Su imagen tumbada en una camilla llena de sangre dio la vuelta al mundo tras el bombardeo al hospital de maternidad de Mariúpol, en el sureste de Ucrania. La fotografía mostraba el terror de la guerra, justo en ese momento la mujer había sobrevivido al ataque ruso y estaba siendo trasladada de urgencia a otro centro hospitalario. Este lunes, según publica la agencia The Associated Press, se ha conocido que tanto ella como su bebé han fallecido.

En este segundo hospital, cerca de la línea de combate entre ucranios y rusos, un equipo de médicos intentó reanimarla. El cirujano Timur Marin le ha relatado a la agencia estadounidense que la mujer tenía la pelvis destrozada y la cadera dislocada. Fue entonces cuando realizaron una cesárea de urgencia, pero el bebé nació «sin signos de vida». Cuando la mujer fue consciente de que iba a perder al bebé gritó: «Matadme ahora».

La madre falleció tras más de media hora intentando reanimarla, según a confirmado la agencia. A pesar de que la mujer no pudo ser identificada, los médicos han informado de que el padre y marido de la mujer han ido a recoger sus restos mortales al hospital. En el bombardeo del pasado miércoles al hospital murieron de Mariúpol donde murieron tres personas, entre ellas una niña, y resultaron heridas otras 17.

Mariana Vishegirskaya, la influencer que también sufrió el ataque, ha dado a luz a su bebé

La bloguera ucraniana Mariana Vishegirskaya, que se hizo famosa en los últimos días al ser fotografiada abandonando el hospital bombardeado de la ciudad de Mariupol en avanzado estado de gestación, dio a luz a una niña el pasado viernes. La bebé ha sido bautizada como Veronika y se encuentra en buen estado de salud, según relató el Consejo de Seguridad de la ONU el embajador de Ucrania, Sergiy Kyslytsya.

Aunque la sesión del Consejo estaba dedicada a la supuesta producción de armas biológicas en Ucrania, el tema de la bloguera salió a relucir por parte, primero, del embajador ruso Vasili Nebenya, quien dijo que en la guerra de información sobre Ucrania «se ha mostrado una imagen falsa de una bloguera ucraniana» y aludía a «dos imágenes distintas» de esa persona como parte de «la campaña sucia» que sufre su país. En los pasados días, Rusia ha tratado de desmentir que esa mujer, una joven relativamente conocida en su país, estuviera en el hospital, y lo presentó como una prueba más de la guerra de información.

Al embajador ruso le respondió su colega ucraniano, que mostró en su tablet las primeras fotos de la bebé recién nacida. «(Mariana) tuvo una niña muy sana anoche, se llama Veronika, aquí está con su padre», dijo ante los diplomáticos del Consejo. «No importa cuántas mentiras pueda contar Rusia sobre ella y sobre este incidente. No nos importa lo que diga Rusia, no tiene el menor valor», zanjó Kyslytsya.





Source link