás Monterde Izquierdo | El pasado 4 de enero estalló una autentica revuelta popular en Kazajistán como nunca se había visto en la historia del país túrquico. A pesar de que esta se extendió a lo largo de 20 ciudades del país, el foco de la revuelta fue Almaty, antigua capital y ciudad más poblada (2 millones de habitantes). La revuelta estalla a raíz de la subida del gas licuado del petróleo, una alternativa más barata a la gasolina, que en los últimos años no ha parado de subir de precio debido a la liberalización del sector anunciada por el gobierno en 2019.

Kazajistán logró su independencia hace 30 años (16 de diciembre de 1991), fue de hecho la última exrepública soviética en abandonar la antigua URSS, después incluso que Rusia. Desde su independencia el país ha estado prácticamente gobernado por un solo hombre: Nursultan Nazarbayev. Este, que fue el último presidente de la antigua República Socialista Soviética de Kazajistán, lideró la transición del país hacia la independencia y se convirtió en presidente de la nación durante casi 30 años. En 2019, tras un repunte de las protestas y el delicado estado de salud del Nazarbayev, le obliga a dimitir eligiendo a Kasim-Yomart Tokayev como su sucesor al frente del gobierno. Sin embargo, este se reserva para si un puesto vitalicio en el Consejo Nacional de Seguridad, una especie de órgano consultivo al que puede acudir el gobierno y formado por la oligarquía cercana a Nazarbayev. El actual presidente Tokayev, puesto a dedo por el expresidente, se ha caracterizado por una línea continuista con respecto a su predecesor.

Kazajistán es uno de los países más grandes del mundo con grandes reservas de recursos naturales. Entre ellos cabe destacar: el uranio, siendo su principal productor en el mundo, de cromo, de zinc y de plomo. Además, es un gran productor de carbón, hierro y oro, encontrándose entre los diez primeros en el mundo. También posee grandes reservas tanto de gas como de petróleo, se calcula que un 11% de las reservas mundiales se encuentra en este país túrquico. Gran parte de la explotación de estas reservas está en manos de empresas extractivistas norteamericanas, entre un 60-65%, yendo a parar en su mayoría a Occidente y concretamente a la Unión Europea. Solo un 5% estaría en manos de empresas rusas. Sin embargo, el expansionismo chino en la región, condición sine qua non para impulsar su macroproyecto de la Nueva Ruta de la Seda, ha aumentado el intereses chino sobre el territorio, sobre todo en cuanto al gas. La subida fulminante de la demanda interna de gas y gasolina, unido a que la mayoría de lo producido va dirigido a las exportaciones, ha motivado mayormente el aumento imparable de los precios, de 60 a 120 tenge.  

Kazajistán es el país con más rusos étnicos fuera de Rusia, se calcula que un 20% de la población es étnicamente rusa. Aunque esta ha disminuido considerablemente, ya que en los años 70 estaba por encima del 40%. Esto en parte explica la apuesta geopolítica del país hacía Rusia, formando parte de la CSTO, la alianza militar rusa, que comparte con Armenia, Bielorrusia, Kirguistán y Tayikistán. Además, fue promotora del Consejo de Cooperación de los Estados de Habla Túrquica, integrado por Uzbekistán, Azerbaiyán, Turquía y Kirguistán, para apoyarse en cuestiones de seguridad nacional e internacionalmente.

Volviendo a la protesta en sí, cabe recordar que esta se inició hace unos días en la ciudad de Zhanaozen a partir de una huelga obrera del sector extractivista por la subida del gas. Esta ciudad se ha convertido en el corazón obrero del país, protagonizando numerosas huelgas y entre ellas destacando la de 2011, de la que hace poco se cumplía el décimo aniversario. En 2011 se produjo una huelga a la que la policía kazaja respondió con disparos y varios muertos entre las filas obreras. La reacción del gobierno de Nazarbayev fue la persecución sin excepción del sindicalismo, que quedó a efectos prácticos fuera de la ley. Se desmontó el principal sindicato del país y se metió en la cárcel a todos los sindicalistas. Hoy el sindicalismo independiente es ilegal, pero no impide que se produzcan de media 60 huelgas anuales (todas ilegales), la mayoría del sector extractivista.

De nuevo la clase trabajadora golpea donde es más fuerte y donde más experiencia combativa acumula, y a pesar de la clandestinidad de los sindicatos, esta propinó tal golpe al régimen corrupto y mafioso de Tokayev que el país entero se puso a la ofensiva. El día 2 se iniciaron las protestas obreras en la región de Mangistau, al este del país. El día 3 las protestas se extendieron al resto del país y aparecieron demandas sociales y políticas más amplias: mejores salarios, en un país donde de media se gana 5$ al día; aumento de las pensiones y adelanto de la edad de jubilación; precios del gas y la gasolina más asequibles; y la creación de una república parlamentaria que acabe con la oligarquía gobernante. El día 4, al no dispersarse los manifestantes durante el día anterior, empezaron los enfrentamientos con la policía kazaja. El día 5 la revuelta se desató en la capital con mucha fuerza. El gobierno respondió con represión, tal y como ya había hecho en 2011, pero ante la amenaza de la expansión de las protestas se decidió reducir el precio del gas, muy por debajo de lo que estaba antes. Sin embargo, ya era demasiado tarde. La subida del gas había sido el catalizador de una revuelta que, aunque espontánea, recogía las demandas de libertad y mejores condiciones sociales que se venían revindicando durante las últimas décadas.

El corazón de las protestas fue la ciudad de Almaty, que históricamente ha sido una de las más combativas. La etnia mayoritaria de esta ciudad es la kazaja y en esta se encuentran los sectores más aperturistas del país. A lo largo del día 4 de enero la población de la ciudad tomó las comisarias requisando material militar; los edificios gubernamentales, los cuales quedaron en llamas durante horas; la sede del partido gobernante quedó arrasada; el aeropuerto de la ciudad se tomó; y las sedes de las televisiones del régimen fueron de igual forma tomadas. El gobierno había perdido todo el control, las fuerzas de seguridad de la ciudad, a pesar de la represión, fueron expulsadas por los propios manifestantes. El gobierno de Tokayev movió ficha aceptando la dimisión de Nazarbayev como primer ministro, declarando el estado de emergencia en la región, movilizando al ejército y desactivando internet en toda el país. Esto último ha dificultado evidentemente el seguimiento de la revuelta que aún sigue en estado de efervescencia.

La última información que nos ha llegado es la intervención de la CSTO en el país a petición del presidente Tokayev. Este definió a los manifestantes como terroristas entrenados en el extranjero para desestabilizar el país, y en base a eso pedía el envío de tropas a la CSTO. Sabemos que ha ordenado disparar a matar a todo aquel manifestante que siga por las calles de Almaty, y que las víctimas se cuentan por decenas. El número de detenidos es posible que supere los 3000 en estos momentos, pero es una cifra desactualizada El día que recordamos con tristeza el aniversario de la Primavera de Praga, nos encontramos con la primera intervención militar de la historia de la CSTO, con Rusia a la cabeza. Se ha calculado que el contingente que se enviará será de unos 2500 soldados, la mayoría rusos, y que en estos momentos se están dirigiendo a la ciudad de Almaty para restablecer el orden. También tienen la orden de disparar a matar si fuese preciso y estos estarán en el país durante el tiempo que se precise su presencia.

A pesar de la resistencia valerosa de la población de Almaty frente al terror del ejercito kazajo, la situación de la revuelta a día 7 de enero de 2022 parece crítica, no solo por la intervención rusa, sino por la posición del sujeto de la revuelta. Para empezar, aunque Almaty es la ciudad más populosa, no es la capital. El centro administrativo del país se encuentra en Astraná, donde la revuelta fue más fácilmente reprimida. El gobierno de Tokayev se hace fuerte en la capital y le permite desde allí controlar buena parte del país. Pero el gran obstáculo de la propia revuelta, lo que ahora mismo la hace tropezar no es la falta de combatividad o determinación, sino la falta de dirección política. La oposición política en Kazajistán ha sido, al igual que el sindicalismo, fuertemente perseguida. Que sepamos solo dos partidos han llamado a la protesta, ambos con un carácter local: un partido de corte democrático-liberal y otro controlado por un mafioso perseguido por la justicia. También existe una oposición islamista, aunque no muy relevante, y otra nacionalista anti-rusa, que reclama un cambio de 180º de la política exterior del país.

En los últimos años ha comenzado a florecer un movimiento revolucionario con cierto peso, y que encabeza el Partido Comunista de Kazajistán y Resistencia Socialista de Kazajistán, el primero ilegalizado desde 2012 y el segundo fuertemente perseguido. A pesar de que son grupos minoritarios y perseguidos por las autoridades, han mostrado una gran implantación entre la clase obrera kazaja. El periodo de huelgas que se inició en 2011 ha ido aumentando la influencia de estas organizaciones entre la clase trabajadora, sobre todo en el sector extractivista, uno de los más combativos del país. En estos momentos Resistencia Socialista de Kazajistán ha llamado a continuar la revuelta organizando una huelga general que paralice al país entero. Además, han impulsado la creación de comités para organizar la revuelta desde abajo y otorgarla una dirección consciente. Han negado cualquier clase de implicación occidental en la preparación de las protestas, ya que la revuelta es la culminación de un periodo de intensificación social que la clase obrera ha encabezado desde hace una década. Sus demandas son muy concretas: restablecimiento de la libertad sindical, legalización de los partidos revolucionarios, dimisión del gobierno de Tokayev, amnistía para los presos políticos y socialización de las empresas extractivistas extranjeras.

Por otro lado, está el gobierno de Tokayev. Este parece reforzar la inclinación pro-rusa a pesar del alarmismo que sugirió la dimisión de Nazarbayev, ferviente pro-ruso en cuanto a la disposición geopolítica del país. Parece que la elite oligárquica del país se mantiene, cambiando algunas caras, pero manteniendo lo fundamental. Aunque no sabemos si saldrá herida de muerte de esta revuelta, ya que ahora más que nunca están en manos de Moscú. Y conocemos de sobra como acaban los regímenes cuya oligarquía es títere de los designios imperialista de “x” o “y”. La situación crítica del país abría dos caminos: el bielorruso o el ucraniano. El bielorruso supondría el mantenimiento del régimen, con alguna que otra reforma superficial, y un reforzamiento del eje pro-ruso. Mientras, el ucraniano abría la puerta a un repliegue nacional, con un cambio de oligarquías, rompiendo con el eje ruso y acercándose a occidente. Parece que el caso de Kazajistán está más cerca del primero que del segundo.

Aunque desde aquí debiéramos abogar por una tercera vía: criticar el imperialismo ruso que manda a sus legiones a aplastar la revuelta, al mismo tiempo que a las empresas occidentales que explotan a la clase obrera kazaja. Apoyar y animar al pueblo kazajo a conquistar a través de la lucha los derechos políticos y sociales que el régimen decrepito y mafioso de Nazarbayev-Tokayev les ha negado sistemáticamente. Y ante todo sacar las lecciones que nos prestan el sindicalismo y las luchas obreras kazajas, que tanta combatividad y determinación han demostrado. Desde el Estado español: ¡Solidaridad e internacionalismo con la lucha del pueblo kazajo!

 

Bibliografía

Lefteast. «A Color Revolution or a Working-Class Uprising?: An Interview with Aynur Kurmanov on the Protests in Kazakhstan», 6 de enero de 2022. https://lefteast.org/a-color-revolution-or-a-working-class-uprising-an-interview-with-aynur-kurmanov-on-the-protests-in-kazakhstan/

Canorea, Alejandro López. «La revuelta que desbordó Kazajistán». Descifrando la Guerra (blog), 6 de enero de 2022. https://www.descifrandolaguerra.es/la-revuelta-que-desbordo-kazajistan/

Descifrando la Guerra. ÚLTIMA HORA – Revuelta en Kazajistán. Accedido 7 de enero de 2022. https://www.twitch.tv/descifrandolaguerra/v/1253861654?sr=a&t=2s

«Magister Ludi: República de Kazajistán: Geopolítica». Accedido 7 de enero de 2022. http://percyacunnavigil.blogspot.com/2018/08/republica-de-kazajistan-geopolitica.html

«Reformation of the Gas Market in Kazakhstan: Major Problems and Legal Aspects». Accedido 7 de enero de 2022. https://gratanet.com/publications/gas-market-major-problems-and-legal-aspects

VisualPolitik. ¿Es KAZAJISTÁN el DUBÁI de la Estepa?  – VisualPolitik, 2016. https://www.youtube.com/watch?v=RXpnggAoI_M

«Социалистическое движение Казахстана » ЗАБАСТОВКИ И МИТИНГИ ОХВАТИЛИ ПРАКТИЧЕСКИ ВСЕ РЕГИОНЫ КАЗАХСТАНА». Accedido 7 de enero de 2022. http://socialismkz.info/?p=26797





Source link