BILBAO, 30 Mar. (EUROPA PRESS) –

El sindicato Steilas ha convocado el próximo 7 de abril un paro desde las siete y media hasta las once de la mañana en los centros educativos públicos de Euskadi y del consorcio Haurreskolak, coincidiendo con la votación en el Parlamento vasco de la ratificación del acuerdo educativo alcanzado por PNV, EH Bildu, PSE-EE y Elkarrekin Podemos-IU.

Además del paro, realizará ese día concentraciones bajo el lema ‘Ez saldu Euskal Eskola Publikoa’ (No vendáis la escuela pública vasca) frente al Parlamento Vasco y frente a todos los centros escolares y escuelas infantiles de Euskadi, según ha anunciado el sindicato en una rueda de prensa en Bilbao.

Steilas ha reiterado que no comparte «ni el proceso que se está llevando a cabo para desarrollar el pacto educativo, ni tampoco los contenidos que se han incorporado hasta hoy», motivo por el cual se convocó una jornada de huelga, aunque finalmente «no se dieron las condiciones necesarias en el marco de la unidad sindical» y se tuvo que «abandonar» esta iniciativa.

A su entender, «no es el momento de interrumpir la lucha» ya que, tras analizar el documento de bases del pacto educativo que se votará en el Parlamento el próximo 7 de abril, se reafirma en las razones por las que se convocó esa huelga.

De este modo, ha advertido de que «pasaremos de la Ley de la Escuela Pública Vasca a la Ley del Servicio Vasco de Educación» y se «equiparará el sistema público y el privado para blindar la financiación de los centros privados», con lo que «la educación pública no será el eje del sistema».

Steilas ha criticado que no se apuesta por «un marco de publificación sólido» y tampoco se contemplan medidas para «priorizar» la matriculación en los centros públicos, así como que se «normaliza y perpetúa un sistema dual segregador» al no prever «medidas efectivas para superar la discriminación que el alumnado sufre por sus creencias, origen o situación socioeconómica».

También ha apuntado que las medidas correctoras acordadas para que el proceso de admisión sea «transparente» y «garantice la gratuidad y laicidad» están ya recogidas en la legislación actual y «no se ejecutan».

Por otro lado, no ve «una apuesta decidida» por el euskera y, en este sentido, ha advertido de que «no se mencionan los recursos que se van a asignar y se delega la responsabilidad» en el centro, «no se habla de inmersión, no se superan los modelos y abre la puerta a las lenguas extranjeras, en detrimento del euskera».

Asimismo, considera que supone «un retroceso en cuanto al sistema educativo propio» ya que «se ratifica la normativa estatal vigente», y no hace «referencia alguna» a las condiciones de trabajo de sus empleados, aunque «el documento influirá directamente en ellas».

Igualmente ha criticado que no aborda la integración del Consorcio Haurreskolak en el sistema educativo ni su inclusión en el mapa escolar y «no se recoge si desaparecerán las subvenciones de las escuelas infantiles privadas».

«No queremos una ley que se destine supuestamente a resolver los problemas que genera este sistema segregador. Necesitamos una estructura que no genere tal segregación, y esa es la escuela pública vasca», ha señalado. Por ello, Steilas ha anunciado que seguirá «luchando por una ley educativa que ponga en el centro a la escuela pública vasca».



Source link