Joseph Oughourlian, el mayor accionista de Grupo Prisa a través de su participación en el fondo Amber Capital, se ha convertido en presidente en funciones tras el cese de Javier Monzón, a petición de este mismo fondo y apoyada por Oviedo Holdings y Telefónica. El directivo nació en París hace 48 años y cuenta con raíces armenias y libanesas.

El nuevo presidente de Prisa ha ofrecido una entrevista a El País, la cabecera más representativa del grupo, donde pone en valor su experiencia y su independencia. El directivo vive actualmente en Londres después de haber comenzado su carrera en París, en Société Générale y trasladarse en 1996 a Nueva York, donde creó Amber Fund en 2001 y Amber Capital en 2005.

El ejecutivo entró en el Consejo de Administración de Prisa en diciembre de 2015 y fue nombrado vicepresidente en abril de 2019. Ahora, es presidente en funciones desde el pasado 18 de diciembre y ya ha presentado su primera propuesta como tal. En concreto, Oughourlian propuso al consejo reducir la retribución del presidente no ejecutivo desde los 400.000 a los 200.000 euros, que finalmente fue aprobada.

“Este grupo ha tenido muchos problemas de gobernanza en los últimos años. Con el anterior presidente no había una dinámica de creación de valor para la compañía”, asegura el directivo en la entrevista, continuando con el argumento presentado en la Junta Extraordinaria de Accionistas.

Además, niega que la hoja de ruta estratégica se hubiera definido por consenso: “Hemos tenido un año muy complicado, con muchas tensiones sobre la estrategia del grupo”. En esta línea, recuerda que ya en el mes de junio se abstuvieron en la renovación del presidente del grupo, lanzando “un mensaje más que claro”, en palabras del propio Oughourlian.

«Nos llevó a pensar que había un conflicto de interés importante”

“La oferta para la venta de los medios, a nosotros como accionistas nos molestó mucho y nos llevó a pensar que había un conflicto de interés importante” -explica el ahora presidente en funciones de Grupo Prisa- “Sería un gran error vender los medios de la compañía en este momento”. El presidente alega que “el mercado está totalmente hundido” y que “es un sinsentido”.

Ante los rumores de que este cambio corresponda a una maniobra del Gobierno, el directivo responde: “Ese cuento lo veo muy raro” y recuerda que ya ocurrió algo similar hace tres años para desacreditar a Amber Capital. “Ahora se dice que somos del Gobierno, que es un cuento todavía más raro. Yo no he invertido 300 millones de euros para poder hacer favores al Gobierno de España. Es un sinsentido. Yo he venido aquí para ganar dinero”, explica.

Oughourlian afirma que conoce a Pedro Sánchez y reconoce que “uno de los errores” al entrar en Prisa “es que estábamos muy centrados en los negocios y no entramos nada en los temas de política española, que era el gran terreno de Juan Luis (Cebrián, expresidente de Prisa)”. Ante la aparición de rumores, explica que se reunió con algunos políticos y les comunicó: “Estamos aquí porque creemos en el futuro de este país”.

“Yo creo que eso me ayuda porque me da credibilidad y así cuando alguien va a ver al Gobierno español y le dice que detrás de Oughourlian están los rusos o los independentistas catalanes o los marcianos, pues ya se han reunido conmigo, me conocen y saben que no es así, así que se dejen de historias”, matiza el presidente.

Telefónica y Banco Santander

Con respecto al apoyo de Telefónica, asegura que no le ha prometido nada a ningún accionista a cambio del acuerdo para el cese de Monzón. “Noté en ellos un cambio en su postura, que antes era muy pasiva. Todos ellos apoyaron el cambio de 2017 y la presidencia de Monzón y estaban bastante decepcionados con este periodo”, reconoce. Además, el directivo asegura que la crisis del covid ha sido “el gran revelador de los problemas y las tensiones”.

Oughourlian también se ha pronunciado sobre Banco Santander, otro de los accionistas más representativos en Grupo Prisa: “No veo ningún problema con el Santander. El Santander ha tenido muchísimo protagonismo en esta compañía, quizá demasiado para un banco. A mí me gusta que los bancos financien a las empresas y menos que se involucren en la gobernanza de las compañías de medios”.

El presidente en funciones no ha querido pronunciarse sobre su sustituto y asegura que se llevará a cabo un procedimiento “muy transparente”. Ante los rumores de candidatos próximos al Gobierno, explica: “La idea es poner una persona muy institucional y muy independiente […] la independencia de nuestros medios es absolutamente clave”. A pesar de pedir el cese de Monzón, recalca que mantiene la confianza en el equipo directivo.

Por otro lado, asegura que el relevo no cambiará la línea editorial del grupo: “La línea editorial del grupo está muy bien”. En esta línea, el directivo considera que los medios de comunicación no son como cualquier otro negocio: “Aunque el precio fuera bueno, tú no puedes vender El País y la Cadena SER a Kiss FM. Me parece algo obvio, es imposible”. 



Source link