Aeropuerto populista

¿México tiene un estado populista? Sí, por supuesto… No hay duda.

Pero eso ya tiene mucho tiempo. No es nada novedoso. Todos nuestros gobiernos han sido populistas. Y sus resultados están a la mano de la historia.

¿Por qué se instaló en México un gobierno populista?… Es una larga… Una larguísima historia.

Digamos que antes de construir el Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles (AIFA) —inaugurado por AMLO el 21 de marzo— seguía vigente la realidad de quiénes somos.

Nuestro “poder público” se basa en una continuidad de hechos que siempre confirman la misma crónica: “Así nacimos”.

¿Pensamos que construir un Estado de Derecho, se podía combinar desvergonzadamente con el mundo de la impunidad? Así fue. Así se hizo y así nos fue… Es parte de la misma leyenda.

Sabíamos que en el mundo de los empresarios, ellos compraban a los líderes sindicales. ¿Se podía tener una actitud desvergonzada frente a ello que fuera apoyada por el Estado?… Así se hizo y se apoyó. ¡Vivan los líderes Charros!

También se compraba a los jueces y a los políticos. Y se dedicaban a consumar una defraudación impositiva sin ningún remordimiento. ¿Así se construyó el país?… ¡Exacto!

Y mientras esto sucedía, una interminable lista de “funcionarios públicos”, lucraba sin medida —en su propio beneficio— con los programas de gobierno. Se robaron nuestros impuestos. Nuestros ahorros. Y nadie se atrevió a denunciarlo… Eran para ellos: “Valores Entendidos”.

Así consumamos 70 años (del PRI), con la Dictadura Perfecta… Más los doce años del PAN… Y más.

No eran políticos pobres. Todo lo contrario. Eran políticos muy ricos. Demasiado ricos… Inmensamente ricos… Dispuestos a exhibir y mostrar su poder y su riqueza.

Todo ese esquema de abuso se trasladó a la sociedad. Y todo mundo comenzó a aprovecharse. A excederse. A atropellar… A explotar.

Y surgieron los comerciantes que vendían kilos de 800 gramos.

Y los ingenieros que instalaban alambrón, pero lo cobraban como varilla.

Y los sindicatos (como el de Autores y Compositores) acostumbrados a vivir una vida que sólo puede existir en medio de la impunidad vigente.

La prensa tiene su propia historia. Columnistas mercenarios con un ejemplo simbólico, Carlos Denegri —El vendedor de Silencio, como lo llama Enrique Serna— que era socio del poder.

Con Miguel Alemán cuando llegó a la Presidencia —con la camada de los “Cachorros de la Revolución”— Denegri se consolidó y fue muy aplaudido en el poder.

Denegri se transformó en una caricatura grotesca de algo que sonaba como romántico y se transformó en algo impresentable.

Por decirlo así, él le heredo su poder de comunicación a Jacobo Zabludovsky… Luego pasó a Joaquín López Dóriga… Y al final apareció Carlos Loret de Mola.

Todos nacieron de un mismo molde: Servir y Cobrar.

Y si ahora ya no cobras: ¿Entonces para qué existes?… Se preguntan.

Con AMLO nos apareció esa nueva temible pregunta populista: “¿Ahora sí se podrá acabar con la corrupta sociedad que se tenía con los gobiernos anteriores?”… ¡Está muy cañón!

Tenemos un pasado que arrastramos todos los días.

Quizá el AIFA esté bien diseñado y pueda volverse magnífico… Pero aún no está terminado… Y tampoco sus vías de acceso.

Y al AIFA llegaron los ambulantes en la inauguración para vender Tlayudas, oaxaqueñas.

Y AMLO indignado, dijo: “¿No les gustan las Tlayudas? ¿Prefieren hamburguesas?”… O algo así

Ese es nuestro Estado… Un país a medias… Un país roto por los viejos gobernantes… Un país abusado… Que quiere salir del marasmo… Contra toda la voluntad de los “viejos dueños” que no lo quieren dejar huir.

Ese será la nueva ruta —si la podemos llamar así— del AIFA.

¡Tendremos que juntar mucho tiempo para llegar ahí!… Y tratar de cambiar este país.

Entregables

Es obvio que todos los gobiernos desean terminar con sus obras planeadas ya terminadas.

El próximo 10 de abril se impulsará la “Revocación de Mandato”.

No es un acto de aprobación a AMLO (aunque lo será). Se trata de instaurar un mecanismo popular para los próximos presidentes: ¿Deberán seguir en el poder?

Si eso hubiera existido antes, nos hubiéramos librado de la segunda parte del sexenio de todos los presidentes… Es una cuestión lógica. No implica que AMLO siga. Supone tener el derecho para lo que podremos (o deberemos) hacer después.

Haber cancelado el aeropuerto de Texcoco fue todo un reto.

Se trataba de un proyecto faraónico. Lleno de negocios paralelos para todos los involucrados. Implicaba seguir el mismo camino de depredación gubernamental… Siempre apoyado por el gobierno.

Y entonces, se decidió hacer el AIFA… (Que todavía deja mucho qué desear).

Pero esos son los entregables de AMLO en este momento.

Así sucederá con el Tren Maya. Y con la refinería de Dos Bocas. Y con el Tren Transístmico. Quizá tenga buenos datos AMLO de sus entregables a la nación y quizá hasta lleguen a funcionar bien.

Pero el primer entregable real será la Revocación de Mandato. Quizá con AMLO no funcione y la gente de la 4T apueste a que siga en el cargo.

La verdad, la Revocación abrirá una puerta de participación social que no existía antes.

La Revocación de Mandato es un instrumento para la democracia… Es vital.

Ojalá AMLO acabe con sus entregables… Son demasiados para concluir en un sexenio.

Ajedrez mundial

Se trata del mismo tablero de ajedrez… En él no hay compromisos ni concesiones… En él todo mundo juega a ganar.

No importan los Caballos. Ni los Alfiles. Ni las Torres… Mucho menos, los Peones.

En el tablero está la vieja oligarquía financiera global, que quiere “ganar la guerra”. Con todo y frente a todos, ellos no perderán la guerra… Se quiere doblegar a los opositores.

Esa fuerza mundial de inversión es implacable. Tiene mucho poder. Y obliga la participación de muchas naciones.

¿Habrá una nueva Guerra Mundial?… NPI.

La cueva del delfín

Las Tlayudas (más bien) eran Doraditas… Se vendieron en el AIFA y después volaron hasta Los Pinos… A 40 pesos cada una con frijoles, nopales y queso… Para eso sirvió el AIFA.

¡Vientos huracanados!, si no me mandan a supervisar a los Mamuts nos veremos por acá el próximo sábado…

Comentarios, quejas y lamentaciones: Facebook Héctor Castillo Berthier / Email berthier@unam.mx Pág. www.circovolador.org.



Source link