En dos estudios recientes se ha investigado hasta qué punto la actividad física de la madre durante el embarazo influye en la salud psíquica y emocional de ella.

 

El proceso del embarazo y el parto puede determinar la salud futura de madre e hijo/a. De hecho, se trata del único proceso vital que implica la modificación de todos los sistemas corporales y que, por su propia naturaleza, genera una importante labilidad psíquica y emocional en la mujer gestante.

 

El mayor desafío que afronta el cuerpo de la mujer embarazada es el de mantener su adecuado funcionamiento para asegurar el correcto desarrollo y crecimiento del feto, algo que no está exento de complicaciones y alteraciones de carácter psíquico y emocional. De hecho, estas últimas afectan actualmente a cerca de un 25% de la población gestante a nivel global, una situación que se ha visto agravada por las restricciones impuestas a raíz de la COVID.

 

Ahora, los últimos resultados en una línea de investigación en la que ha trabajado un equipo internacional que incluye a científicos de la Facultad de Ciencias de la Actividad Física y el Deporte de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM), en España, demuestran que la práctica de actividad física durante el embarazo mejora la salud mental y reduce la aparición de ansiedad y depresión prenatal en las gestantes.

 

“A través de revisiones sistemáticas con metaanálisis, hemos examinado los efectos que tiene sobre la salud mental de las gestantes el ejercicio, tanto si está supervisado por un profesional como si no”, explica Miguel Sánchez Polán doctorando en la UPM y uno de los investigadores.

 

La conclusión es rotunda: la práctica de actividad física mejora la salud mental de las gestantes, y lo hace sobre todo cuando esa actividad está supervisada por un profesional de la actividad física.

 

[Img #65923]

Los resultados del estudio indican que la actividad física durante el embarazo reduce las posibilidades de sufrir ansiedad prenatal y depresión en las gestantes. (Foto: UPM)

 

“Además de aportar una relevante evidencia científica para profesionales sanitarios y de las ciencias de la actividad física y del deporte; los resultados en esta línea de investigación sirven de base científica preliminar para los siguientes pasos que vamos a dar en este sentido en el ámbito de la investigación”, explica Rubén Barakat, de la UPM y uno de los investigadores.

 

Y es que, como paso siguiente, los investigadores ya han diseñado un ensayo clínico aleatorizado elaborado por el Grupo de Investigación AFIPE, de la UPM, que durante 4 años examinará los efectos que un programa de ejercicio físico, supervisado durante toda la gestación, ejerce en el estrés, la ansiedad y la depresión prenatal. Este ensayo clínico contará con la participación de unas 350 mujeres embarazadas. En el estudio participan cinco hospitales universitarios. Tres son de Madrid: Severo Ochoa de Leganés, Puerta de Hierro de Majadahonda y Torrejón. Dos son de Barcelona: Vall de Hebrón y Clínic.

 

En el trabajo, van a participar además de los cinco hospitales anteriores, el Instituto Politécnico de Santarém en Portugal, el Instituto Politécnico de Lisboa en Portugal, la Escuela Noruega de Ciencias del Deporte, la Universidad de Gotemburgo en Suecia, la Universidad del Este de Carolina en Estados Unidos, la Universidad de Ontario Occidental en Canadá, la Universidad Brock en Canadá, la Universidad de Otawa en Canadá y la Universidad de Flores en Argentina.

 

Uno de los dos estudios se titula “Prenatal Anxiety and Exercise. Systematic Review and Meta-Analysis”. Y se ha publicado en la revista académica Journal of Clinical Medicine. El otro se titula “Exercise During Pregnancy and Prenatal Depression: A Systematic Review and Meta-Analysis”. Y se ha publicado en la revista académica Frontiers in Physiology. (Fuente: UPM)

 

 



Source link