[ad_1]

Protesta en la Embajada de Irán en Kiev tras los ataques de ‘drones kamikaze’. / efe

La Casa Blanca endurece su relación con la república islámica por entrenar a Rusia en el uso de los drones con los que ataca Ucrania

Hay un nuevo actor internacional en la guerra de Ucrania. Estados Unidos venía advirtiendo desde julio que Irán planeaba vender a Rusia los drones UAV que están causando el terror a lo largo y ancho de Ucrania, pero la Casa Blanca confirmó el jueves que también hay personal militar iraní sobre el terreno.

«Tenemos abundantes pruebas de que hay militares iraníes en Crimea asistiendo a Rusia en estas operaciones», contó el coordinador para Comunicaciones Estratégicas de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, John Kirby. Irán lo niega «categóricamente», dijo Amir Saeid, embajador de este país ante Naciones Unidas, donde Estados Unidos presentó el miércoles las pruebas a los miembros del Consejo de Seguridad en una reunión a puerta cerrada.

Eso recordaba traumáticamente al día de 2003 en el que el secretario de Estado Colin Powell presentó a ese mismo órgano las pruebas de que Irak tenía armas de destrucción masiva, con el argumento de que engañaba a los inspectores de la ONU para ocultarlas antes de sus visitas. A eso se agarra Rusia e Irán, que acusan a Estados Unidos de estar articulando una campaña de desinformación internacional contra ellos.

Esta vez la Inteligencia estadounidense dice saber exáctamente qué es lo que hacen los militares iraníes en Crimea. Según Kirby, la tecnología que Irán vendió a Rusia para escalar la guerra y sembrar el terror entre los ucranianos experimentó inicialmente «fallos sistémicos» a la hora de alcanzar los objetivos marcados por los militares rusos. «No estaban siendo pilotados adecuadamente y fallaban en los objetivos», explicó. «Aparentemente no funcionaban con los estándares que los ‘clientes’ esperaban», añadió.

«Exportando el terrorismo»

Dada la importancia de «los clientes», los iraníes decidieron «trasladar» a Ucrania personal militar que entrena y asesora a los rusos para que los ataques con drones sean «más letales». La Casa Blanca y el Pentágono han determinado que esto no cambiará fundamentalmente el curso de la guerra, pero sí sus relaciones con Irán. Queda descartado un acuerdo para reanudar el tratado antinuclear. Washington advierte también que aumentará las sanciones contra Irán e incluso se plantea asistir a los manifestantes que protestan contra el régimen de los ayatolás, porqu «lo que está claro es que Irán sigue exportando el terrorismo dentro y fuera de Oriente Próximo», dijo el portavoz del departamento del Estado, Ned Price.

Las advertencias estadounidenses se produjeron el mismo día en que el ministro de Defensa de Rusia, Sergei Shoigu, y el secretario de Defensa de EE UU, Lloyd Austin, mantuvieron una conversación telefónica para discutir la situación de la guerra en Ucrania. Los dos responsables hablaron este viernes sobre «temas de actualidad de la seguridad internacional y, de manera notable, la situación» en la exrepública soviética. El Pentágono precisó que su representante trasladó al ministro ruso la necesidad de «mantener abiertas las vías de comunicación» en el marco de la guerra. Shoigu y Austin han mantenido contacto telefónico en momentos muy puntuales desde la invasión rusa.

[ad_2]

Source link