[ad_1]

Aunque los ojos no son una ventana al alma desde un punto de vista científico, sí lo son al cerebro para algunas cuestiones. Una de ellas es el riesgo a sufrir la enfermedad de Alzheimer.

 

Las placas amiloides son depósitos de proteínas que se acumulan entre las células cerebrales, obstaculizando su funcionamiento y provocando finalmente la muerte neuronal. Se consideran una señal distintiva de la enfermedad de Alzheimer, y son objeto de múltiples investigaciones en las que se buscan maneras de impedir o minimizar su formación.

 

Pero también pueden producirse depósitos amiloides en la retina del ojo, a menudo en pacientes diagnosticados clínicamente con la enfermedad de Alzheimer, lo que sugiere la existencia de patologías similares en ambos órganos.

 

En una investigación llevada a cabo en 2021 por el equipo de Robert Rissman, de la Universidad de California en San Diego, Estados Unidos, se compararon observaciones de retina con observaciones de cerebro.

 

Los investigadores observaron que la presencia de manchitas retinales en los ojos se correlacionaba con mayores niveles de amiloide cerebral.

 

[Img #68037]

En esta imagen de una retina, se observan depósitos amiloides, marcados como manchitas brillantes. (Foto: NeuroVision)

 

El hallazgo sugiere que las manchitas retinales pueden ser útiles como biomarcadores para detectar la enfermedad de Alzheimer cuando todavía está en una fase muy temprana. Además, fotografiarlas es algo que puede hacerse de manera no invasiva. (Fuente: NCYT de Amazings)

 

 

[ad_2]

Source link