SEVILLA, 18 May. (EUROPA PRESS) –

La asociación memorialista Comisión por el Derecho a las Exhumaciones, perteneciente a la Asamblea de Familiares y Asociaciones de Memoria Histórica de la Plaza de la Gavidia, ha remitido diferentes escritos de queja a la Oficina del Defensor del Pueblo Andaluz, ante la «falta de respuesta» de la Diputación de Sevilla, la Consejería de Cultura y la Secretaría de Estado de Memoria Democrática, a sus peticiones para una «campaña institucional» de recogida de muestras genéticas de familiares de víctimas de la Guerra Civil y la represión franquista, para «salvar el ADN de los mayores» con el que poder identificar los restos humanos rescatados de las fosas, pues esa «generación se está yendo por el tiempo transcurrido y ahora también por la pandemia».

A finales de 2020, recordemoslo, el colectivo avisaba de la situación de las personas mayores que eran «niños y niñas» en el golpe de estado de 1936, la Guerra Civil y la posterior represión franquista, quienes «en muchos casos quedaron huérfanos» fruto de aquellos «crueles» acontecimientos y que «estos días sufren doblemente, por las demoras» en los proyectos de exhumación destinados a rescatar los restos de sus progenitores y por «estar padeciendo el virus en su modalidad más grave».

En ese sentido, el colectivo exponía el caso de un anciano de 83 años «fallecido recientemente a causa del virus» y que en 1936 había quedado «huérfano de padre y madre cuando las fuerzas golpistas entraron en su pueblo», sin saber siquiera «el lugar donde arrojaron los cuerpos» de sus progenitores. Y es que gracias a que este hombre pudo «dejar sus muestras de ADN» de la mano de la asociación, «al menos sus descendientes podrán algún día localizar» a los padres del mismo.

CAMPAÑA DE RECOGIDA DE MUESTRAS GENÉTICAS

Avisando de que para el proceso de «reparación» perseguido por el espíritu memorialista «es fundamental» el AND de los familiares de las víctimas de la Guerra Civil y la represión franquista, para poder identificar sus restos, la asociación reclamaba a las administraciones «una campaña institucional» destinada a la «recogida de muestras genéticas de todas aquellas familias que están interesadas en localizar a sus familiares desaparecidos y/o a sus bebés robados».

Se trata, según el colectivo, de «salvar el AND de nuestros mayores, de la generación que se nos está yendo por el tiempo transcurrido y ahora también, en parte y de forma acelerada, por la
pandemia». «Una campaña de difusión de la importancia de la recogida de muestras de ADN podría mitigar el grave problema de cómo atender a los familiares adecuadamente», sostenía el colectivo memorialista.

Pero tras sus diversos escritos a las Administraciones, la asociación ha elevado diferentes quejas ante la Oficina del Defensor del Pueblo Andaluz, dirigida por Jesús Maeztu, por la «falta de respuesta» en la que incurren la Diputación de Sevilla, la Consejería de Cultura y la Secretaría de Estado de Memoria Democrática, según tales quejas recogidas por Europa Press.



Source link