[ad_1]

Fotografía: Rasielom Ameisenhaufen

Las calles que antes eran lugares de concentración social hoy son espacios para la criminalidad y la violencia


El término urbicidio, acuñado por Martin Coward, profesor de la Universidad de Mánchester, se refiere a la destrucción de las ciudades, así como a las distintas formas en que se ejerce la violencia dentro de los núcleos urbanos que atenta contra la integridad de sus calles, plazas, edificios y en el lugar de vivienda de los citadinos.

“las ciudades sin vida de hoy funcionan como dispositivos de producción de dinero, como las ciudades mercancía con su marca registrada, la marca BCN o la marca NYC, como las ciudades museo, París o Venecia, que no son como museos sino como las tiendas de los museos que son su sala más visitada, como las ciudades globales, Shanghai o Dubái. O como Sillicon Valley, o como los enormes centros comerciales con aeropuerto y todo, o como las zonas residenciales aisladas y exclusivas que son como paraísos terrenales igualitos al original, es decir, con torre de vigilancia, o como los barrios gentrificados que son como parques temáticos interactivos, como Disneylandias bohemias”
Fragmento del texto “Calles, avenidas, autopistas” de Pablo Fernández Christlieb

Violencia en las calles

El narco y la violencia han roto el tejido social en las calles, que han pasado de ser lugares de concentración social a espacios para la criminalidad y la violencia. La muerte de la ciudad conlleva la muerte de los habitantes de la ciudad de México, por lo que es importante el fortalecimiento local, expresó Fernández Christlieb, académico de la Facultad de Psicología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), y agregó que, se debe considerar a la ciudad como un pensamiento, si la ciudad en sí misma es un pensamiento, arreglarla o destruirla forma parte de ese mismo pensamiento.

El espacio juega un papel central en la consolidación y expansión del crimen organizado, de igual manera el miedo es un factor indispensable para su consolidación. En los estudios urbanos se deben integrar aspectos físicos y psicosociales para entender la transgresión de las ciudades, afirmó Luis Alfonso Herrera, académico de la Universidad Autónoma Ciudad Juárez, y agregó que, estos espacios se constituyen como híbridos pues contienen elementos de cambios en el control territorial.

Geografía del crimen

Existe un conjunto de factores para la construcción de esta ciudad decadente y violenta. La ciudad la vivimos pero también la percibimos de manera particular,
en las ciudades latinoamericanas la territorialidad se expresa en espacios de transgresión, agresiones y comportamiento dominante, se experimenta la alianza legal e ilegal que juega un papel fundamental en el ámbito del crecimiento de la criminalidad, señaló Herrera.

Frente a este contexto, la lógica militar ha sido la respuesta de algunos gobiernos latinoamericanos, lo que ha conllevado un efecto negativo cuando los integrantes desertan o crean vínculos con los grupos criminales, afirmó el académico, y agregó que, sobre el fenómeno del crimen organizado, existe toda una concepción dentro del imaginario colectivo social en donde se juegan marcos interpretativos de la experiencia social con diversas interpretaciones de la realidad, mezclando elementos de moda, cultura y narrativas de gente que estuvo vinculada a un evento concreto generando está memoria colectiva alimentada de vivencias y rumores.

Los espacios limitantes y su conectores

Las fronteras influyen en la delimitación tangible del territorio para su control, en las ciudades violentas, estos límites son impuestos por la fuerza, la oportunidad o la negociación. Los barrios y las colonias se han vuelto objeto de estigmas por la incidencia delictiva y la marginalidad que existe en sus territorios, afirmó Herrera.

Los conectores son canales viales que vinculan la ciudad y organizan los espacios urbanos, estos lugares se han convertido en las zonas predilectas del crimen pues es aquí en donde se presenta un alto índice de delitos. Por otro lado encontramos las centralidades, espacios en donde se conglomeran diversas funcionalidades y elementos de la urbanidad, son confluencias en donde hay una serie de intercambios de todo tipo, lo que los hace espacios propicios para la comisión de delitos, detalló el académico.

Asimismo, las heterotopías son lugares que existen en la urbanidad pero que no corresponden a un lugar en específico. En la lectura espacial las heterotopías se sobreponen a las otras interpretaciones y constituyen parte fundamental de la geometría de la ciudad. Son lugares nocturnos que para aquellos que son ajenos a ellos pueden generar una percepción de riesgo y miedo, concluyó el investigador.

Estas reflexiones se llevaron a cabo dentro del “Seminario Internacional Urbicidio o la muerte de la ciudad. Miradas desde México” que se realizó el 7 y 8 de diciembre de 2022 en el Instituto de Investigaciones Sociales (IIS) de la UNAM. El evento fue coordinado por Patricia Ramírez Kuri, investigadora del IIS-UNAM.


Imágenes del evento


Videos del evento

[ad_2]

Source link