Los ex musulmanes hacen alarde de su rechazo al islam en las redes como nunca antes lo habían hecho. Un vídeo (con 1,5 millones de visitas) muestra una copia del Corán despedazada; otro muestra a una mujer en bikini cocinando y comiendo tocino; y un último caricaturas blasfemas de Mahoma.

Más allá de tales provocaciones, los ex musulmanes trabajan para cambiar la imagen del Islam. Wafa Sultan fue a la televisión Al Jazeera para criticar al Islam en un árabe exaltado y más de treinta millones de espectadores vieron el video. Ayaan Hirsi Ali escribió una poderosa autobiografía sobre crecer como mujer en Somalia y luego fue autora de libros de alto perfil que criticaban el Islam. Ibn Warraq escribió o editó una pequeña biblioteca de libros influyentes sobre su religión anterior, incluidos Por qué no soy musulmán (1995) y Dejando el Islam: los apóstatas hablan (2003).

Detrás de estos individuos se encuentran organizaciones occidentales de ex musulmanes que alientan a los musulmanes a renunciar a su fe, traen apoyo a quienes ya han dado este paso y presionan contra el Islam con el conocimiento de los que lo conocen desde dentro y la pasión de los revolucionarios.

Todos estos fenómenos apuntan a un cambio sin precedentes: las acciones históricamente ilegales e indecibles entre los musulmanes de abierta incredulidad hacia dios y el rechazo de la misión de Mahoma se han extendido hasta el punto de que sacuden la fe islámica.

Para los no musulmanes, este cambio tiende a ser casi invisible y, por lo tanto, se descarta como marginal. Cuando se trata de árabes, señala Ahmed Benchemsi, los occidentales ven la religiosidad como “un hecho incuestionable, casi un mandato étnico incrustado en su ADN”. Es posible que el auge islamista haya alcanzado su punto máximo hace casi una década, pero el eminente historiador Philip Jenkins afirma con seguridad que: “No se puede decir que Arabia Saudita, por ejemplo, se esté moviendo en direcciones seculares bajo ningún estándar racional”.

Para ayudar a rectificar este malentendido, el siguiente análisis documenta el fenómeno de los musulmanes que se vuelven ateos. La palabra “ateo”, junto con la organización Ex musulmanes de América del Norte, en este caso, se refiere a los musulmanes “que no adoptan una creencia positiva de una deidad”, incluidos “agnósticos, panteístas, librepensadores y humanistas”. Ateo enfáticamente, sin embargo, no incluye a los musulmanes que se convierten al cristianismo o a cualquier otra religión.

Dos factores principales dificultan la estimación del número de ateos ex-musulmanes

En primer lugar, algunos prefieren permanecer dentro de los límites del Islam para mantener una voz en la evolución de la religión y especialmente para participar en la lucha contra el islamismo, algo que pierden al dejar la fe. Existe un fenómeno por el cual los musulmanes “toman la decisión táctica de no romper con la religión por completo, presentándose como secularistas, musulmanes ‘progresistas’ o ‘reformadores’ musulmanes. Sienten que se puede lograr más desafiando las prácticas religiosas opresivas que cuestionando la existencia de Dios, ya que es poco probable que se les escuche si se sabe que son ateos “.

Sin embargo, el camino de la reforma está plagado de peligros. La eminente autoridad egipcia en el Islam, Nasr Abu Zayd, insistió en que seguía siendo musulmán, mientras que sus oponentes, quizás motivados por consideraciones financieras, lo consideraban un apóstata. Sus enemigos lograron anular su matrimonio y obligarlo a huir de Egipto. Peor aún, el gobierno sudanés ejecutó al gran pensador islámico Mahmoud Mohammed Taha como apóstata.

En segundo lugar, declararse abiertamente ateo invita a castigos que van desde el ostracismo hasta la paliza, el despido, el encarcelamiento y el asesinato. Las familias ven a los ateos como manchas en su honor. Los empleadores los consideran poco confiables. Las comunidades los ven como traidores. Los gobiernos los ven como amenazas a la seguridad nacional. La idea de un ateo individual como una amenaza parece absurda, pero las autoridades se dan cuenta de que lo que comienza con decisiones individuales crece en pequeños grupos, cobra fuerza y ​​puede culminar en la toma del poder. En la reacción más extrema, Arabia Saudí promulgó regulaciones antiterroristas el 7 de marzo de 2014, que prohíben “Llamar al pensamiento ateo en cualquier forma, o cuestionar los fundamentos de la religión islámica en la que se basa este país. ” En otras palabras, el pensamiento libre equivale a terrorismo.

De hecho, muchos países de mayoría musulmana castigan formalmente la apostasía con la ejecución, incluidos Mauritania, Libia, Somalia, Yemen, Arabia Saudita, Qatar, los Emiratos Árabes Unidos, Irán, Afganistán, Malasia y Brunei. Las ejecuciones formales tienden a ser raras, pero la amenaza se cierne sobre los apóstatas. A veces, la muerte sigue: Mubarak Bala, fue arrestado en Nigeria y desapareció por sus declaraciones blasfemas. En un caso que atrajo la atención mundial, el líder supremo iraní, el ayatolá Jomeini, pidió a los autónomos que asesinaran a Salman Rushdie en 1989 por escribir Los versos satánicos, una novela realista-mágica que contiene escenas irrespetuosas sobre Mahoma. También ocurre la violencia de los vigilantes; en Pakistán, los predicadores pidieron a las turbas que incendiaran las casas de los apóstatas.

Esta presión externa tiene éxito al menos parcialmente, señala Iman Willoughby, un refugiado saudí que vive en Canadá: “el Medio Oriente sería significativamente más secular si no fuera por la imposición de la mano dura del gobierno religioso o el poder que se otorga a las mezquitas para monitorear las comunidades“. Temerosos de los problemas, una gran minoría de ex musulmanes esconden sus puntos de vista y mantienen las costumbres de los creyentes, haciéndolos efectivamente incontables.

No obstante, Willoughby observa, “el ateísmo se está extendiendo como la pólvora” en el Medio Oriente. Hasan Suroor, autor de ¿Quién mató al Islam liberal? señala que hay una historia “no solemos escuchar acerca de cómo el Islam se enfrenta a una ola de deserción por parte de jóvenes musulmanes que sufren una crisis de fe. . . abandonados por musulmanes moderados, en su mayoría hombres y mujeres jóvenes, incómodos con el creciente extremismo en sus comunidades. . . . Incluso países profundamente conservadores con regímenes estrictos contra la apostasía como Pakistán, Irán y Sudán han sufrido deserciones ”. Esa historia, sin embargo, ahora es más pública: “Conozco al menos a seis ateos que me confirmaron que [son ateos]“, señaló Fahad AlFahad, un consultor de marketing y activista de derechos humanos en Arabia Saudita, en 2014. “Seis o hace siete años, ni siquiera habría escuchado a una persona decir eso. Ni siquiera un mejor amigo me lo confesaría ”, pero la percepción del ateísmo ha cambiado y ahora se sienten más libres para divulgar este peligroso secreto.

Whitaker concluye que los no creyentes árabes “no son un fenómeno nuevo, pero su número parece estar aumentando“. La profesora Amna Nusayr de la Universidad al-Azhar afirma que cuatro millones de egipcios han abandonado el Islam. Todd Nettleton encuentra que, según algunas estimaciones, “el 70 por ciento de la población de Irán ha rechazado el Islam”.

En cuanto a la investigación de encuestas, una encuesta de WIN / Gallup en 2012 encontró que los “ateos convencidos” representan el 2 por ciento de la población en el Líbano, Pakistán, Turquía y Uzbekistán; 4 por ciento en Cisjordania y Gaza; y el 5 por ciento en Arabia Saudita. De manera reveladora, la misma encuesta encontró que las personas “no religiosas” son más numerosas: 8 por ciento en Pakistán, 16 por ciento en Uzbekistán, 19 por ciento en Arabia Saudita, 29 por ciento en Cisjordania y Gaza, 33 por ciento en Líbano y 73 por ciento en Turquía. Por el contrario, una encuesta de GAMAAN encontró que sólo un tercio, o el 32,2 por ciento, de los musulmanes chiítas nacidos en Irán en realidad se identifican como tales, más el 5 por ciento como sunitas y el 3,2 por ciento como sufíes.

La tendencia es al alza: una encuesta en Konda (Turquía) encontró que los ateos se triplicaron del 1 al 3 por ciento entre 2008 y 2018, mientras que los no creyentes se duplicaron del 1 al 2 por ciento. Las encuestas del Barómetro Árabe muestran un aumento sustancial en el número de hablantes de árabe que dicen que “no son religiosos”, del 8 por ciento en 2012-14 al 13 por ciento en 2018-19, un aumento del 61 por ciento en cinco años. Esta tendencia es aún más fuerte entre las personas de entre quince y veintinueve años, en las que el porcentaje pasó del 11 al 18 por ciento. En cuanto a los países, los mayores aumentos se produjeron en Túnez y Libia, con medianos en Marruecos, Argelia, Egipto y Sudán, y casi ningún cambio en Líbano, los territorios palestinos, Jordania e Irak. Yemen se destaca como el único país que cuenta con menos personas no religiosas. Es particularmente sorprendente notar que aproximadamente tantos jóvenes tunecinos (47 por ciento) como estadounidenses (46 por ciento) se autodenominan “no religiosos”.

El ateísmo entre las poblaciones de origen musulmán ha sido históricamente de menor importancia. Parecía especialmente insignificante durante el auge del islamismo durante el último medio siglo. Hace veinte escasos años, el ateísmo entre los musulmanes era casi indetectable. Pero ya no. El ateísmo se ha convertido en una fuerza significativa con el potencial de afectar no solo la vida de los individuos sino también a las sociedades e incluso a los gobiernos.

El motivo de este auge se debe a que el islam contemporáneo, con su represión de ideas heterodoxas y el castigo de cualquiera que abandone la fe, es particularmente vulnerable al desafío. Así como un régimen autoritario es más frágil que uno democrático, el islam, tal como se practica hoy, carece de la flexibilidad para lidiar con los críticos y rebeldes internos. El resultado es un legado islámico con mayor incertidumbre en su futuro que en su pasado.



Source link