MADRID, 28 Ene. (EUROPA PRESS) –

El sector crítico de IU, agrupado en la candidatura ‘La Izquierda necesaria’, ha pedido a la Comisión de Arbitraje y Garantías Democráticas que se pronuncie sobre la negativa de la dirección a aplazar el proceso de la asamblea federal.

¿Entiende la Comisión de Arbitraje y Garantías Democráticas que, en las condiciones actuales del estado de alarma y restricciones a la movilidad y al contacto social, el mantenimiento del proceso asambleario en las fechas confirmadas por la Colegiada Federal no impide, limita o dificulta el cumplimiento de los derechos de participación y debate garantizados por los Estatutos de IU?», recoge el escrito remitido por este sector, al que ha tenido acceso Europa Press.

Por tanto, solicita que el órgano de garantías se manifieste y concluya si entiende que el mantenimiento del calendario de la Asamblea Federal pone trabas al debate entre la afiliación de IU.

En su exposición, los representantes de la candidatura que lidera José Antonio García Rubio, quien fuera responsable económico en la etapa del excoordinador Cayo Lara, relata que la situación de emergencia sanitaria y social por la pandemia, así como la declaración del estado de alarma provoca un «confinamiento» perimetrales y limitación de las reuniones a un número «muy reducido de personas y siempre que sean convivientes».

«Esto hace simplemente imposible cualquier participación en las asambleas (…) que no sea telemática», razona la solicitud para criticar, a continuación la negativa de la dirección de IU a aplazar el proceso federal cuando sería «una solución sencilla y fácil» esperar a que se levantara el estado de alarma.

De hecho, recuerdan que algunos representantes de IU han defendido el aplazamiento de las elecciones en Cataluña y el PSOE ha aplazado su Congreso. Además, revelan que algunas federaciones están dirigiendo escritos o manifestando en reuniones de sus órganos a la dirección de IU su posición «favorable al aplazamiento».

«Los derechos de participación son constitutivos de nuestra identidad política y una seña de identidad de nuestra organización. Máxime cuando esos derechos de participación puedan ser limitados o impedidos por razones económicas, culturales, de experiencias vitales, de edad o de sexo. En este caso, la llamada ‘brecha digital’ no es sólo, ni mucho menos, una cuestión de mayores de 65 años», concluyen.

Por tanto, el sector crítico argumenta que se crea una desigualdad, de hecho, en las posibilidades de participación de la afiliación» y reprocha «falta de empatía» de los dirigentes actuales.

CALENDARIO ACTUAL

La Coordinadora Federal de IU ratificó a finales de noviembre, con el 84,5% de los votos a favor, el nuevo calendario de la XII Asamblea Federal propuesto por la Comisión Colegiada, y que pauta su culminación los días 26 y 27 de marzo.

El calendario marca el 7 de marzo será la fecha límite para debatir los documentos en las asambleas de base, en las asambleas provinciales (o en su defecto, comarcales o insulares) y en las federaciones de IU.

Desde el 15 hasta el 21 de marzo se procederá a la votación por sufragio universal entre toda la militancia del informe de gestión, los documentos y las candidaturas a los órganos de IU federal. Finalmente, la celebración de la XII Asamblea Federal será del 26 al 27 de marzo.

YA FUE APLAZADA POR EL COVID

La Asamblea Federal, que debe elegir la nueva dirección y la estrategia del partido para los próximos años, ya fue aplazada de julio a enero en una decisión que se adoptó en el pasado mes de abril, en pleno confinamiento domiciliario por la primera ola de coronavirus. Luego se volvió a posponer a finales de marzo.

La propuesta estratégica de la dirección, consensuada con el Partido Comunista de España (PCE), defiende «fortalecer» la coalición con Podemos, bajo la marca Unidas Podemos, y apostará para ello por «democratizar» este espacio de convergencia, de cara a asentar su «base popular y territorial».

Frente a ello, el documento crítico denominado ‘La Izquierda necesaria’, confronta con esa visión, pues se opone a la integración con Podemos, una vía que tilda de «fracasada» y reivindica la «soberanía» de la formación.



Source link