[ad_1]

Dos semanas después de que la francesa SNCF estrenara el recorrido Barcelona – París en solitario, Renfe contrataca en la esfera internacional. La operadora española ha anunciado este viernes que desde el 22 de diciembre cuenta con los permisos necesarios para ofrecer el Madrid-Marsella y el Barcelona-Lyon, dos servicios que había hecho conjuntamente durante una década con los galos.

Una vez superado el plácet de la Agencia de Seguridad Francesa (EPSF) y la validación europea, Renfe aspira a poder comercializar de nuevo estos viajes antes del verano, han informado fuentes de la empresa ferroviaria. Su propósito es ofrecer 14 viajes diarios para cada conexión, es decir, 28 en total, aprovechando la liberalización del mercado de viajeros del país vecino, mucho menos desarrollado que el español. Las primeras pruebas en la infraestructura francesa se iniciarán el 16 de enero.

Con Ouigo consolidado

SNCF y Renfe rompieron en diciembre tras varios meses de negociación aunque los motivos de la discordia no coinciden. Los responsables ferroviarios franceses aseguraron que el déficit de la empresa Elipsos, la sociedad conjunta entre ambas compañías, era de 10 millones de euros anuales, o sea, 100 millones en casi 10 años y que el único servicio que no era deficitario era el Barcelona-París. No obstante, los españoles consideran que la decisión de los galos fue «unilateral».

Fue entonces cuando Renfe anunció que mantendría los precios del Avant hasta Figueres, a pesar de haber perdido varias circulaciones tras el desencuentro con SNCF, a quien acusa de haberse desvinculado de la sociedad «una vez su servicio de alta velocidad Ouigo está consolidado en el mercado ferroviario español», replican. La compañía francesa sabía que ellos «podían operar en solitario y Renfe aún no: se trata de una decisión exclusivamente estratégica y no pueden aducirse motivos económicos».

Formación del personal

Noticias relacionadas

Para poder iniciar las operaciones comerciales en verano, como pretende Renfe, es necesaria la formación de los maquinistas (que se alargará hasta mediados de abril) y del personal de intervención, que ya se ha iniciado y que se irá ampliando en las próximas semanas, aseguran. El Centro de Gestión de Operaciones para servir estos nuevos trayectos estará ubicado en Barcelona.

Sin embargo, los encontronazos entre dos operadoras ferroviarias en competencia están lejos de acabar. De hecho, la operadora que dirige Isaías Táboas ha asegurado que seguirán trabajando para conseguir el Certificado de Seguridad que les permita circular en toda Francia («como ya lo tiene SNCF-Ouigo para operar en España», subrayan desde Renfe) y así poder aprovechar la «incipiente liberalización» que el Estado francés y la SNCF han anunciado. 

[ad_2]

Source link