[ad_1]

La reina Letizia siempre ha sido una apasionada de la música y durante años ha intentado, discretamente, acudir a todos los conciertos que ha podido. Ahora que la princesa Leonor y la infanta Sofía tienen 16 y 15 años respectivamente, y son todas unas adolescentes hechas y derechas, comparten su afición por la música y hasta gustos musicales. Por eso, no le ha extrañado a nadie que acudieran juntas al concierto de uno de los cantantes pop más famosos del mundo antes de iniciar sus vacaciones en Mallorca.

Así, el pasado 29 de julio, cuando el rey Felipe ya se había trasladado a Palma para comenzar a regatear de cara a la Copa del rey Mapfre, su esposa y sus hijas tenían una cita ineludible con el cantante británico Harry Styles, exmiembro de la banda One Direction, que ofrecía su único concierto en el Wizink Center de Madrid. Tras cuatro años sin pisar nuestro país a causa de la pandemia, el pasado viernes, dos años y dos meses tarde de lo programado inicialmente, por fin presentó su último disco: Harry’s House.

Con su habitual discreción, Letizia y sus hijas acudieron al recinto acompañadas por varios miembros de seguridad de la Casa Real, y minutos de iniciarse el concierto, pudieron acudir al camerino del cantante para saludarle. Lástimas que no haya trascendido ninguna imagen de este encuentro, seguramente muy especial para las más jóvenes de la Casa real.

[ad_2]

Source link